El "increíble viaje" de Salisu Abdullhi Gero

De jugar descalzo en las calles de Kano, en Nigeria, a brillar con el Östersund en la UEFA Europa League. Una aventura que merece ser contada.

©Getty Images

Salisu Abdullhi Gero ha hablado en muchas ocasiones del "increíble viaje" que ha vivido, un viaje que le ha llevado desde las calles en las que jugaba al fútbol en Kano (Nigeria) hasta convertirse en futbolista profesional en Suecia.

Su compañero en el Östersunds FK, Saman Ghoddos, habla sobre cómo Gero es "un oso en el campo", pero es su fortaleza mental y su deseo de tener éxito lo que tal vez le haga tan poderoso.

Salisu Abdullhi Gero comenzó a jugar al fútbol en las calles de Kano, Nigeria.
Salisu Abdullhi Gero comenzó a jugar al fútbol en las calles de Kano, Nigeria.©Getty Images

Humilde pero al mismo tiempo confiado en sus habilidades, el jugador de 24 años ha superado numerosos obstáculos para poder jugar al fútbol al máximo nivel. De niño jugaba siempre que podía a pesar de que las instalaciones estuvieran lejos de ser perfectas.

"En casa, en África, donde crecimos no teníamos muchas cosas que tienen los niños europeos cuando empiezan a jugar al fútbol. Cuando empecé a jugar no tenía zapatillas, jugábamos en la calle con botellas y piedras por el suelo", afirmó.

Mostró su talento en los torneos en los que tomaría parte durante el transcurso de los años, campeonatos que enfrentaban a unas calles contra otras. La competencia era feroz, pero se jugaba en un gran ambiente.

Tal vez su mayor desafío cuando era joven fue el aprender a jugar al fútbol con calzado, porque estaba acostumbrado a jugar siempre descalzo. Todo cambió cuando le descubrieron y le llevaron a un buen campo de fútbol, cuando tuvo la oportunidad de calzarse unas botas. Sin embargo, acostumbrarse a jugar con botas de fútbol no fue algo inmediato.

"La primera vez que intenté jugar con zapatillas no fue algo cómodo para mí porque no podía jugar con ellas. No estaba acostumbrado a hacerlo, así que después de diez minutos de partido me dije: "Voy a jugar sin calzado".

"El árbitro me dijo que no estaba permitido jugar sin botas porque todo el mundo las llevaba, así que yo también tenía que llevarlas. Para ser sincero, no creí que pudiera jugar con botas, pero lo seguí intentando. A veces las usaba en los entrenamientos y otras veces no".

Salisu Abdullhi Gero jugó con Nigeria en el Mundial sub-20 de Turquía en 2013
Salisu Abdullhi Gero jugó con Nigeria en el Mundial sub-20 de Turquía en 2013©Getty Images

Pasaron los años y por los pies de Gero han pasado muchas botas de fútbol, siendo responsable de muchos goles a todos los niveles. Su talento pronto llamó la atención de los entrenadores de su país, por lo que fue convocado para representar a su país en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA en Turquía.

Las actuaciones de Gero no pasaron desapercibidas en el torneo, y no pasó mucho tiempo antes de que recibiera múltiples ofertas.

"Recibí mucho interés por parte de ojeadores de múltiples países. Y escuché muchas cosas de Suecia, que era muy buen país, donde eres muy bienvenido", comentó.

Tras el Mundial sub-20 terminó en la vecina Dinamarca, pero tras sólo una campaña se dio cuenta de que ya era hora ir a Suecia, una decisión de la que no se arrepiente.

"En ese momento, yo sabía que Gbenga Arokoyo estaba jugando en el Mjällby AIF, por lo que hablé con él un poco. Me dijo: "Gero, tienes que venirte a Suecia, olvídate de cualquier otro país. En Suecia te vas a sentir como en casa, todo el mundo te va a querer'".

Pese a que le costó hacerse a la comida local y al frío, Gero aseguró que no tardó en adaptarse, y esto se lo agradece a sus compañeros y a los locales de Östersund. "Son gente maravillosa", afirmó.

Gero forma parte de una plantilla muy diversa en el Östersunds
Gero forma parte de una plantilla muy diversa en el Östersunds©Getty Images

Gero forma parte de una plantilla muy diversa en el Östersunds, con jugadores de países como Irak, Siria y Comoras. Tiene una buena relación con el delantero Ghoddos, que nació en Malmö pero juega con Irán. La integración es apoyada por actividades poco comunes como ballet.

"Creo que la cultura aquí nos hace incluso más fuertes como familia. Tenemos gente extraordinaria en el vestuario y somos como una familia. Nos contamos chistes y hacemos todo juntos, dentro y fuera del terreno de juego. Hace que creamos en lo mismo y que nos concentremos en el terreno de juego", dijo.

Gero ya ha empezado un "viaje increíble" fuera de los campos de juego y ha encontrado un nuevo hogar en Suecia. No obstante, en el terreno de juego, está determinado a seguir escribiendo capítulos en la historia del Östersunds FK.

"Hace un año, nadie podía creer que íbamos a estar aquí. Todo puede pasar en el fútbol. Ha sido un viaje largo con muchas historias, pero si crees que lo puedes hacer, te espera el éxito", aseguró.

Arriba