El Arsenal no pudo contener a un brillante Bayern

Carlo Ancelotti quizá tenga un estilo diferente al de su predecesor Josep Guardiola, pero el Bayern de Múnich sigue dominando.

©Getty Images

Los resultados siguen llegando, pero las diferencias entre el Bayern de Múnich de Josep Guardiola y el de Carlo Ancelotti ya quedan claras. Parece que la dominación intensa ha dejado paso a un control del partido más pasivo.

En la UEFA Champions League, la brecha entre los dos entrenadores no está tan clara. La victoria por 5-1 del miércoles en los octavos de final ante el Arsenal significó la 16º victoria consecutiva en casa del equipo en esta competición, un nexo de conexión entre ambos entrenadores. A pesar de quién esté al cargo, el Bayern sigue siendo el mismo en Europa. Da igual quién lleve la correa, sigue siendo un equipo temible y pocos clubes pueden pararlos.

Resumen: Bayern - Arsenal 5-1
Resumen: Bayern - Arsenal 5-1

Echando la vista atrás, el Atlético Madrid logró escapar del Fußball Arena München con solo un 2-1 en contra, lo que le permitió clasificarse la temporada pasada gracias al factor de los goles fuera de casa, algo que parece un logro con el paso del tiempo. El equipo de Diego Simeone, sin embargo, vivió una asfixiante presión aquella noche de primavera, y, por supuesto, su portero Jan Oblak cuajó una gran actuación para lograr el pase a Milán.

Parece que el Atleti es el único equipo en la era del fútbol moderno que ha podido aguantar atrás al Bayern en su casa y, aun así fue muy justo. El Arsenal y su portero David Ospina saben bien lo que pasaron los rojiblancos, aunque ellos no pudieron aguantar igual.

Lo que debe ser frustrante para los rivales es que el Bayern no es completamente hermético. Después de que Antoine Griezmann les hiciera pasar por el aro el pasado mayo con un tanto importantísimo, Alexis Sánchez hizo lo propio con el Arsenal con el tanto de la igualada que parecía ser crucial, siendo un poco más avispado que los defensores bávaros en su remate.

Pero siempre se van a dar las famosas oleadas de ataques del Bayern, como al inicio del segundo periodo, donde el Arsenal sufrió la lesión de Laurent Koscielny y se complicó el partido.

Las situaciones de peligro comenzaron a sucederse para el Bayern. En esta ocasión, con Philipp Lahm por la derecha y Thiago Alcántara moviendo desde el centro, y David Alaba y Arturo Vidal tampoco quisieron quedarse en un segundo plano.

El Bayern llegaba por todos los ángulos. Con un Arsenal debilitado y casi derrotado, la entrada de Thomas Müller, que terminó ayudando con un gol, parecía incluso cruel. Hay muchos equipos que quizá hayan pensado eso.

Y habrá más. Incluso tras el cambio de entrenador, esta es una prueba de que la personalidad del Bayern, sobretodo en la UEFA Champions League, sigue intacta: un equipo dominador y al que le gusta hacer un fútbol atractivo y que sólo conoce una manera de jugar, al ataque. Para los aficionados neutrales, una verdadera gozada.