Rusia, lista para el espectáculo

Desde el 14 de junio al 15 de julio, la Federación Rusa de Fútbol organizará la Copa Mundial de la FIFA 2018. Es una cita marcada con rojo en el calendario futbolístico, y el país quiere estar a la altura.

©Getty Images

Desde el momento en que Rusia fue confirmada como anfitriona en diciembre de 2010, el país ha trabajado incansablemente para prepararse para el torneo. Además de renovar estadios e instalaciones de entrenamiento en todo el país, ha emprendido importantes obras de infraestructura en cada una de las ciudades anfitrionas para garantizar que cumplan con los estándares de la FIFA. Ahora se puede decir que la federación rusa está completamente preparada para la Copa Mundial de la FIFA.

Un total de 32 selecciones nacionales participarán en el torneo, 14 de ellas de Europa. El sorteo de la fase de grupos de la fase final se celebró en diciembre en el Palacio del Kremlin de Moscú, en presencia de numerosas leyendas del fútbol como Pelé, Diego Maradona, Ronaldo, Cafu, Gordon Banks, Fabio Cannavaro, Carles Puyol, Diego Forlán, Laurent Blanc y Gary Lineker. La ceremonia fue lanzada oficialmente por el presidente Vladimir Putin y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

Durante la ceremonia, Miroslav Klose, ganador de la Copa Mundial de la FIFA con Alemania en 2014 cuando terminó como máximo goleador del torneo, estuvo presente para dar a conocer el codiciado trofeo, para el cual las 32 selecciones competirán este verano. En los últimos ocho meses, cientos de miles de aficionados del fútbol de todo el mundo han tenido la oportunidad de ver el trofeo por sí mismos gracias al tour del trofeo del Mundial, que lo han visto recorrer toda Rusia y visitar otros 51 países en seis continentes, convirtiéndolo en el evento más grande de este tipo en la historia del torneo. La venta de entradas para el Mundial comenzó el 14 de septiembre del pasado año. Todos los aficionados que asistan a los partidos recibirán un pasaporte (identificación de los aficionados - fan ID) cuando compren su entrada. Mientras tanto, los aficionados que estén sin entradas todavía podrán disfrutar de los partidos en pantallas gigantes en una de las once fanzone del festival para los aficionados en las ciudades anfitrionas.

El pasado otoño, adidas dio a conocer el balón oficial para la Copa Mundial de la FIFA de 2018, el Telstar 18. Las réplicas de la pelota oficial, en un blanco y negro clásico, se encuentran entre los muchos artículos con licencia disponibles para su compra en las tiendas oficiales del Mundial. También seguro que un recuerdo muy solicitado será la mascota oficial de la Copa Mundial de la FIFA de 2018, un lobo llamado Zabivaka.

Para garantizar el éxito del evento, contará con un equipo de voluntarios de 15.000 personas. Las aplicaciones alcanzaron un récord, con aproximadamente 177.000 personas en 190 países diferentes solicitando un puesto en el mundial. Muchos de los voluntarios elegidos fueron puestos a prueba en la Copa Confederaciones de la FIFA del pasado año.

Cinco grupos de ciudades anfitrionas
Los partidos se disputarán en doce estadios en once ciudades. Como reflejo de la amplia extensión geográfica del país, que abarca once zonas horarias en total, las ciudades anfitrionas se dividieron en cinco grupos: central (Moscú), norte (San Petersburgo y Kaliningrado), sur (Sochi y Rostov del Don), Volga (Nizhni Nóvgorod, Samara, Kazán, Saransk y Volgogrado) y los Montes Urales (Ekaterimburgo).

Dos de los estadios se encuentran en la capital, que albergarán tanto el partido inaugural como la final. Específicamente, ese honor lo tendrá el Luzhniki Stadium, el estadio de fútbol más grande del país. Desde luego, no resulta extraño organizar eventos deportivos emblemáticos, ya que fue anfitrión de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de verano de 1980, además de la final de la Copa de la UEFA en 1999 y recientemente la final de la UEFA Champions League en 2008.

En 2013, el estadio se cerró para una importante renovación para prepararlo para el Mundial. Ese trabajo se completó el pasado año y el estadio abrió sus puertas de nuevo para un prestigioso amistoso entre Rusia y Argentina al que asistieron 78.750 espectadores.

"El Luzhniki Stadium realmente ha cambiado", comentó el seleccionador ruso Stanislav Cherchesov tras el partido. "Todos los estadios en nuestro país son magníficos, incluido el Luzhniki". Además del partido inaugural, entre Rusia y Arabia Saudí, y la final, el Luzhniki acogerá otros tres partidos de la fase de grupos y un encuentro de octavos de final y otro de semifinales.

La otra sede es el Spartak Stadium, casa del club del mismo nombre. Este estadio de nueva construcción se inauguró en 2014 con una capacidad de 45.000 espectadores y fue uno de los cuatro estadios que celebró partidos durante la Copa Confederaciones de la FIFA 2017. Este verano, el Spartak Stadium acogerá cuatro partidos de la fase de grupos y uno de octavos de final.

Otro lugar que jugó un papel durante la Copa de las Confederaciones, sede del partido de apertura y la final, fue el Estadio de San Petersburgo. Ubicado en la isla Krestovskiy de la ciudad báltica, es la casa del FC Zenit y, con una capacidad de 67.000 será la segunda sede más grande de la Copa Mundial. Está previsto que organice siete partidos, incluido el del tercer puesto. Otras dos sedess de la Copa Mundial también se presentaron en la Copa Confederaciones: Kazan Arena en la ciudad del mismo nombre, que alberga al Rubin FC, y el Estadio Olímpico de Sochi, sede principal de los Juegos Olímpicos de Invierno 2014.

Otra de las sedes, el Volgograd Arena, fue puesta en el centro de atención el 9 de mayo cuando se celebró la final de la Copa de Rusia. Las otras seis sedes en la Copa Mundial, en Kaliningrado, Samara, Ekaterinburgo, Nizhny Novgorod, Saransk y Rostov-on-Don, tienen una experiencia habitual en encuentros de alto nivel en las ligas rusas. Huelga decir que todos los estadios y ciudades anfitrionas están ansiosas por recibir aficionados de todo el mundo.

Este artículo original aparece en UEFA Direct 178 

Arriba