Las observadoras técnicas de la EURO Femenina de la UEFA 2017

Desde todos los detalles y la evolución del fútbol femenino hasta los retos de las jugadoras y seleccionadores/as, las observadoras técnicas comparten su punto de vista sobre la competición.

©UEFA.com

Trabajando día y noche para analizar los partidos, los observadores técnicos son indudablemente algunas de las personas más ocupadas en el Campeonato de Europa Femenino de la UEFA de 2017. Todos los exseleccionadores/as de las selecciones nacionales, analizan las tendencias, los patrones y los desarrollos del campeonato e identifican los ejemplos de las mejores prácticas para el entrenamiento y la educación.

Hesterine de Reus, Anne Noé y Patricia González sacaron unos minutos para compartir sus impresiones iniciales de la fase final. 

¿Cuáles son las principales diferencias entre el fútbol femenino y el fútbol masculino?

Hesterine de Reus: Debemos tratar de alejarnos de las comparaciones. En su lugar, debemos mirar hacia atrás y comparar con el desarrollo en el fútbol. El fútbol femenino tiene una historia mucho más corta, lo que también hace que sea una comparación extraña. Si quieres comparar, coja fotografías del fútbol masculino que tiene una historia de 50 años y entonces puedes hacer una comparación.

Anne Noé: Estoy totalmente de acuerdo con Hesterine. Con un simple ejemplo: este año fue la primera vez que transmitieron un partido en directo en Bélgica.

¿Cómo ha avanzado el fútbol femenino desde un punto de vista técnico?

De Reus: Las jugadoras tienen más oportunidades de entrenar y comenzar a una edad más temprana. Individualmente, todas las jugadoras están técnicamente, tácticamente y físicamente más desarrolladas. También tenemos mejores entrenadores/as en el fútbol femenino, así que estamos creciendo mucho a nivel individual, de equipo y táctico.

¿Puede identificar algunas tendencias iniciales en el Europeo femenino de 2017?

Patricia González: Lo es que extraordinario para mí aquí es como la brecha entre las selecciones se está estrechando. Este es el resultado de muchas personas que trabajan durante muchos años para desarrollar el fútbol femenino en los países participantes. 

Hesterine de Reus entrega la Jugadora del Partido después del partido de los cuartos de final del Europeo femenino de 2017
Hesterine de Reus entrega la Jugadora del Partido después del partido de los cuartos de final del Europeo femenino de 2017©UEFA.com

De Reus: En los últimos años, especialmente desde una perspectiva defensiva, los equipos se han organizado cada vez mejor, lo que significa que es más complicado marcar goles. Puedes ver equipos equilibrados. El ataque todavía tiene que desarrollarse. Ahora estamos en una fase donde tenemos que desarrollar las jugadas a balón parado como una técnica para marcar tantos. 

¿Crees que el nivel físico ha mejorado?

Noé: Todavía vemos muchas lesiones de rodilla. Necesitamos más preparación física para prevenir ese tipo de lesiones, no solo en las selecciones, pero también con los clubes. Tenemos que conseguir que las jugadoras estén en mejor forma y que se lesionen menos.

¿Cómo se han tenido que adaptar los entrenadores/as a la evolución del juego?

Noé: Hemos hablado con todos los seleccionadores/as durante el torneo. Algunos han destacado que, para ellos/as, buscar soluciones ante bloques defensivos se convierte en un reto real.

Para ellos/as, cada torneo es un reto nuevo. En este último solo hemos tenido a dos seleccionadores/as que también formaron parte del último, el italiano Antonio Cabrini y la sueca Pia Sundhage. Para muchos de estos seleccionadores/as es un reto trabajar con las jugadoras, ya que no conocen la competición femenina del todo.

¿Cuáles son los retos principales del fútbol femenino desde el punto de vista técnico?

González: Reducir el espacio a nivel de clubes. Sigue habiendo mucha distancia en las ligas, incluidas las ligas grandes. Muy pocos equipos tienen jugadoras profesionales.

De Reus: Las competiciones domésticas son un gran reto, hay muchísima diferencia entre algunos países. Solo algunos países en Europa tienen buenas ligas femeninas. Incluso en las grandes ligas hay mucha diferencia entre competidores nacionales e internacionales.

Noé: En algunos países, si las jugadoras quieren mejorar y competir al máximo nivel, tienen que irse. Pero si todas las futbolistas se van del país, la competición empeorará. Necesitamos soluciones si queremos encontrar el equilibrio.

¿Cuál es la mejor parte de su trabajo? ¿Y la más exigente?

De Reus: Lo mejor: ver los mejores partidos en Europa. Lo más exigente: la carga de trabajo.

González: Lo mejor: analizar la competición al máximo nivel. Lo más exigente: tener la energía para estar al 100% en todos los partidos.

Noé: Lo mejor: las discusiones animadas entre los observadores técnicos. Lo más exigente: acabar el informe antes de ir al siguiente partido.