Preservando la integridad del fútbol

La sostenibilidad y la integridad del fútbol fueron las principales preocupaciones de la UEFA en la 2012/13, según el informe del Presidente de la UEFA Michel Platini y el Comité Ejecutivo en el Congreso de la UEFA.

La sostenibilidad del fútbol y la salvaguarda de su integridad fueron las principales preocupaciones de la UEFA durante la temporada 2012/13, según destacó el Presidente de la UEFA Michel Platini y el Comité Ejecutivo de la UEFA en su informe presentado en el XXXVIII Congreso Ordinario de la UEFA en Astaná, Kazajstán, el jueves.

"Erradicar lacras como el racismo y todo tipo de discriminación, el amaño de partidos y todas las formas de fraude deportivo, y las excesivas pérdidas de algunos clubes y el riesgo de desequilibrio de competiciones no es una tarea fácil", dice el informe. "Una mejor educación, la prevención y el castigo son las principales herramientas para combatir esas amenazas, contras las cuales la familia del fútbol europeo deberá adoptar una postura unida".

Al final del período que se examina, dos nuevos miembros fueron elegidos para el Comité Ejecutivo en el Congreso de la UEFA en Londres, con lo que aportan aires frescos y nuevas ideas para discutir. "El Comité Ejecutivo ha tratado siempre de fomentar un espíritu de consulta", subraya el informe, "y el actuar genera el interés de numerosos componentes de la UEFA. Tiene la intención de continuar por el mismo camino con su nueva composición, y aunque se produzcan ideas que choquen, la armonía asegura el equilibrio y la estabilidad".

Todas las actividades clave de la UEFA están incluidas en el informe, incluyendo el Juego Limpio Financiero, el cual se aplicará en su totalidad a partir de la temporada 2014/15. "Uno de los 11 valores fundamentales adoptados por el Congreso de la UEFA en Copenhague en 2008, y tratado como una prioridad desde entonces, es el Juego Limpio Financiero, que está diseñado para salvaguardar el futuro a largo plazo de los clubes participantes en las competiciones de la UEFA con el fin de ayudarles a protegerse o escapar de la espiral de deudas en la que los clubes han caído a lo largo de los años, a pesar de que las ganancias aumentan continuamente".

El informe destaca el amplio apoyo dado a las medidas por parte de los clubes y de las autoridades políticas europeas. "El análisis actual confirma que los clubes son conscientes de la necesidad de sanear su actividad y de cumplir con el principio básico del juego limpio financiero, es decir, que no se debe gastar más de lo que gana”.

En cuanto al amaño de partidos, el informe afirma que "una vez más, el Comité Ejecutivo subrayó que las autoridades del fútbol no están equipadas para resolver el problema del amaño de partidos en solitario", destacando su llamamiento en enero de 2013 para que el fraude deportivo en todas sus formas sea reconocido como delito en las legislaciones nacionales. El informe también recuerda que el comité adoptó medidas más estrictas con la aprobación de las modificaciones del Reglamento Disciplinario de la UEFA, que eliminan los plazos de prescripción para los delitos de corrupción o de amaño de partidos y que permiten al Comité de Control y Disciplina de la UEFA actuar si las federaciones no se ocupan correctamente de los amaños o intentos de amaño o de la corrupción.

"La lucha contra el dopaje sigue siendo una prioridad para la UEFA", subraya el informe. Durante el período que se ha examinado, por ejemplo, el Comité Ejecutivo aprobó la introducción de los análisis de sangre como parte del programa regular de la normativa antidopaje de la UEFA de la temporada 2013/14. Los esfuerzos para hacer frente a la violencia también están en curso. "La UEFA no vaciló, cuando fue necesario, en plantear la cuestión a las autoridades políticas de los países particularmente afectados por este problema", destacó el informe.

El Comité Ejecutivo también ha expresado su preocupación por el aumento del número de casos disciplinarios derivados de los partidos de competiciones de la UEFA, así como el correspondiente aumento de los recursos contra las decisiones del Comité de Control y Disciplina, y esto se expresa en el informe al Congreso de Astaná. "Entre las temporadas 1994/95 y 2011/12, el número de casos disciplinarios se disparó de 304 a 1.060, y el número de sesiones del Comité de Apelación de la UEFA se ha cuadruplicado, pasando de 12 a 53 en el mismo periodo", afirma el documento.

La UEFA sigue oponiéndose a la propiedad de jugadores por parte de terceros. "El Comité Ejecutivo es de la opinión de que esto no sólo es poco ético, sino también una amenaza para la integridad de las competiciones", dice el informe. En lo que respecta al racismo, "el Comité Ejecutivo está decidido a desterrarlo, si no de la sociedad en su conjunto, por lo menos de los estadios de fútbol", enfatizando la política de tolerancia cero de la UEFA hacia el racismo. Una política que se refleja en las sanciones disciplinarias severas que se adoptarán contra los culpables de tal conducta.

En la 2012/13, también se tomó una decisión innovadora para organizar la UEFA EURO 2020 en 13 ciudades de toda Europa, y el Comité Ejecutivo explica la razón de ser del movimiento. "El proyecto, que dará a la competición un toque original en sus 60 años, hizo un llamamiento en particular a las federaciones nacionales que carecen de recursos para organizar un evento de tal envergadura por sí mismas, proporcionándoles una oportunidad única de formar parte de la organización del torneo de selecciones insignia del fútbol europeo", dice el informe.

"La idea se ajusta perfectamente con el deseo del Comité Ejecutivo de involucrar a la mayor cantidad de federaciones nacionales como sea posible en la organización de grandes eventos de la UEFA. También demuestra claramente que la UEFA está ansiosa por adaptarse a las difíciles circunstancias económicas de Europa, mediante la organización de una competición de alcance mundial que tiene en cuenta las prioridades de la sociedad".

Otros acontecimientos positivos recibidos en el informe incluyen el continuo espíritu de cooperación entre la UEFA y las federaciones nacionales, un elemento esencial del éxito del fútbol europeo durante seis décadas, y el alentador diálogo con la Unión Europea, con quien las relaciones "siguieron siendo positivas y se caracterizan por la comprensión mutua". Esto quedó demostrado en abril de 2013, cuando el presidente de la UEFA, Michel Platini, se reunió con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

"Los principales temas tratados fueron el juego limpio financiero, la lucha contra el amaño de partidos, los traspasos internacionales, la propiedad de los jugadores por parte de terceros y la UEFA EURO 2020. Las conversaciones demostraron que la UE y la UEFA comparten puntos de vista similares en todos estos temas", señala el informe. 

Arriba