Informe técnico 3 de la UEFA EURO 2016: centros

En el tercer informe técnico de la UEFA EURO 2016 se analizaron los centros, y el panel de expertos ha analizado cómo éstos han aumentado considerablemente los goles que fabrican.

Gerard Piqué (Spain)

La diversidad de configuraciones de los equipos participantes en la UEFA EURO 2016 no consiguió ocultar un denominador común.

En el centro del campo, Sergio Busquets (España), Eric Dier (Inglaterra), Milan Škriniar (Eslovaquia), William Carvalho (Portugal) y, bastante a menudo, Oliver Norwood (Irlanda del Norte) ofrecieron comparativamente raros ejemplos de medios de contención en solitario.

Otras selecciones prefirieron usar dos medios centros defensivos para proteger la zaga y proporcionar una mezcla de cualidades creativas y defensivas para abortar los ataques del contrario y lanzar los propios. Los medios de contención se aprestaron a sumarse a la línea de defensa, que en algunos partidos llegó a totalizar seis jugadores.

[VIDEO src="2389065" size="mediumLandscape" align="Right" caption=" Mejores momentos: Italia - Irlanda " ] "La preferencia por un bloque defensivo compacto y retrasado, unida a transiciones realmente veloces, dificultó la tarea de encontrar huecos para jugar a la espalda de la defensa. Por lo tanto, la elección de los jugadores de ataque y de los métodos de ataque se convirtió en una de las decisiones fundamentales para los seleccionadores", comentó Southgate.

Thomas Schaaf señaló: "Claramente, los centrales se concentraron en cerrar la rutas por el centro, y los contrarios, incluso cuando avanzaban todas sus líneas, solían mostrarse reacios a penetrar por el centro, porque el riesgo era mucho mayor si se perdía la posesión del balón en esa zona".

Mixu Paatelainen añadió: "Vimos que muchas seleccones empleaban una defensa ajustada y muy bien organizada, y esto subrayó la necesidad de encontrar una forma de eludir el bloque defensivo, teniendo en cuenta las dificultades que planteaba el hecho de atravesarlo. Creo que esta es la razón de que se vieran tantos centros".

Las estadísticas respaldan esta valoración. Con 24 selecciones, lógicamente se produjeron más centros en Francia que en la fase final de 16 equipos de 2012. Los promedios, sin embargo, permiten una comparación más fiable.

[VIDEO src="2388633" size="mediumLandscape" align="Right" caption=" Portugal - Islandia" ] En la UEFA EURO 2012 se produjeron 811 centros, a un ritmo de 26,16 por partido, contra 2.079 centros, a 40,76 por partido, en 2016. No se puede discutir que un aumento del 56% representa una tendencia importante desde el punto de vista de la preferencia de los equipo por canalizar sus ataques por las bandas.

Esto refleja la tendencia observada en la UEFA Champions League, en cuya temporada 2015/16 se produjo un incremento del 24% en la cantidad de goles originados en centros y donde, incluidos los pases desde la línea de fondo, el 35% de los goles anotados en jugada se originaron en envíos procedentes de las zonas exteriores. En Francia, un alto porcentaje de las ocasiones de gol surgieron claramente de centros.

Aunque las cifras totales de Croacia, Italia, Alemania, Suiza, Polonia y, por encima de todo, Portugal se ven afectadas por la cantidad de prórrogas que estos equipos disputaron, los datos indican el promedio de centros por partido y el porcentaje de contactos logrados con un compañero de equipo.

Los centros de rosca interior a pie cambiado se convirtieron en una baza muy valiosa para enviar el balón a la zona intermedia entre los defensas y el portero. El valor de esta maniobra quedó patente en el centro desde la derecha de Wes Hoolahan, que permitió a Robbie Brady rematar de cabeza el decisivo gol de la victoria contra Italia y dar una de las campanadas más sonoras del torneo, pues otorgó a su equipo el pase a las eliminatorias.

Un envío parecido con el pie izquierdo desde la derecha habilitó a Birkir Bjarnason en el segundo palo, y sirvió a Islandia para arañar un precioso empate contra Portugal. El centro con la diestra de Andrés Iniesta lanzado desde la izquierda terminó en la cabeza de Gerard Piqué, quien puso a España por delante en el marcador, si bien tardíamente, en el primer partido de los defensores del título, contra la República Checa.

[VIDEO src="2388640" size="mediumLandscape" align="Right" caption=" España - República Checa"] "Lo que ha cambiado con respecto al pasado son las zonas desde las que se lanzan los centros y el tipo de centros que se lanzan”, afirmó Southgate. Se han visto varios centros de rosca interior, que responden al hecho de que los equipos jueguen cada vez más con extremos a pie cambiado, mientras que los pases hacia atrás están convirtiéndose paulatinamente en parte del juego, pues no se ve a muchos extremos correr hasta la línea de fondo de fuera del área y centrar desde zonas tan exteriores".

En términos individuales, el carrilero italiano Antonio Candreva estableció la mejor marca al enviar 22 centros desde la derecha en dos partidos, antes de que una lesión lo apartara del torneo. Kevin De Bruyne lanzó más de diez centros por partido. El delantero belga registró uno de los porcentajes de éxito más altos del torneo: el 37% de sus centros llegó a un compañero de equipo.

Cifras similares se anotó el lateral derecho croata Darijo Srna, quien suministró 43 centros en cuatro partidos, con un porcentaje de éxito del 35% muy superior al de sus homólogos ingleses y españoles. Kyle Walker y Juanfran registraron el 14% y el 12,5% respectivamente.

Una tasa de éxito muy escasa resultó una de las características más destacadas
del juego por las bandas de Alemania. Toni Kroos se convirtió en el más prolífico, con 42 centros a una tasa de acierto del 21%, mientras que Thomas Müller (12,5%) se situó entre los dos laterales Joshua Kimmich (23%) y Jonas Hector (6%).

"Lógicamente, los laterales y los extremos fueron los principales suministradores de centros. El énfasis se puso en que los jugadores de banda se internaran hacia el eje central para dejar paso a las subidas de los laterales. Pero una cosa es la cantidad de centros y otra muy distinta es su calidad", puntualizó Peter Rudback.

Por consiguiente, como entrenadores, debemos prestar atención a la formación de las habilidades de los jugadores para enviar buenos centros al final de sus recorridos, pues en la actualidad se trata de un aspecto fundamental para el potencial ofensivo de un equipo". 

El artículo anterior aparece en el nuevo informe de la UEFA Champions League de 2015/16: descárguelo ahora