El nacimiento de una nueva era

La UEFA celebra su 60 cumpleaños en 2014. Realizamos una mirada al pasado para recordar junio de 1954, cuando se anunció su nacimiento y los pioneros que hubo en este proyecto.

Pioneros de la UEFA: José Crahay, Henri Delaunay y Ottorino Barassi
Pioneros de la UEFA: José Crahay, Henri Delaunay y Ottorino Barassi ©UEFA

En los años siguientes al final de la Segunda Guerra Mundial, muchas de las federaciones nacionales querían jugar más partidos a nivel internacional, además de la Copa Mundial de la FIFA, los Juegos Olímpicos y los encuentros internacionales.

Otro de los objetivos principales fue la formación de un movimiento de fútbol europeo unido que pudiera avanzar en varias áreas, tales como competiciones, árbitros, entrenadores y televisión. Sin embargo, el objetivo final fue el de que todas las federaciones nacionales estuvieran unidas en un solo órgano, fomentado en la solidaridad y en el fortalecimiento como resultado.

Con estas ideas en mente, un trío comenzó a asentar las bases de la nueva organización en la década de los 50. Ottorino Barassi, presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), José Crahay, secretario general de la Federación Belga de Fútbol (URBFSA-KBVB); Henri Delaunay, secretario general de la Federación Francesa de Fútbol (FFF).

En el inicio de 1952, Barassi y Crahay llamaron a Henri Delaunay y siguieron afinando sus ideas en distintas reuniones a través de toda Europa. Importantes aliados se fueron uniendo. Entre ellos, Ernst Thommen, presidente de la Federación Suiza de Fútbol (SFV-ASF), Sir Stanley Rous, secretario general de la Federación Inglesa de Fútbol y Peco Bauwens, presidente de la Federación de la República Federal de Alemania.

El momento crucial llegó en 1953, cuando, en un Congreso de la FIFA extraordinario en París, el mundo del fútbol mundial autorizó la creación de confederaciones continentales. Más tarde, en ese mismo año, unas 20 federaciones nacionales europeas reunidas en París discutieron las regulaciones del futuro órgano. Barassi presidió la reunión, y Henri Delaunay actuó como secretario e intérprete. Se adoptó la decisión de enviar cuestionarios a todas las federaciones europeas.

En la reunión definitiva, que está considerada como la del nacimiento oficial de la UEFA, tuvo lugar en el Hotel Euler en Basilea, Suiza, el 15 de junio de 1954. Un total de 28 federaciones participaron en la reunión. Checoslovaquia fue representada por Rumanía, ya que sus delegados no fueron capaces de obtener el visado; Inglaterra representó a Gales; y Grecia llegó durante la reunión. Una propuesta fue acordada, la cual decía: "Las federaciones nacionales europeas han decidido definitivamente la constitución de un grupo de dichas federaciones, bajo un formato determinado. La asamblea general decide nombrar un comité que represente a este grupo, en conformidad con el Artículo XI, párrafo 1, del proyecto de reglamento presentado hoy. Este comité es el encargado de elaborar, en colaboración con la anterior comisión, un proyecto definitivo de estatutos y reglamentos, tomando su inspiración de los proyectos presentados en la etapa anterior, y de presentar un proyecto definitivo para la próxima Asamblea general".

El comité de seis personas reunido en Basilea estuvo compuesto por José Crahay, Josef Gerö (Austria), Sir George Graham (Escocia), Ebbe Schwartz (Dinamarca), Gustáv Sebes (Hungría) y Henri Delaunay. Tras otra reunión en Suiza, en Berna el 22 de junio, el nuevo comité conocido como el 'Grupo de las Federaciones Europeas' eligió una mesa compuesta por Ebbe Schwartz, Josef Gerö y Henri Delaunay, la cual decidido presentar un proyecto de reglas de las federaciones nacionales.

El 29 y 30 de octubre, en Copenhague, el comité propuso la Union of the European Football Associations, en inglés, con las iniciales UEFA, y la Union des Associations Européennes de Football, en francés, como el nombre de la nueva confederación, en sustitución de la anterior propuesta de Entente européenne. El proyecto de estatutos fijó una cuota anual para los miembros de 250 francos suizos, estableciendo los objetivos requeridos para la celebración de la asamblea anual, con el principio de un voto por cada federación miembro y estipular un Comité Ejecutivo integrado por ocho miembros. También se consideró que las "decisiones adoptadas por la UEFA no serían vinculantes para las federaciones miembro, pero que iban a tomar la forma de recomendaciones, con excepción de las cuestiones relativas a las elecciones de la FIFA y la UEFA".

Los objetivos definidos fueron que: la adopción de una posición común frente a frente con la FIFA, la designación de los representantes de Europa en la FIFA, la organización de una competición europea, cada cuatro años, y el examen de todas las cuestiones relativas al fútbol europeo.

Después de esa reunión en Dinamarca, Henri Delaunay escribió un artículo titulado "¿Es posible construir una Europa futbolística?", que expresaba el optimismo sobre la decisión que se había determinado y propuso que: "El objetivo principal debe ser la idea de un concurso abierto a todas las asociaciones europeas. Un comité de tres miembros ha sido el encargado de examinar este difícil problema, que no debe conducir a la multiplicación de los partidos internacionales, o dañar la Copa del Mundo…".

Viena fue el escenario del primer Congreso de la UEFA el 2 de marzo de 1955. Peco Bauwens y el griego Constantin Constantaras se unieron al Comité Ejecutivo de la UEFA, con lo que el número de miembros totales fue de ocho, mientras que Alfred Frey (Austria) sustituyó a Josef Gerö, que tristemente falleció. Los temas del programa incluían la televisión, los calendarios de partidos y competiciones; así como la aprobación de los primeros estatutos oficiales de la UEFA, aprobados y puestos en vigor ese día en Viena.

En relación con el proyecto de organizar una competición de selecciones nacionales, el congreso decidió que tal proyecto era prematuro y pidió un examen más detenido. Mientras tanto, el diario francés L'Équipe presentó un proyecto para organizar una competición europea de clubes. El Congreso de Viena decidió que "no estaba en la actualidad competente para tomar una participación en un proyecto que se refería directamente a los clubes".

Ambos proyectos de competencia se llevaron a cabo en un futuro no muy lejano. La UEFA había nacido, puso la base de su proyecto y se estaba moviendo con firmeza hacia un futuro emocionante…

Arriba