UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Brych, preparado para la gran cita

El árbitro alemán habla en esta entrevista de su preparación para la gran final de la UEFA Champions League de este sábado y de la influencia del arbitraje en su vida.

Felix Brych, árbitro de la final de la UEFA Champions League
Felix Brych, árbitro de la final de la UEFA Champions League ©Getty Images

La habilidad en la gestión personal que poseen los árbitros de élite pondrá a Felix Brych en una buena posición cuando arranque este sábado la gran final de la UEFA Champions League entre la Juventus y el Real Madrid en Cardiff.

El germano de 41 años está encantado de esperado por su segundo nombramiento en una gran final europea tras haber dirigido la gran cita de la UEFA Europa League 2014 entre el Sevilla y el Benfica en Turín.

"No sólo tienes que estar listo y bien preparado para arbitrar a este nivel. Gestionar a las personas es también uno de los aspectos más importante a la hora de arbitrar un partido", comentó Brych, doctor en derecho.

"Uno trabaja junto a 22 jugadores y a otras personas, todas ellas con diferentes caracteres, y uno debe ser capaz de "conectar" con estos distintos caracteres".

Brych estará acompañado en el Estadio Nacional de Gales por varios compatriotas, los asistentes Mark Borsch y Stefan Lupp, los árbitros asistentes adicionales Bastian Dankert y Marco Fritz, y el árbitro asistente reserva Rafael Foltyn. El equipo arbitral se completa con el cuarto árbitro Milorad Mažić, de Serbia.

Goles de la Juve en finales europeas
Goles de la Juve en finales europeas

"El trabajo en equipo es crucial para los árbitros y el hecho de que hayamos trabajado juntos durante muchos años es un enorme beneficio", explicó Brych. "Significa que sabemos cómo reacciona cada uno. No sólo nos ayudamos mutuamente para tomar las decisiones correctas, sino que también nos damos confianza y nos animamos".

Brych comenzó a arbitrar en la Bundesliga alemana en 2004 y comenzó en el fútbol internacional en 2007. Se convirtió en árbitro a los 18 años y ahora reconoce que siente incluso una mayor afinidad por el trabajo que antes.

"Fui jugador, pero sufrí una lesión grave y comencé a arbitrar", subrayó. "Pero yo ya había arbitrado partidos en el colegio, así que creo que ya tenía un sentimiento por el arbitraje desde una edad ya muy temprana".

"Nunca he tenido grandes modelos en el arbitraje, aunque siempre prestaba atención a cómo los mejores árbitros gestionaban los partidos cuando les veía por televisión cuando era más joven. Nunca he copiado, lo más importante es desarrollar mi propia personalidad".

Brych enfatizó también que el propio arbitraje fue crucial en su propio desarrollo personal. "Diría que el arbitraje ha tenido una enorme influencia en mi vida", comentó. "Me ayudó en el crecimiento como persona, porque uno aprende habilidades de gestión además de cómo cuidarse y mantenerse en forma.

Los goles de las 11 victorias del Real Madrid en finales de la UEFA Champions League
Los goles de las 11 victorias del Real Madrid en finales de la UEFA Champions League

Es consciente que el rol del árbitro es defender las Leyes del Juego y proteger a los jugadores en el terreno de juego. "Creo que todo el mundo involucrado en el fútbol tiene la responsabilidad de cuidar la imagen del fútbol", enfatizó Brych.

De joven, Brych veía partidos de UEFA Champions League y sentía el entusiasmo en los momentos previos hasta el pitido inicial. En Cardiff tendrá que estar totalmente concentrado desde que los equipos estén alineados.

"Cuando estemos todos juntos en el campo y suene el himno de la Champions League, estaré concentrado en el partido, igual que mi equipo. Queremos hacer un buen inicio del partido, ya que, igual que al jugador, te da confianza cuando todo va bien en los primeros minutos", aseguró el alemán.

"Es un honor haber sido elegido para el mejor partido de clubes en Europa, tengo muchas ganas de que llegue el día".