Las claves para una buena hospitalidad

William Gaillard, asesor del Presidente de la UEFA, confía en que el Seminario de Barcelona ayude a comprender las necesidades de los seguidores visitantes en partidos europeos.

Los aficionados de Manchester United y Barcelona se reunieron en Roma en la final de la pasada edición de la UEFA Champions League
Los aficionados de Manchester United y Barcelona se reunieron en Roma en la final de la pasada edición de la UEFA Champions League ©Getty Images

El seminario se trata de una iniciativa promovida por la UEFA que aspira a ver más progresos, en un futuro, en el modo en el que son organizados los partidos internacionales.

El órgano rector del fútbol europeo, ciudades europeas, clubes y aficionados se han comprometido a hacer lo máximo posible para que los partidos de fútbol se conviertan, especialmente para los aficionados visitantes, en una experiencia positiva y festiva.

El seminario, bajo el título “Fútbol, Ciudades Sede y RESPETO”, fue propuesto por la UEFA y por la ciudad de Barcelona y tiene como objetivo compartir experiencias relacionadas con la organización de encuentros internacionales y busca el modo de promover el respeto por el juego limpio y reducir el desorden público causado por este tipo de eventos. El pasado lunes, distintas ciudades del continente así como clubes de fútbol firmaron una declaración de buena voluntad para promover el respeto y el juego limpio en el momento de acoger partidos de ámbito internacional.

″Las competiciones de clubes empezaron a mediados de los años cincuenta pero hasta ahora nunca se habían reunido la UEFA, las federaciones nacionales, las ciudades, los clubes y los aficionados para discutir sobre lo que ocurre cuando dos equipos se enfrentan en un torneo europeo”, declaró William Gaillard, el asesor del Presidente de la UEFA.

La UEFA tuvo la oportunidad de presentar en el seminario el Festival de la Champions, toda una fiesta del fútbol que acogerá distintos eventos para los aficionados en las ciudades que acojan la final de la UEFA Champions League cada temporada.

“Cuando tienes una gran evento como la final de la UEFA Champions League o de la EURO, hay una ciudad que hace de anfitrión, que acoge a dos aficiones, y se convierte en un paisaje que da cabida a este gran evento. Lo que ocurre durante la fase de grupos o la fase de eliminatorias durante nuestras competiciones es muy distinto. Allí sólo hay un grupo de aficionados, un club y una ciudad que hace de anfitriona y otros clubes, junto a sus aficionados, que son los invitados. Y en esa situación puede haber cierto temor hacia este segundo grupo”, comentó Gaillard.

“Sin embargo, estas personas son seres normales que disfrutan exactamente de las mismas cosas, aunque quizás de un modo distinto ya que proceden de una cultura diferente. La cuestión es, ¿Cómo juntar a estos dos grupos? Después de todo, todos tenemos mucho en común, la misma pasión por el mismo deporte”, recalcó el asesor del Presidente de la UEFA.

Gaillard destacó que los partidos Europeos deben de ser vistos como una oportunidad emocionante, para una ciudad, de recibir visitantes y mostrar su lado positivo. Además, los preparativos para acoger a los aficionados en estos encuentros deben de ser lo más completos posibles. “Si este congreso tiene éxito, antes de cualquier partido en el que se vayan a desplazar muchos aficionados, se debería producir un diálogo entre los clubes involucrados, los representantes de los aficionados, las fuerzas de la policia y los alcaldes de ambas ciudades. Los debates se tendrían que centran en qué se debe de hacer para asegurarse de qeu todo el mundo disfrute de la visita y que haya una correcta bienvenida a los aficiones visitantes”, añadió Gaillard.

"Muchas veces, los mismos clubes se encuentran en nuestras competiciones. Podemos acumular conocimiento, para que dentro de diez años, cuando habrá clubes que se hayan enfrentado en tres o cuatro ocasiones, sus alcaldes se conocerán entre sí, al igual que sus respectivos responsables del orden público".

"Este es sólo el comienzo de un proceso. Espero que en los próximos años, el diálogo proporcione un mejor entorno en el que la gente encuentre como una ocurrencia normal dar la bienvenida o visitar la ciudad de otra persona y disfrutar de la experiencia y volver muy enriquecido", concluyó Gaillard.

Arriba