Informe técnico 5 de la UEFA EURO 2016: posesión

Después de dos Eurocopas en las que el juego de posesión reportó a España grandes beneficios, el control del balón dejó de ser garantía de éxito.

Germany v France

Sólo en 15 de los 51 partidos de la UEFA EURO 2016 la victoria correspondió al equipo que disfrutó de un mayor porcentaje de posesión.

Emre Can (Germany) ©Getty ImagesPROMEDIO POSESIÓN
Alemania 63% (alcanzó las semifinales)
España 61% (ronda de octavos)
Inglaterra 59% (ronda de octavos)
Suiza 58% (ronda de octavos)
Ucrania 56% (fase de grupos)
Hungría54% (ronda de octavos)
Rusia 53% (fase de grupos)
Francia 52% (subcampeón)
Portugal 52% (ganador)
Suecia 52% (fase de grupos)
Austria 51% (fase de grupos)
Bélgica 51% (quarter-finals)
Croacia 51% (ronda de octavos)
Turquía 48% (fase de grupos)
Gales 48% (semifinales)
Polonia 46% (cuartos de final)
Rumania 46% (fase de grupos)
Italia 45% (quarter-finals)
República de Irlanda 45% (ronda de octavos)
Eslovaquia 45% (ronda de octavos)
República Checa 43% (fase de grupos)
Albania 42% (fase de grupos)
Irlanda del Norte 37% (ronda de octavos)
Islandia 36% (cuartos de final)

Blaise Matuidi (France) & Éder (Portugal) ©Getty ImagesEsta tendencia continuó hasta la final, que ganó Portugal con un 47% de posesión del balón. En sólo cuatro de los 15 partidos eliminatorios ganó el equipo que más poseyó la pelota. Como dos de los partidos de grupos produjeron un control del balón compartido al 50% entre los dos equipos, la posesión se tradujo en victoria en tan sólo el 31% de los encuentros disputados en Francia.

Tras dos ediciones de la EURO consecutivas en las que ha prevalecido el juego de posesión de España, las estadísticas de esta fase final muestran una desviación de esta reciente norma que invita a la reflexión. Como el director del equipo técnico de la UEFA, Ioan Lupescu, comentó al día siguiente de la final: "El torneo se podría contemplar como una contienda entre el juego de posesión y la capacidad para defender bien y marcar goles. En cierta manera, se trató de un regreso al pragmatismo y la realidad".

En los cuatro años transcurridos desde la UEFA EURO 2012, el valor de la posesión de la pelota ha prosperado como tema de debate en la UEFA Champions League, donde el trofeo ha oscilado asiduamente entre los equipos que priman la posesión y aquellos que están cómodos sin el balón.

England v Iceland - Round of 16 - UEFA Euro 2016 ©PanoramicLa temporada 2015/16 reavivó el debate, pues deparó un estrecho margen de 53 victorias para los equipos que dominaban la posesión y de 43 para quienes se anotaban un porcentaje menor, unido a las victorias del Club Atlético de Madrid, con su planteamiento más directo, contra el FC Barcelona y el FC Bayern München, los dos exponentes de la posesión por excelencia.

La UEFA EURO 2016 avaló la teoría de que tener más el balón no garantiza resultados positivos, y dejó unos cuantos signos de interrogación sobre las tendencias hacia un estilo de juego basado en la posesión.

"Diría que sólo Alemania, España e Inglaterra quisieron de verdad el balón", comentó el observador técnico Peter Rudbak. "Sin duda, a Italia no le preocupaba lo más mínimo la posesión, y otros cuantos equipos se contentaron con centrarse en el contraataque".

Lupescu retomó el tema del equipo de Antonio Conte, que terminó cerca del último puesto de la tabla en el apartado de posesión del balón. "Italia aportó algo nuevo al torneo con su enfoque táctico", manifestó.

"Pero los cimientos de su juego fueron una buena defensa y una presión alta eficaz. Le traía sin cuidado la posesión: se dedicó a evidenciar las realidades del juego. Podría haber llegado fácilmente a la final de no haber perdido aquella tanda de penaltis".

En cuanto a los temas para el debate, el torneo proporcionó pruebas para los dos puntos de vista encontrados. Si bien Suiza figuró entre los principales adalides de la posesión (hasta el punto de disfrutar del 58% de la pelota contra Francia), la trayectoria de Islandia hasta cuartos de final se basó en poseer el control de la pelota durante poco más de 21 minutos en cada partido.

Portugal pintó su campaña en claroscuro. El equipo de Fernando Santos dominó sin duda la posesión (entre el 58% y el 66%) en sus tres partidos del grupo, pero el porcentaje cayó hasta los cuarentas por ciento cuando cambiaron al modo contraataque en las eliminatorias contra Croacia, Polonia, Gales y Francia. Por consiguiente, su promedio en el torneo, el 52%, es engañoso, pues  oculta un claro cambio de estrategia.

El artículo aparece en el nuevo informe técnico de la UEFA EURO 2016 de 2015/16: descárguelo aquí