Un gigante del fútbol

Lennart Johansson realizó cambios claves durante su presidencia de la UEFA entre 1990 y 2007, tanto a nivel de competiciones como en la forma en la que el fútbol es regido en Europa.

©UEFA.com

Amor por el fútbol
Nacido el 5 de noviembre de 1929 en Bromma, un barrio de Estocolmo, Johansson, Presidente de Honor de la UEFA desde 2007 hasta su fallecimiento, desarrolló un amor por el fútbol que nunca le abandonó, ayudándole a tomar decisiones y a reaccionar ante los acontecimientos que moldearon el deporte.

©UEFA.com

Contacto inicial
De niño, Johansson, de padre carpintero, comenzó pronto a quedarse prendado por el fútbol. Su contacto inicial con el deporte llegó en 1937, cuando vio a su Suecia jugar ante Inglaterra en un partido que funcionó como inauguración del Råsundastadion de Estocolmo. "Fui con mis dos hermanos, que eran 20 años mayores que yo", explicaba. "Recuerdo que yo estaba más interesado en saber dónde podía comprar salchichas y helados, y miraba más al pública que al juego".

Fidelidad al Solna
Era central de joven, "pero no muy bueno", comentó Johansson. "De niño, crecí durante la guerra y no había nada que hacer excepto jugar al fútbol, así que jugábamos todos los días". Desde su infancia, su lealtad al juego estuvo firmemente anclada en el AIK Solna sueco, de quien acabaría siendo su presidente. "Ha sido un amor de un solo club", comentó.

Habilidades para la administración
Después de adquirir su primera experiencia administrativa con el AIK Solna, Johansson pasó a formar parte de la Federación Sueca de Fútbol (SvFF), ejerciendo como su presidente entre 1984 y 1991. Con una reputación de líder fuerte y capaz que rechazaba eludir las decisiones complicadas, sus habilidades se dejaron notar en el más amplio escenario europeo a medida que comenzaba a involucrarse en las actividades de la UEFA. Entonces, en abril de 1990, recibió el reconocimiento cuando fue elegido quinta presidente de la UEFA en el Congreso de Malta, sucediendo en el cargo al francés Jacques Georges.

©UEFA.com

A la cabeza
Después de su elección, Johansson presidió la reinvención completa de la UEFA, de pequeña administración a empresa deportiva dinámica y moderna. Durante los años de su presidencia, el panorama del fútbol europeo de clubes se transformó con la introducción de la UEFA Champions League. El Campeonato de Europa de la UEFA también aumentó enormemente, con una fase final que aumentó a 16 combinados para el torneo de 1996 en Inglaterra.

Manteniendo el ritmo
Los cambios políticos llevaron a un aumento del número de federaciones de la UEFA a más de 50. El mundo del fútbol se convirtió en un gran negocio comercial y financiero, y la UEFA de Johansson siguió el mismo ritmo de los acontecimientos. El organismo europeo también trasladó su sede, desde Berna, capital federal de Suiza, a Nyon, a orillas del lago Ginebra al oeste de Suiza.

Éxito por sorpresa
"Es increíble ser presidente de la UEFA", aseguró Johansson. "Ni siquiera imaginé que podría ser presidente del AIK. Sigo sorprendido de haber llegado a ciertos puestos". En 1998, Johansson fue candidato a la presidencia de la FIFA, pero fue derrotado por el entonces Secretario General de la FIFA, Joseph S. Blatter.

Gran orgullo
Como embajador del fútbol europeo, Johansson siempre sintió orgullo al pensar en la gente que conoció, reyes y reinas, presidentes y primeros ministros, líderes religiosos, y en los honores y premios que recibió. "Nunca me acostumbré. Todavía estoy muy contento de una manera humilde por haber sido tan bien recibido".

Marca indeleble
Johansson siempre estuvo en contacto con el fútbol durante sus últimos años. "Si veo a cinco chicos jugando en un prado, me detengo y miro el partido. El juego también sigue siendo impredecible. A veces lloras y a veces eres feliz. Estas son las cosas que lo convierten en un gran juego y estoy muy orgulloso de haber contribuido a su éxito en Europa".

Por el bien del fútbol
Lennart Johansson mantuvo una filosofía siempre sobre el fútbol que adoraba. "Al final de cada día, cuando pongo la cabeza en la almohada, sé que todas las decisiones que he tomado, y si la gente está de acuerdo con ellas, las he tomado por lo que considero el bien del fútbol". El fútbol no volverá a ver lo mismo que él.

Arriba