Sobre la propiedad de jugadores

El Comité Ejecutivo de la UEFA ha tomado la decisión firme en su reunión de Lausana de apostar por prohibir a las terceras partes ajenas a los clubes la propiedad de derechos federativos de futbolistas.

El Comité Ejecutivo de la UEFA ha decidido que debe ser prohibida la propiedad de derechos federativos de futbolistas por parte de terceros
El Comité Ejecutivo de la UEFA ha decidido que debe ser prohibida la propiedad de derechos federativos de futbolistas por parte de terceros ©UEFA

El Comité Ejecutivo de la UEFA ha adoptado una clara postura sobre la propiedad de los jugadores de fútbol por parte de terceros: debería estar prohibida por una cuestión de principios. El comité anunció esta decisión en su reunión de la pasada semana en Lausana.

Como resultado de la decisión del Comité Ejecutivo, se solicitará al máximo organismo del fútbol mundial, la FIFA, que genere reglamentos internacionales para prohibir la propiedad de jugadores por parte de terceros, lo que se observa en particular como un peligro la integridad de las competiciones. Como consecuencia de ello, hay un dinero que acaba en una de estas partes implicadas que se dedican a invertir en jugadores para obtener beneficios en los fichajes de estos futbolistas.

La UEFA también anunció tras su reunión de Lausana que el máximo organismo del fútbol europeo, a través del Consejo Estratégico del Fútbol Profesional (PFSC), estaría dispuesto a implementar sus propias regulaciones para prohibir la propiedad de jugadores por parte de terceros en competiciones UEFA en el supuesto de que la FIFA no tome las medidas adecuadas. En ese caso, se aplicará un periodo de transición de tres o cuatro temporadas.

"Este tema ha sido discutido al detalle en el Consejo Estratégico de Fútbol Profesional (que comprende a la UEFA, los clubes europeos, las ligas profesionales y la unión de jugadores de la División Europea de la FIFPro). Este organismo emitió una recomendación para la prohibición de la propiedad de terceros y el Comité Ejecutivo aprobó esta recomendación", comentó el Secretario General de la UEFA, Gianni Infantino.

"La FIFA participa en el Consejo Estratégico del Fútbol Profesional y participó en dicha reunión. Hemos estado hablando juntos sobre este asunto y el Comité de Fútbol de la FIFA, presidido por el Presidente de la UEFA Michel Platini, también ha expresado el deseo de que la propiedad de jugadores por parte de terceros sea prohibida".

"Dicho esto, si la FIFA tuvo que cambiar su forma de pensar, entonces la UEFA puede implementar reglas relativas a sus propias competiciones, lo mismo que en Inglaterra y Francia, donde está prohibido que un tercero sea propietario en sus competiciones. En lo que incumbe a las competiciones UEFA, esto está también en el ámbito de competencias de la UEFA".

Michel Platini expresó su firme opinión sobre la cuestión después de la reunión de Lausana. "Yo no creo que sea muy bueno que los jugadores de los distintos equipos pertenezcan a una empresa o a un grupo de personas. Creo que éticamente, moralmente, no es bueno. Hemos pensado en ello y hemos pedido permiso a la FIFA para tratar con este tema", comentó.

Infantino dijo que nadie debería sorprenderse por la postura del Comité Ejecutivo de la UEFA. "Esta no es una decisión que ha salido de la nada. Esto ya ha sido discutido desde el mes de mayo, cuando se presentó por primera vez en el Consejo de Estrategia", explicó.

"Todos sabemos que la propiedad de jugadores por parte de terceras partes tiene muchos peligros, y hay muchos temas relacionados a la integridad de las competiciones, reglamentos de juego limpio financiero, etc. Realmente es hora de regular y de tener una postura firme. Pero habrá que hacerlo de una manera razonable, con un período transitorio para permitir a los clubes para hacer frente a esta situación. La UEFA busca tener el marco normativo necesario para proteger a los clubes y evitar el riesgo de bancarrota. El objetivo es la protección de los clubes a largo plazo".

"Solo significa que los clubes tomar cartas en este asunto y no echar balones fuera. Y los jugadores tienen que tener su futuro en sus manos, no en las manos de alguien cuyo modelo de negocio consiste en lograr cuantos más traspasos mejor para ganar tanto dinero como sea posible. Dinero que luego acaba saliendo del fútbol y de los clubes de fútbol", enfatizó el Secretario General de la UEFA.