Preservando los valores del fútbol, por Michel Platini

El Presidente de la UEFA repasa lo que ha sido un año 2011 cargado de momentos importantes y memorables para la salud de nuestro deporte.

El Presidente de la UEFA, Michel Platini
El Presidente de la UEFA, Michel Platini ©UEFA

Queridos amigos del fútbol,

El año 2011 que llega a su fin ha sido probablemente uno de los más llenos de contrastes y ricos en oportunidades de aprendizaje que he experimentado como Presidente de la UEFA.

Ha sido uno de esos años donde uno siente el peso y la magnitud de sus responsabilidades, pero que sirven también para proporcionar una mayor resistencia. Porque las causas justas, por muy difíciles que sean, son aún más evidentes.

Ser Presidente no significa tener una organización al servicio de uno, sino estar al servicio de una organización, de un deporte, del fútbol.

Siempre he percibido mi responsabilidad como necesaria para proteger el juego, y 2011 ha sido un año en el que el fútbol ha necesitado de una protección especial. Ha sido un año que ha subrayado la importancia de nuestra organización como uno de los garantes de los valores, la estabilidad y la equidad de este deporte.

Ha sido un año en el que algunas de nuestras federaciones nacionales han tenido que tomar decisiones valientes para preservar la justicia y la integridad de nuestro deporte. Un año en el que también hemos tenido que seguir siendo sólidos y defender nuestros valores, a veces solos, para garantizar el respeto de las reglas y la equidad de las competiciones, y para evitar convertirnos en rehenes de los intereses de unos pocos. Ha sido un año en el que, por desgracia, y a expensas de ciertas agonías, el fútbol ha enfatizado la necesidad de tener transparencia y un buen gobierno, aspectos que son tan importantes en relación con el respeto tan deseado por mí.

Sin embargo 2011 también será recordado como el año en el que se vivieron excepcionales momentos en el mundo del fútbol. Ha habido tantos que sería muy difícil hablar de todos, desde la competición más pequeña al torneo más grande. Sin embargo, si tuviera que escoger uno sería la final de la UEFA Champions League celebrada en Wembley. No sólo fue un partido legendario, también nos recordó porque estamos todos aquí, al servicio del fútbol y de los jugadores, sin los cuales nada sería posible ya que hacen que este sueño se haga realidad.

Estoy contento por poder estar durante tres años más al servicio de las 53 federaciones nacionales y poder seguir trabajando en esta gran y maravillosa tarea que es proteger el fútbol europeo, progresando conjuntamente.

Es por esta razón que la UEFA en su totalidad se une a mí para desearles un maravilloso 2012. El próximo año será esencial para el fútbol europeo. En la fase final de la EURO que se celebrará en Polonia y Ucrania se verán coronados todos los esfuerzos realizados, un torneo que promete ser único. Para el próximo año también tengo otro propósito, que entremos en una nueva era en el fútbol de clubes gracias al juego limpio financiero, que es apoyado y llevado a cabo por todo el mundo y que es un símbolo de nuestra unidad y capacidad por asumir nuestras responsabilidades cuando se trata de preservar el fútbol.

Gracias a jugadores, entrenadores, árbitros, federaciones miembro, clubes y aficionados, los verdaderos actores que hacen que la magia de nuestro deporte permanezca intacta.

Os deseo un Feliz Año Nuevo

Arriba