Informe técnico 2 de la UEFA EURO 2016: pases largos

En el segundo extracto del informe técnico de la UEFA EURO 2016, el panel de expertos observa los pases largos de cada selección y su eficacia.

Niall McGinn (Northern Ireland)

¿Qué porcentaje de pases de cada selección fueron largos?
Irlanda del Norte 28%
Islandia 22%
República de Irlanda 21%
República Checa 20%
Gales 18%
Albania 17%
Turquía 17%
Hungría 16%
Rumanía 16%
Rusia 16%
Eslovaquia 16%
Suecia 16%
Croacia 15%
Italia 15%
Polonia 15%
Ucrania 15%
Austria 14%
Bélgica 14%
Portugal 13%
Inglaterra 12%
Alemania 12%
Suiza 12%
Francia 11%
España 10%

"Hubo alguna que otra excepción, pero, en los partidos que yo vi, la mayoría de los equipos querían elaborar el juego desde la zaga”, comentó Peter Rudbæk, "pero, en los partidos vi que muchos equipos sacaban el balón jugado desde atrás".

David Moyes, observador técnico de diferentes partidos, añadió: "Por otro lado, algunos trenzaron las jugadas con éxito desde la defensa".

Mixu Paatelainen añadió: "En muchos partidos, el rival consiguió dictar a los equipos la posibilidad de salir jugando o no desde la defensa".

[VIDEO src="2389113" size="mediumLandscape" align="Right" caption=" Mejores momentos del Italia - España" ]El encuentro entre España e Italia en la primera ronda eliminatoria proporcionó una ilustración muy gráfica a este argumento. Durante la primera parte, el equipo de Antonio Conte ejerció una intensa presión colectiva y consiguió desbaratar la elaboración de España desde la zaga.

El portero David de Gea, tras registrar un total de 20 pases en largo en toda la fase de grupos, se vio obligado a jugar en largo en 19 ocasiones contra los italianos. A juicio de los observadores técnicos, la mayoría de los equipos emplearon una presión enérgica sobre el rival portador del balón, con suficiente presencia física como para molestar, desequilibrar u ofuscar las oportunidades de pases certeros desde la defensa.

Moyes y Gareth Southgate coincidieron en que "el grado de presión bastó para disuadir a los rivales y obligarlos a que optaran por soluciones menos arriesgadas". Y esas soluciones, frecuentemente, fueron pases largos desde atrás hacia delante. Al mismo tiempo, se cuidaron muchísimo de no equiparar pases en largo con malos pases.

"Fue increíble observar la rapidez con la que Alemania llegaba al área rival, y de tantas formas diferentes: pases rápidos, buenos centros, combinaciones, balones entre líneas”, se admiró Southgate. "Su juego se basaba en la posesión, pero, en mi opinión, penetraron más que ningún otro equipo".

Los observadores se llevaron la impresión general de que, tras años de centrarse en el juego de posesión de España, el FC Barcelona o el FC Bayern München de Pep Guardiola, bloques defensivos retrasados están incitando a los equipos a adoptar soluciones ofensivas más directas.

Así lo confirman las estadísticas. En la UEFA EURO 2012, cinco de los 16 equipos (es decir, el 31%) podían argumentar que los pases en largo representaban menos del 10% de su total. En Francia: ninguno.

En 2012, la República de Irlanda (19%) y Ucrania (18%) recurrieron más que nadie al pase en largo. En 2016, cuatro equipos sobrepasaron esos totales. En 2012, los pases en largo representaron el 12,8% del total registrado en todo el torneo. En Francia, el porcentaje de los 24 equipos fue de 15,88%.

En otras palabras, el uso de los pases en largo se incrementó en un 24%, lo que subraya la contratendencia hacia el uso del juego directo de atrás hacia delante como método para sorprender a los bloques defensivos antes de que les dé tiempo a reagruparse. Lógicamente, los porteros desempeñan una labor en el empleo de la distribución en largo.

El artículo completo aparece en el informe técnico de la UEFA EURO 2016: DESCARGUE AQUÍ