El legado compartido de la EURO 2016

El proyecto del legado de la UEFA EURO 2016, que ha facilitado infraestructuras en diez ciudades sede, ha tenido un gran impacto en el área de Saint-Étienne.

Saint-Joseph recibió el legado de la UEFA EURO 2016, un nuevo campo
Saint-Joseph recibió el legado de la UEFA EURO 2016, un nuevo campo ©Saint-Etienne Métropole

El proyecto para dejar un legado tras la UEFA EURO 2016, a través del cada una de las diez sedes recibe dos millones de euros para invertir en infraestructuras futbolísticas, ha tenido un impacto tangible y duradero en Francia, sobre todo en y alrededor de Saint-Étienne, donde 18 nuevas instalaciones se han construido para beneficio de 24 barrios.

La EURO 2016 acabó hace nueve meses, pero ha dejado un impacto a largo plazo en las diez ciudades sedes gracias a los 20 millones de euros que deja el proyecto para dejar un legado en infraestructuras futbolísticas. En Saint-Étienne, por ejemplo, las autoridades decidieron dividir los fondos entre las diferentes comunidades de la zona metropolitana de la ciudad para crear una red de infraestructuras y animar a la gente a jugar en sus clubes locales. Limitaron el nivel de inversión de cada comunidad a 170.000 euros para la construcción de nuevas instalaciones y 68.000 euros para trabajos de renovación, con la condición de que todos los campos debían tener los niveles requeridos para los partidos oficiales de las sedes.

Jean-Jacques Fradin, director de deportes de la autoridad local de Saint-Étienne Métropole, describiendo cómo se seleccionaron los proyectos: "Mejor que invertir los dos millones de euros en un único proyecto, queríamos el dinero para beneficiar al mayor número de gente posible en los 45 barrios que forman nuestra área metropolitana. Queríamos que la EURO 2016 dejara un legado duradero en nuestra comunidad de 400.000 habitantes. Los dos millones iniciales de inversión atrajeron más fondos para alcanzar una inversión total de 12 de millones, que es una suma enorme para un área como la nuestra".

Gestionado por los propios barrios, los nuevos y renovados campos brindan a los jugadores amateurs estructuras mucho mejores y más bonitas, lo que facilita que muchos nuevos aficionados se unan a la práctica del deporte. "En la ciudad de Saint-Étienne, que tiene una población de 170.000 personas, decidimos invertir en un campo que todo el mundo pueda utilizar, mientras que en los barrios de alrededor, que suelen tener menos de 10.000 habitantes, centramos los esfuerzos en estructuras para los clubes y sus jugadores. Es por eso que todos los campos renovados tienen que ser capaces de albergar partidos oficiales", comenta Roland Goujon, la autoridad local de Saint-Étienne Métropole que actúa como vicepresidente responsable del área de deporte.

"No queríamos focalizar todos los recursos en un mismo punto, sino compartir los fondos en 18 estadios y 24 municipios. De esa manera, el impacto local es mucho mayor. En una zona como la nuestra, en la que hay mucha tradición futbolística, todos los clubes tienen muchos jugadores inscritos, y podrán salir beneficiados. Algunos de ellos jugaban en campos con barro y casi sin césped. Estos proyectos han mejorado las condiciones de entrenamiento, y eso ha supuesto un incremento de los jugadores apuntados". 

'Una verdadera promesa de Dios'
Un club que se benefició es el Roche-Saint-Genest, que se extiende por los municipios de Roche-la-Molière (población: 10.000) y Saint-Genesit-d'Erlept (6.000). A pesar de estar apenas a diez kilómetros del centro de Saint-Étienne, estos dos grandes pueblos se encuentran en una zona muy rural. A una altitud de 500 metros y con temperaturas en invierno que caían a unos -10ºC, jugar al fútbol en invierno solía ser algo así como un desafío. Sin embargo, gracias al proyecto de legado, el antiguo campo de tierra, que sin duda había visto días mejores, fue reemplazado por un campo artificial de última generación con focos que podían utilizarse para competiciones regionales y de distrito.

El presidente del club Stéphane Kunz explicó: "Nuestros campos de césped solían causar problemas porque las autoridades locales querían que fuéramos fáciles con ellos. Dependiendo de la época del año se pueden jugar hasta tres partidos oficiales cada semana: uno el sábado, otro el domingo por la mañana y otro el domingo por la tarde. Pero en invierno no se puede jugar más de un partido por semana, ¡y a veces ninguno! Así que convertimos nuestro antiguo terreno de tierra de 100x60, que casi nunca podía ser utilizado ya que por lo general estaba impracticable e incluso peligroso en invierno, en un campo de césped artificial de 105x68 metros. Es una auténtica bendición para entrenar y para los partidos en invierno. A menos que esté cubierto por nieve congelada podremos usar esta pista siempre".

En términos de beneficios tangibles, la mitad de los 18 clubes que se han beneficiado del proyecto legado de la EURO 2016 han notado una subida significante en los números de jugadores registrados, mientras que otros ahora disfrutan de las instalaciones de entrenamiento para todos los grupos de edades. "Para los municipios pequeños que tenían campos de barro, la mejora de jugar en estos campos es fenomenal. No solo para los adultos, pero también para los equipos jóvenes, de chicos y chicas", explicó Roland Goujon.

"En resumen, la inversión nos ha permitido mejorar la calidad y la cantidad de sesiones de entrenamiento. No solo eso, pero la imagen de nuestro club ha mejorado en la mente de nuestros 500 jugadores registrados y sus familias. Finalmente, y esto es igual lo más importante, la gente que se quiere unir a nosotros, como entrenadores o jugadores, ven el club con mejores ojos. Nos ha ayudado mucho," añadió Stéphane Kunz.

Dos millones de € dividido entre 18 es igual a 12 millones de €
Los 18 proyectos que recibieron la financiación legado se han extendido a través de 24 diferentes barrios dentro y fuera de Saint-Étienne y los dos millones de euros iniciales impulsados por la UEFA han traído una inversión total de 12 millones de euros.

1. Cellieu Chagnon – renovado

2. Fraisses – renovado

3. Roche-la-Molière – reconstruido

4. Le Chambon-Feugerolles – renovado

5. Lorette – reconstruido

6. L’Étrat/La Tour-en-Jarez – renovado

7. Saint-Priest-en-Jarez – renovado

8. Saint-Héand – renovado

9. Firminy – reconstruido

10. Génilac – reconstruido

11. Andrézieux-Bouthéon – reconstruido

12. Saint-Joseph/Saint-Martin-la-Plaine – reconstruido

13. Saint-Christo-en-Jarez – reconstruido

14. Saint-Étienne – Etivallière – renovado

15. Saint-Étienne – Etivallière – reconstruido

16. Saint-Victor-sur-Loire – reconstruido

17. Rive-de-Gier – renovado

18. La Fouillouse - renovado

Este artículo apareció inicialmente en UEFA Direct No167