Las acciones tienen más fuerza que las palabras

En la última edición de UEFA.direct, el Secretario General del máximo organismo del fútbol europeo Gianni Infantino habla del compromiso adquirido para acabar con el racismo.

©AFP/Getty Images

Aunque se lleva mucho tiempo luchando contra el racismo, en los últimos tiempos se hizo visible que el fútbol necesitaba redoblar sus esfuerzos para erradicar este problema de nuestro deporte. El fútbol europeo ya ha tomado la iniciativa al imponer fuertes medidas disciplinarias contra los comportamientos racistas. Sin embargo, la UEFA es consciente y acepta que se debe actuar de forma consistente desde lo más alto para erradicar al racismo del fútbol. Así que este fue el planteamiento inicial de la resolución adoptada por el Congreso de la UEFA en mayo de 2013 titulada Fútbol Europeo Contra el Racismo.

Esta resolución, firmemente apoyada por el Comité Ejecutivo de la UEFA, fue unánimemente aprobada por el Congreso de la UEFA. Establece un plan de once puntos, suscrito por todas las federaciones nacionales, diseñado para erradicar el racismo del fútbol. Por consiguiente, tras el paso dado por la UEFA, cada federación nacional de Europa se ha comprometido a tratar de una forma dura y unificada cualquier comportamiento racista. Y este es precisamente el punto fuerte del fútbol europeo, su unidad en asuntos tan cruciales como este. Tras adoptar esta resolución, ya hemos visto a algunas federaciones nacionales tomar duras medidas para disuadir los comportamientos racistas después de determinados incidentes en competiciones nacionales.

Estamos orgullosos (pero no sorprendidos) de que las estrellas del fútbol europeo, tanto del pasado como del presente, así como los entrenadores y los árbitros, estuvieran preparados para prestar su apoyo a lo largo de esta temporada. El hecho es que el fútbol, que dada su naturaleza permite que se reúnan personas de diferentes orígenes culturales y raciales, es en sí un líder natural en la lucha contra el racismo. Por lo tanto estamos encantados de ver como todos estos líderes del fútbol europeo están siendo una parte activa de esta campaña. Su apoyo, así como el apoyo de cada club en la UEFA Champions League y la UEFA Europa League, ha sido inestimable para dar a conocer nuestro mensaje. El mensaje es: el fútbol europeo dice "No al Racismo".

Ahora estamos viendo esta campaña en acción en todos los partidos de competiciones de clubes de esta temporada. Un hecho que quedó subrayado por la semana de acción de la FARE, que coincidió con la tercera jornada disputada el mes de octubre. En esa ocasión, los capitanes de los equipos en los 40 encuentros disputados llevaron brazaletes con el mensaje de No al Racismo, se emitieron mensajes contra el racismo para el público por megafonía y los vídeos que respaldaban la campaña se emitieron en los estadios y a través de televisión, con la contribución de Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Kevin-Prince Boateng y Johan Cruyff. Además, los jugadores que saltaron al campo en el once inicial se pasaron unos banderines con el lema No al Racismo en cada sede. Más acciones como estas se verán en las rondas eliminatorias de nuestras competiciones de clubes, tanto dentro como fuera del campo. 

Igualmente importante ha sido el enfoque disciplinario fortalecido por la propia UEFA. Nuestro reglamento disciplinario obliga a los aficionados y a los clubes a asumir responsabilidades con mucha seriedad a este respecto. Y recientemente ya hemos visto cierres parciales de estadio como sanción por conducta racista. No habrá tregua en este sentido por la UEFA, que impondrá nuevas sanciones si persisten estos problemas. Esto es lo que dice nuestro reglamento y así es como esperamos que se aplique. Creemos que este mensaje está siendo alto y claro.

Como se suele decir, las acciones tienen más fuerza que las palabras. Y la UEFA ha actuado. Nos mantendremos alerta ya que el racismo en un gran problema en la sociedad que no se podrá curar del día a la mañana. Sin embargo, y de cara al 2014, podemos decir que el fútbol europeo se mantiene unido y orgulloso porque al menos estamos haciendo nuestra parte, tomando pasos reales y concretos para acabar con el racismo.

Arriba