La página web oficial del fútbol europeo

UEFA - década de los 90 y el nuevo milenio

UEFA - década de los 90 y el nuevo milenio
Lennart Johansson fue Presidente de la UEFA durante 17 años ©UEFA.com

Noticias

Calendario

Durante la década de los 90 y el nuevo milenio, el fútbol europeo ha experimentado un crecimiento y un desarrollo espectacular. Aspectos tales como la televisión, los negocios, las finanzas, el márketing, el patrocinio y la comunicación global han cambiado la cara de este deporte a la vez que las convulsiones políticas han alterado el mapa de Europa. Una vez más, la UEFA ha sido capaz de adaptarse a los tiempos y ha puesto en marcha y desarrollado una gran variedad de medidas innovadoras en todos los sectores del deporte. Durante este agitado período fueron Presidentes de la UEFA Lennart Johansson (Suecia) de 1990 a 2007 y el alemán Gerhard Aigner, que sucedió a Hans Bangerter (Suiza) como Secretario General en 1989.

Por primera vez, 16 selecciones participaron en la fase final del Campeonato de Europa de la UEFA de 1996 celebrado en Inglaterra. A nivel de clubes, la UEFA hizo cambios en la Copa de Europa de Clubes en 1992. La competición es conocida en la actualidad como la UEFA Champions League y es posiblemente la más prestigiosa competición de clubes del mundo.

Otro importante cambio fue adaptar las competiciones de clubes a las circunstancias de la escena futbolística europea, por lo que en 1999 se eliminó la anticuada Recopa de la UEFA con el objetivo de ampliar la Copa de la UEFA, que desde la temporada 2004/05 cuenta con una fase de grupos y rondas eliminatorias. Tanto la UEFA Champions League como la Copa de la UEFA, que desde 2009 se llama UEFA Europa League, son muy poderosas desde un punto de vista comercial ya que generan ingresos que se reinvierten en el bienestar del fútbol europeo y cautivan a los entusiastas del fútbol.

El fútbol femenino también logró una identidad propia, que comenzó con la primera competición europea en 1982 y evolucionó a un campeonato europeo en 1989. Más tarde, en la temporada 2001/02 se inauguró la primera competición femenina europea de clubes. En esa misma fecha se introdujo una competición europea y otra de clubes para el fútbol sala.

Nuevos países emergieron en el este de Europa a principios de los 90, provocando el nacimiento de nuevas federaciones, selecciones nacionales, y clubes, y esto ha llevado a la expansión en número de algunas competiciones de la UEFA. Esta constante expansión también se ha visto reflejada en la introducción continuada de nuevas competiciones (la Copa Intertoto de la UEFA en 1995, el Campeonato de Europa Femenino Sub-18 de la UEFA o la Copa de las Regiones de la UEFA para futbolistas amateur en 1999).

Como el fútbol se ha convertido más en un negocio, el máximo organismo del futbol europeo ha dado vital énfasis a reinvertir las vastas sumas de dinero generadas de vuelta a sus actividades para el juego a todos los niveles. Fuera de la escena de competición, la UEFA no ha sido menos activa.

Ha estado al frente de movimientos para mejorar la seguridad en los partidos de fútbol tras la tragedia de Heysel en Bélgica en 1985, con requerimientos más restrictivos y la obligación de asientos para todos los espectadores en los partidos de la UEFA.

Durante la década de los 90, el proceso de integración de la Europa del este aumentó la intensificación de contactos entre la UEFA y la Unión Europea en varios aspectos, incluido el tema de los operadores de televisión con cobertura en varios países. Y, sin duda uno de los avances más importantes de los últimos años fue la sentencia Bosman dictaminada por el Tribunal Europeo de Justicia en 1995 que obligó a la UEFA (y al fútbol europeo en su conjunto) a hacer varios cambios en las normativas y políticas sobre traspasos internacionales, y también en la relación de los clubes con los jugadores extranjeros.

Desde 1987, la UEFA ha experimentado un crecimiento espectacular en términos de personal y presupuesto. También están los efectos, especialmente desde el punto de vista legal, de una Europa sin fronteras, las cuestiones relativas a los operadores de televisión y al aumento de las técnicas de marketing más sofisticadas y agresivas, el hecho de que los clubes coticen en el mercado de valores, el aumento de la participación de los órganos políticos en el fútbol y la creciente influencia y el poder de los clubes más importantes de Europa. El crecimiento comercial del fútbol, así como los desafíos legales y políticos resultantes, aumentaron la presión de la UEFA para adaptarse rápidamente y cuestionarse su papel en la nueva realidad del juego. Una de las decisiones de la UEFA fue trasladarse a la ciudad suiza de Nyon, al oeste del país, en 1995 después de tres décadas en la capital federal de Suiza, Berna, y abrir una nueva sede, la Casa del Fútbol Europeo, a la orilla del lago Ginebra en otoño de 1999. 

