Suecia y Dinamarca se muestran positivas

El goleador de Suecia Emil Forsberg se mostró contento por el triunfo del sábado por 2-1, mientras que Dinamarca mira el futuro con optimismo tras marcar un tanto fuera de casa.

Highlights: Sweden 2-1 Denmark

"Prefiero ganar 2-1 que empatar 0-0", dijo el seleccionador de Suecia Erik Hamrén después de que su selección recibiera un gol en los últimos instantes en el partido de ida del play-off contra Dinamarca. Mientras, ese tanto hizo muy feliz a su homólogo en el otro banquillo, Morten Olsen. "Nunca estamos contentos por perder, pero estamos satisfechos con el 2-1". Mientras, los sentimientos fueron mezclados por dos de los goleadores del partido, Forsberg y Nicolai Jørgensen, aunque ambos también fueron positivos tras el partido jugado el sábado por la noche en el Friends Arena.

Por supuesto, Hamrén y Suecia podrían estar en una situación inmejorable para el partido de vuelta el martes. Los suecos pudieron marcar en varias ocasiones antes de que Forsberg lo hiciera en el final del primer tiempo y después de que Zlatan Ibrahimović anotara el segundo gol al poco de iniciarse el segundo acto. Suecia, con ese resultado, estuvo tan cómoda como nunca lo había estado durante la fase de clasificación.

Desde el inicio del partido, los hombres de Hamrén salieron en busca del primer gol del partido pero Marcus Berg e Ibrahimoviç fallaron sus oportunidades. El portero visitante Kasper Schmeichel se mantuvo muy firme hasta que Mikael Lustig pasó a Forsberg para que marcara el 1-0.

"Nos sentimos satisfechos", dijo el jugador del Leipzig, que describió su gol como si hubiera "cumplido un sueño", señaló a UEFA.com después del pitido final. "Por supuesto que un 2-0 es mejor que un 2-1, pero hemos jugado un buen partido. Hemos combinado bien y creamos ocasiones", añadió.

Forsberg también fue el hombre que provocó el penalti de Suecia y que transformó Ibrahimović en el minuto 50. Y hasta ese momento, Jørgensen, de Dinamarca, había vivido el partido desde el banquillo. Cuatro minutos más tarde, el delantero del Copenhague estaba liderando el ataque de su equipo. Y cuando el duelo estaba en su tramo final, un pase de Yussuf Poulsen, que también inició el choque como suplente, sirvió para que Jørgensen marcara el definitivo 2-1.

"Se necesita un poco de suerte cuando entras desde el banquillo y la he tenido. Fue una gran sensación, ya que es mi primer gol con Dinamarca. Significa mucho para mí, así que soy el hombre más feliz del mundo", comentó el futbolista de 24 años.

Tras este resultado, Dinamarca puede mirar con optimismo el partido de vuelta en Copenhague, aunque Suecia, seguramente cree ocasiones. Sin duda, el martes por la noche solamente una selección tendrá motivos para mostrarse contenta.

Arriba