El balón parado hace campeona a España

España se vengó de la derrota sufrida el año pasado, y se hizo con el título en el Campeonato de Europa Femenino Sub-19 de la UEFA al superar por 2-3 a Francia en un partido lleno de emoción. Los tres goles españoles llegaron en jugadas de estrategia.

España se vengó de la derrota sufrida el año pasado, y se hizo con el título en el Campeonato de Europa Femenino Sub-19 de la UEFA al superar por 2-3 a Francia en un partido lleno de emoción. 

La selección española llegaba a la cita de Belfast con una sola idea en la cabeza: olvidarse de las tres últimas finales perdidas y tratar de dar la sorpresa ante la vigente campeona. Pero no tardó mucho Francia en imponer su ley, y en el 4’ Bourdieu aprovechó una excepcional carrera de Laurent por banda izquierda para rematar a placer y poner el 1-0 en el marcador.

El tanto dejó un poco frío al combinado de Pedro López, pero poco a poco fue mejorando con el paso de los minutos. Así, en el 18’ llegó el tanto del empate. Paula Fernández puso un córner desde la banda izquierda, y Patri Guijarro se adelantó a su marcadora para marcar su cuarto tanto en esta fase final y poner el 1-1 en Windsor Park de la capital de Irlanda del Norte. Acto seguido, Laurent estrelló una pelota en el larguero con un lanzamiento lejano.

Guijarro celebra uno de sus dos goles en la final
Guijarro celebra uno de sus dos goles en la final©Sportsfile

Pero el tanto espoleó a España, que igualó fuerzas con las galas y pudo marcar algún tanto más antes de llegar al descanso. No estuvieron acertadas las españolas, y con el 1-1 se llegó al intermedio. Francia comenzó mejor el segundo acto, y Laurent, muy activa durante todo el partido, hizo el 2-1 en el 71’ tras de una excelente galopada por banda izquierda.

Pero España no bajó los brazos, y empujó con todo en busca del empate. Y éste llegó en el 85’, cuando Egurrola cabeceó una falta lateral botada por Menayo para mandar la pelota el fondo de la red. Además, acto seguido Dechilly fue expulsada en el combinado galo al ver la segunda tarjeta amarilla.

Las españolas olieron el miedo en las filas francesas, y en el 89’ Carmen Menayo puso otro excelente balón al corazón del área y ahí apareció Guijarro para, con un buen testarazo, poner el 2-3 en el marcador con su quinto tanto en el torneo. No hubo tiempo para más, y España se sacó la espina de las tres finales consecutivas perdidas y levantó su segundo entorchado de la categoría.