Cacau quiere el bronce en su despedida

Tras quedarse a las puertas de la gran final del sábado, Rusia y Kazajstán jugarán por el tercer puesto de la Eurocopa de Fútbol Sala de la UEFA 2018. Los kazajos, en el último partido de Cacau en el banquillo, quieren repetir el bronce conseguido en Belgrado hace dos años.

©Getty Images

Tras quedarse a las puertas de la gran final del sábado, Rusia y Kazajstán jugarán por el tercer puesto de la Eurocopa de Fútbol Sala de la UEFA 2018. Los kazajos, en el último partido de Cacau en el banquillo, quieren repetir el bronce conseguido en Belgrado hace dos años.

Rusia cayó por 3-2 ante Portugal en la primera semifinal del jueves, y los de Sergei Skorovich no podrán disputar la final como ya hicieron en 2012, 2014 y 2016. En las tres perdieron, pero ahora no quieren irse de vacío de Liubliana después de hacer un buen torneo. Kazajstán, por su parte, forzó los penaltis ante la vigente campeona España en semifinales, pero un fallo de Pershin les privó de la gran final.

Kazajstan cayó en los penaltis ante España
Kazajstan cayó en los penaltis ante España

Cacau, que durante el torneo anunció que dejará el banquillo kazajo al final del mismo, quiere cerrar su ciclo con una medalla en la capital eslovena. Tras la derrota ante España en semifinales, el técnico quiso agradecer el apoyo de la Federación de Kazajstán durante todos estos años. “Espero que Kazajstán siga jugando así cuando me vaya. No tengo otra cosa que amor y respeto por el país y por su gente, que me han tratado a mí y a mi familia con cariño, respeto y afecto desde que llegué en 2004”, comentó Cacau.

Enfrente estará una selección rusa que no jugará la final por primera vez desde 2012. Los de Skorovich vencieron cara su derrota en semifinales ante Portugal, pero no podrán repetir la plata conseguida en Croacia, Amberes y Belgrado. 

Arriba