En diciembre de 1999, el Comité Ejecutivo de la UEFA decidió seguir adelante con la renovación del organismo europeo. La organización administrativa fue objeto de una profunda revisión, se establecieron nuevas prioridades, y el Secretario General de la UEFA Gerhard Aigner se convirtió en director ejecutivo de la administración de la UEFA, que continuó trabajando junto a los comités y paneles de expertos en todas las facetas del fútbol moderno.

En este periodo se reconoció también que los clubes y las ligas profesionales deberían tener una mayor representación dentro de las actividades de la UEFA. La ha UEFA perseguido una intensificación del diálogo con los mejores clubes y ligas, mientras que ha mantenido su longevo vínculo con sus federaciones miembros. Era evidente que para mantener su credibilidad, tanto en términos deportivos como comerciales, la UEFA tenía que representar a todo el espectro de la familia del fútbol, incluyendo a los clubes de élite, que generan ingresos considerables en las principales competiciones europeas.

Lennart Johansson fue elegido para un cuarto mandato como presidente de la UEFA en el Congreso de Estocolmo de abril de 2002, y el nombramiento de Lars-Christer Olsson como director ejecutivo para reemplazar tras su jubilación a Gerhard Aigner significaba que dos suecos estaban en el timón de la UEFA a comienzos de 2004. El dúo escandinavo se dispuso a dirigir la UEFA en las celebraciones de su 50º aniversario en 2004, cuando se llevaron a cabo una serie de eventos y actividades durante un año muy especial.

El período siguiente vio como la UEFA llevó a cabo la búsqueda de una mayor seguridad jurídica para el deporte y el reconocimiento de la naturaleza específica del deporte en el marco de la futura legislación de la UE, para garantizar el bienestar del deporte en el futuro. El diálogo con la UE se centró en cuestiones concretas relativas a cómo las instituciones de la UE, los estados miembros de la UE y las autoridades del fútbol europeo podrían proporcionar un marco jurídico completo y robusto para el deporte europeo en general y para el fútbol en particular.

En las competiciones de clubes, la UEFA Champions League (antes Copa de Europa) celebró su 50 aniversario,  y su éxito a nivel de medios de comunicación y de marketing fue de la mano con un fútbol memorable. Un nuevo formato se introdujo para la temporada 2003/04 (con una fase de grupos y luego unas rondas eliminatorias que comienzan con 16 equipos). Al mismo tiempo, los trabajos para mejorar la imagen de la Copa de la UEFA estaban en curso, con la introducción de una fase de grupos de 40 equipos que supuso un paso clave hacia adelante. En la escena de selecciones nacionales, la UEFA EURO 2004 de Portugal batió récords en todos los ámbitos, y la imprevisibilidad de la gloria futbolística quedó confirmada cuando la modesta selección de Grecia se llevó el título.

Dentro de la UEFA, una compañía afiliada totalmente propiedad de la máxima institución del fútbol europeo, UEFA Euro 2008 SA, fue creada para implementar la organización de la UEFA EURO 2008 de Austria y Suiza. La lucha contra el dopaje se intensificó, con una nueva unidad antidopaje creada dentro de la administración de la UEFA.

El sistema de licencias de clubes de la UEFA estuvo preparado a tiempo para la temporada 2004/05 con el objetivo de proporcionar un marco para que los clubes funcionen de manera más eficiente. El sistema buscaba mejorar los niveles de calidad en el fútbol europeo (incluida la mejora de las capacidades económicas y financieras de los clubes) a través del establecimiento de herramientas financieras adecuadas, así como la adaptación de sus derechos deportivos, administrativos y de infraestructuras legales para cumplir los requisitos de la UEFA.

La UEFA también realizó un trabajo incansable en diversas áreas sociales y humanitarias, incluida la lucha contra el racismo. Se forjaron relaciones con otros órganos específicos como la UEFA miró para apoyar la creencia de que el fútbol podría ser utilizado como una fuerza para beneficiar a la sociedad. En el nuevo milenio, la UEFA mantiene el ritmo del rápido desarrollo de los nuevos medios de comunicación con la creación en 2001 de una nueva empresa subsidiaria para tratar con las nuevas comunicaciones, UEFA New Media (que con el tiempo ha adoptado el nombre a UEFA Media Technologies SA), y el relanzamiento de UEFA.com.

En enero de 2007 Michel Platini (Francia), uno de los mejores jugadores del mundo en la década de los 80, fue elegido Presidente de la UEFA en el XXXI Congreso Ordinario de la UEFA celebrado en Dusseldorf. Lennart Johansson fue nombrado presidente de honor después de 17 años de servicio excepcional al fútbol europeo.

Última actualización: 25/05/17 19.04HEC