Valverde y Guardiola, camino paralelos hacia el éxito

Aprovechamos el 54º cumpleaños del técnico azulgrana y la clasificación del Barça para la gran final de la Copa del Rey para analizar el gran momento del equipo.

Los dos entrenadores, sobre el cesped del Camp Nou
Los dos entrenadores, sobre el cesped del Camp Nou ©Getty Images

Las sospechas se han confirmado. Ernesto Valverde ha caído de pie en el Camp Nou. Lejos, muy lejos, parece ya aquella Supercopa de España en la que los azulgranas salieron desdibujados y superados ante un Real Madrid arrollador. Con paciencia y tranquilidad, con un perfil bajo y sin elevar el tono, Valverde, que hoy cumple 54 años, ha cambiado radicalmente la cara a un equipo que domina con mano de hierro la Liga, se ha clasificado para la final de la Copa del Rey y aspira a todo en la UEFA Champions League.

CHELSEA - BARÇA: LOS DATOS

Messi sigue un año más a un nivel impresionante
Messi sigue un año más a un nivel impresionante©Getty Images

Las sensaciones del equipo son inmejorables, casi tanto como los resultados. El Barça es el único equipo invicto de las cinco grandes ligas europeas y este domingo ante el Espanyol superó la mejor racha de imbatibilidad del equipo azulgrana al inicio de la Liga, que poseía el Barça 2009/10 de Guardiola con 21 partidos. Ahora son 22. No es gratuito, por tanto, que establezcamos cinco similitudes entre aquel Barça y el actual.

La presión alta e intensa

Es posiblemente el regreso más significativo en la faceta táctica. O al menos el más notorio a ojos del aficionado. El cambio de modelo respecto al Barça de Luis Enrique es patente. Ya no queda atisbo de aquel Barça que se partía por la mitad y solventaba sus duelos en el intercambio de golpes. Sin Neymar, el Barça parece haber ganado equilibrio. Como en los años de Guardiola, han vuelto las líneas juntas y la presión agresiva, pero el objetivo sigue siendo el mismo: acaparar la posesión y robar el esférico lo más cerca posible del área rival.

Juego de posición

Ha vuelto el mejor Jordi Alba
Ha vuelto el mejor Jordi Alba©Getty Images

No es ninguna novedad al tratarse de uno de los pilares habituales de la filosofía azulgrana, pero no es menos cierto que se trata de una característica acentuada con la llegada de Valverde y que nos recuerda al ADN Barça implantado por Johan Cruyff, continuado por Frank Rijkaard y sublimado por Guardiola. Las consecuencias son pura lógica. Los mismos jugadores formados en este modelo y que destacaban con Guardiola han recuperado su brillo y se acercan a su mejor versión, véase Iniesta o Busquets.

Alba, dueño y señor de la banda izquierda

Pocos jugadores han personificado mejor el cambio de rumbo azulgrana que Jordi Alba. La marcha de Neymar ha permitido la recuperación de un sistema de juego asimétrico que devuelve la propiedad de la línea de cal a su anterior dueño. Lo era antes con Dani Alves y lo es ahora con Alba. Tras ser el sacrificado en los últimos meses de Luis Enrique, el de Hospitalet está a nivel espectacular, sobrio en defensa y un verdadero estilete en ataque, donde su asociación con Messi le ha elevado a referencia ofensiva del equipo (nueve asistencias y dos goles en este curso).

Ha vuelto 'El pulpo de Badía'

Ter Stegen ya está en la élite europea
Ter Stegen ya está en la élite europea©Getty Images

Las líneas juntas, la presión alta, repliegue solidario… Nadie ha agradecido más estos detalles (y otros apuntes técnicos) que Sergio Busquets, prioridad en el sistema de Valverde. Ha vuelto el líder silencioso, un jugador acostumbrado a jugar con el manual de mediocentro en la mano. Sin tanto contragolpe y arropado por Rakitić, Busquets se ha desmelenado como antaño y tira la presión a 70 metros sin dejar de hacer lo más difícil: tomar siempre con acierto la decisión más sencilla.

Un cerrojo

Consecuencia directa de todo lo mencionado anteriormente es el buen rendimiento defensivo del equipo, que sólo ha encajado once goles en las 22 jornadas ligueras (sólo dos menos que el menos goleado, el Atlético) y uno en los seis encuentros de la fase de grupos (el que menos de toda la Champions League). Este mérito corresponde, motivos tácticos aparte, a dos futbolistas que se elevaron sobre el resto en este primer tramo de temporada. Son Samuel Umtiti, fantástico hasta una lesión muscular que detuvo su progresión, y un Marc-André ter Stegen aupado definitivamente a la élite mundial. 

Arriba