Xavi Hernández: "El Barcelona es una escuela de vida"

El exinternacional español y campeón de la UEFA Champions League repasó su trayectoria, habló de la era de Guardiola en el Barcelona, de Messi y de lo que más satisfacción le ha dado en el mundo del fútbol.

Xavi Hernández se despidió a lo grande del Barcelona
Xavi Hernández se despidió a lo grande del Barcelona ©Getty Images

La importancia del fútbol en su vida

El fútbol es mi vida desde que era niño, desde que tenía conciencia. Mi familia es muy futbolera, es nuestra filosofía de vida, es algo casi cultural y en casa es como una religión. El fútbol nos apasiona, nos divierte y por suerte he tenido la oportunidad de ganarme la vida a nivel profesional y de estar en el Barcelona. Para mí ha sido un lujo y un honor jugar tantos años para el Barcelona.

Llegada a La Masia

No me lo creía. Era una sensación única la de fichar por el Barcelona. Era esa sensación de que es tan grande que nunca te ves jugando para ese club. Los primeros días estaba muy nervioso y con mucha tensión. Al final te adaptas, estás en el Barcelona y sientes que estás en una nube. Tuve la suerte de estar en una escuela de fútbol y de vida como el Barcelona. 

©Getty Images

Significado de la Champions League 1992

Allí empezó la era ganadora del Barcelona que dura hasta ahora. La semilla la puso Johan Cruyff. La generación de Cruyff, el 'Dream Team' con Guardiola, Laudrup, Stoichkov y los diferentes jugadores nacionales. Esa generación de futbolistas liderada por Cruyff fue un poco el espejo para todas las generaciones que hemos venido a posteriori. A partir de entonces el club consiguió ser un poco más ganador que antes y se han cosechado muchos títulos con una manera concreta de jugar al fútbol que nos hace ser respetados en todo el mundo.

Los valores aprendidos

Siempre digo que el Barcelona no es solo una escuela de fútbol, sino una escuela de vida porque allí te enseñan a respetar, a valorar al compañero. El fútbol es un juego colectivo y allí te enseñan a que también debes pensar en el compañero, a que hay un entrenador y que hay que respetar los valores colectivos. He tenido mucha sintonía tanto en casa como en La Masia para ser mejor persona. En el Barcelona aprendes a ser un ser humano.

©AFP/Getty Images

Su debut en la Champions League en Mánchester

Fue algo muy especial. Solo el ir convocado y estar en lista fue increíble. Van Gaal me hace calentar y en ese momento Beckham mete una falta por toda la escuadra que nos pone 3-2 abajo. Nada más salir logramos empatar gracias a Luis Enrique y ellos se quedan con diez jugadores. Teníamos la posesión del balón y era una sensación especial. Fue un debut de ensueño jugar en la Champions League y en Old Trafford.

El impacto de Guardiola en el club

Cuando nombraron a Pep Guardiola como entrenador del primer equipo, mi sensación era que las cosas iban a salir bien. Es un líder natural, una persona que no impone sino que convence con el discurso que tiene y ahora mismo es uno de los mejores entrenadores del mundo sino el mejor. Nos dio una capacidad de liderazgo a la gente de casa, nos convenció de la manera en la que ve el fútbol que es muy similar a la que tengo yo y además nos juntamos una generación de futbolistas espectacular. La verdad es que disfruté mucho de esa etapa, en especial el primer año que conseguimos ganarlo todo.

©Getty Images

La final de la Champions League de 2009

No disputar ni un minuto de la final de 2006 por esa lesión de cruzado hizo que no me sintiese del todo partícipe y tenía una espinita clavada por jugar una final de la Champions. El fútbol me dio la oportunidad de jugarla en 2009, además me nombran mejor jugador del partido ganando la final frente a un gran Manchester United… Todo el mundo recuerda esa final como un Barcelona extraordinario e histórico.

¿Por qué ese Barcelona fue tan dominante?

Por el estilo de juego… Tuvimos una generación fantástica y el estilo de juego marcó mucho. Es un antes y un después. Logramos tener una posesión muy alta, que era nuestro ADN, pero destacaría la capacidad de trabajar los 11 jugadores al momento de pérdida del balón para recuperarlo rápido en 25 metros, eso hacía que el contrario sufriera mucho. Dominábamos los partidos, nos sentíamos superiores y era una sensación única en el terreno de juego.

Su última temporada en el Barcelona

Fue una despedida inmejorable. Ganamos el triplete, conquistamos la Champions en Berlín, y aunque no fui tan partícipe, me sentí feliz de ser capitán, de levantar esa Champions y de formar parte de un equipo también histórico.

¿Qué siente al rememorar todos esos momentos?

Si pedimos una despedida mejor, no la conseguiríamos, porque fue soñada. Irme habiendo ganado la Liga en casa contra el Deportivo, ganando la Copa del Rey en el Camp Nou y además en mi último partido salir en los últimos minutos de la final de la Champions League… Es inimaginable para un futbolista tener esta despedida. Fue un sueño hecho realidad.

©Getty Images

¿Qué hace que la Champions League sea tan difícil?

Están los mejores equipos de Europa. Es la competición por excelencia de clubes, es un escaparate para cualquier futbolista porque todo el mundo quiere jugar la Champions. Todos dan algo más cuando están jugando la Champions League porque sabe que todo el mundo te está viendo. Ganar cuatro títulos con el equipo de mi corazón es algo histórico. Es algo que ahora pienso y veo que he podido tener una carrera maravillosa.

¿Cómo describiría a Messi?

Para mí es el mejor futbolista de la historia porque lleva diez años marcando diferencias. Ahora con el nivel técnico y físico de los jugadores, que cada año mejora, sigue siendo el mejor… Es un futbolista increíble, no sé si veremos a uno parecido porque domina todas las facetas del juego y eso es prácticamente imposible. Messi es tan ganador, que marca diferencias por ese carácter tan competitivo que tiene. Es un ejemplo para el fútbol y para cualquier niño que empiece en el fútbol.

Su mayor alegría en el fútbol

Títulos aparte, creo que es el reconocimiento allá donde vas. Todo el mundo te reconoce como un futbolista que ha marcado una etapa, no solo en mi persona, sino en general. Que todo el mundo te reconozca, te admire no tiene precio. 

Arriba