Francia - Bulgaria: se cierra el círculo

Petar Hubchev y Didier Deschamps se enfrentaron como jugadores en la famosa noche búlgara en noviembre de 1993, y ahora se enfrentarán desde los banquillos en París en el Clasificatorio Europeo del viernes.

©Getty Images

El viernes Bulgaria regresa a la ciudad donde la selección disfrutó de una de sus noches más gloriosas hace casi 23 años.

Bulgaria necesitaba un milagro para alcanzar la Copa Mundial de la FIFA de 1994 cuando se enfrentó a Francia en París el 17 de noviembre de 1993. Necesitaba la victoria y tras ir 1-0 abajo después del gol de Eric Cantona, la suerte para los visitantes parecía desoladora hasta que Emil Kostadinov igualaba el partido antes del descanso.

Todavía necesitaba un segundo tanto que lo encontraría en el último minuto. David Ginola jugaba para la anfitriona. Su centro fue blocado por el lateral derecho búlgaro Emil Kremenliev. A partir de este momento, los próximos diez segundos estarán siempre en la memoria de los aficionados búlgaros. Kostadinov le daba la victoria a una Bulgaria que alcanzaría las semifinales el siguiente verano. 

El nuevo seleccionador de Bulgaria Petar Hubchev y su homólogo en 'Les Bleus' Didier Deschamps jugaron ese partido esa noche. El viernes de nuevo se enfrentarán en los Clasificatorios Europeos del Grupo A en el Stade de France. 

El búlgaro Hristo Stoichkov celebra el triunfo en París
El búlgaro Hristo Stoichkov celebra el triunfo en París©Getty Images

"No es ni lugar ni momento para hacer comparaciones con 1993. Todo es diferente. Lo más importante ahora es no mostrar miedo. Todo es posible en fútbol y debemos jugar con la cabeza bien alta. Estoy seguro de que Francia no va a subestimarnos. Veo fuego en los ojos de mis jugadores. Eso es algo esperanzador, pero también debemos ser realistas", comentó Hubchev.

Hubchev tan sólo lleva una semana en el cargo tras la marcha de Ivaylo Petev al Dínamo de Zagreb.

"Se necesita un tiempo para asimilar el cambio y llega en el peor momento por los importantes enfrentamientos ante Francia y Suecia (el lunes) para el clasificatorio europeo. Nunca doy un partido por perdido, pero tampoco hago promesas. Quiero que los jugadores se apoyen los unos a los otros y que den lo mejor que tienen en el campo. Deben comprender que es un verdadero honor vestir la camiseta de la selección".

Los aficionados búlgaros que busquen algo positivo no deben mirar mucho más lejos de la llamada de última hora del mediocentro, que comparte apellido con Kostadinov, Georgi, jugador del Levski Sofia.

©Getty Images
©Getty Images
©Getty Images
©Getty Images
Arriba