El inicio de una nueva era en España

La celebración de la fase final de la UEFA Women’s Champions League ha puesto de relieve los progresos del fútbol femenino en España, donde una mayor inversión está dando ahora evidentes beneficios.

Amanda Sampedro, del Atlético, en un duelo este año ante el Barcelona
Amanda Sampedro, del Atlético, en un duelo este año ante el Barcelona Getty Images

"Esperemos que sea el comienzo de una nueva era", dice Amanda Sampedro mientras la centrocampista del Atlético de Madrid y de la selección española analiza el panorama del fútbol femenino español en este verano de 2020. Y es un panorama marcado por prometedores signos de progreso, a pesar de los retos que plantea el COVID-19.

"Estamos haciendo las cosas muy bien", explica. "El año pasado el Barça llegó a la final de la Champions League por su gran actuación en este torneo. Y este año habrá seguro un equipo español en las semifinales, así que esperemos que uno de ellos pueda llegar a la final. En cuanto a la selección nacional, también está haciendo las cosas muy bien. Creo que estamos dando muy buenos pasos hacia adelante".

Para Sampedro, el encuentro entre su Atlético y el Barcelona en los cuartos de final de la UEFA Champions League es un recordatorio de uno de los mayores hitos de una nueva y brillante era. En marzo del año pasado, el encuentro de ambos equipos en el Estadio Metropolitano de Madrid atrajo a 60.739 espectadores, una cifra mundial récord para un partido femenino de clubes. Además, la sede donde se celebrará este próximo encuentro, San Mamés, recuerda otro partido importante: el partido de la Copa de la Reina del pasado enero, entre el Athletic Club y el Atlético, y al que asistieron 48.121 espectadores.

Estos dos partidos subrayan el esfuerzo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por aumentar la visibilidad del fútbol femenino, y para Sampedro representan "un paso crucial para que las niñas crezcan y sueñen con ser futbolistas". Y reflexionando sobre ese récord de público en particular añade: "Alcanzar ese objetivo delante de tanta gente, en nuestro propio estadio, delante de nuestros aficionados, con nuestras familiar y nuestro equipo, que también es nuestra familia, es algo indescriptible".

La internacional española, Vicky Losada
La internacional española, Vicky Losada©Getty Images

Una mayor audiencia

Vicky Losada, la capitana del Barcelona, también jugaba en el Metropolitano aquel día: "¡Fue histórico y conseguimos ganar el partido [0-2]!". Ella también ofrece su propia visión de la creciente popularidad del fútbol femenino en España. "Los clubes están invirtiendo a nivel profesional en sus secciones femeninas para que las condiciones sean mejores para las jugadoras", dice la centrocampista española. "La televisión y las comunicaciones también han ayudado mucho a mostrar nuestro fútbol a toda la sociedad. Y la respuesta ha sido buena, lo que demuestra que hay un interés".

Este esfuerzo por lograr una mayor visibilidad significó, por ejemplo, la presencia de la Reina Letizia en la final de la Copa de la Reina de 2019 en Granada, un partido que atrajo a una audiencia de 1,6 millones de telespectadores a Telecinco, uno de los principales canales de televisión en abierto de España, con 2,2 millones viendo la ceremonia de entrega de trofeos. La cobertura de la Copa Mundial Femenina de la FIFA del verano pasado supuso otro paso adelante, ya que 35 periodistas españoles asistieron al evento al otro lado de la frontera, en Francia, después de que sólo cuatro viajaran a Canadá en 2015. Cuatro meses más tarde, un récord de 10.444 espectadores acudieron a ver el primer partido de clasificación de España para la EURO Femenina de la UEFA 2022, contra Azerbaiyán en La Coruña.

El camino profesional

El Estadio Anoeta acogerá la gran final de la UEFA Women's Champions League 2019/20
El Estadio Anoeta acogerá la gran final de la UEFA Women's Champions League 2019/20Getty Images

La RFEF tiene como objetivo superar al baloncesto como el deporte más popular para las chicas de hasta 16 años. El movimiento en junio de garantizar el estatus de fútbol profesional a las dos máximas categorías del fútbol femenino, así como el acuerdo sobre un salario mínimo nacional para las jugadoras de la Primera División femenina, deberían servir de estímulo para que haya un camino claro en España para las futbolistas profesionales. Y su Primera División debería llamar aún más la atención a partir de la temporada 2020/21 con la incorporación del Real Madrid, que se ha hecho cargo del CD Tacón de la capital.

Para Sampedro, de 27 años, ya han cambiado muchas cosas desde que ella empezó. "Pueden parecer pequeños detalles o trivialidades, pero hemos pasado de entrenar de 8 a 11 de la noche y de tener que equilibrar eso con nuestro trabajo diario o con nuestros estudios, como era el caso de muchas jugadoras, a poder centrarnos únicamente en nuestro deporte, en nuestro sueño. Ya no tenemos que trabajar o estudiar al mismo tiempo porque nuestro fútbol es [juzgado como] 'no digno".

Losada también ha notado aspectos positivos y tiene esperanza para las jóvenes que se incorporan al fútbol en la actualidad. "Cuando era pequeña, había que empezar a jugar con chicos", dice. "Pocos clubes tenían equipos de chicas, pero ahora eso está cambiando mucho. El desarrollo de las chicas cuando empiezan hoy es bueno en términos de calidad y cantidad, con más equipos que ofrecen oportunidades. Y ahora ellas pueden soñar cuando ven a jugadoras como nosotras en la primera división, en la Champions League o simplemente siendo profesionales y dedicándose al fútbol".

Convertir potencial en progreso

Cabe destacar que España ha tenido desde hace tiempo talento en bruto, con un destacado historial a nivel juvenil. España sub-17 fue campeona del mundo en 2018 y ha llegado a ocho de las últimas 11 finales europeas de la categoría, ganando cuatro de ellas. También hubo títulos consecutivos en el Europeo femenino sub-19 de 2017 y 2018. "Lo que nos queda por hacer es ganar algo de verdad", señala Sampedro, desesperada por traducir el éxito juvenil de España en un título a nivel absoluto.

Sin embargo, también aquí hay un claro progreso. España alcanzó las eliminatorias del Mundial femenino por primera vez en 2019, perdiendo por 2-1 contra los Estados Unidos en los octavos de final. Después, ya en marzo, participó por primera vez en la She Believes Cup en Estados Unidos, derrotando a Japón e Inglaterra. La jugador del Barcelona, Alexia Putellas, marcó entonces en ambos partidos, perdiendo después de nuevo ante Estados Unidos por 1-0 con un tanto de Julie Ertz en el minuto 87.

En resumen, hay muchos motivos para el optimismo, y el hecho de que el foco de la Women’s Champions League se haya posado en las ciudades vascas de Bilbao y San Sebastián es otro. "Aunque este año no haya espectadores por culpa del COVID, creo que es especial que la Champions League se celebre en nuestro país, en una zona en la que el fútbol femenino es importante desde hace años, donde la gente responde y se interesa por nosotras", dice Losada. "Creo que es un gran paso para el crecimiento de nuestro fútbol".

"Siempre he dicho que en el norte de España el fútbol se vive y se respira de forma maravillosa", añade Sampedro. "Creo que son dos estadios perfectos y dos ciudades perfectas para albergar los cuartos de final de la Champions League y para ayudar al fútbol femenino a seguir creciendo y progresando en España".

Este artículo está adaptado y extraído del programa oficial de la final de la final de la UEFA Women’s Champions League 2020. Puede pedir su ejemplar por adelantado aquí.