La integridad, fundamental para los árbitros

Se espera de los árbitros que se comporten como embajadores cuando representan a la UEFA. Tienen que rechazar cualquier intento de implicación en una posible manipulación de los partidos.

A los árbitros se les pide que muestren la máxima integridad a la hora de representar a la UEFA y al fútbol europeo, no sólo como árbitros de los partidos y modelos de actuación, sino también rechazando totalmente cualquier implicación en amaños de partidos o corrupción.

En una presentación del curso invernal de la UEFA en Limassol (Chipre), el miembro del Comité de Árbitros de la UEFA David Elleray hizo énfasis en el papel esencial de los árbitros como embajadores y diplomáticos. Tienen que unir el alto nivel de arbitraje con una conducta impecable fuera del campo.

"Ahora ustedes son representantes de la UEFA, del fútbol y del juego limpio. Queremos que se comporten de la mejor manera. Son ustedes personas con integridad que no toleran ni la corrupción ni la falta de honestidad. Queremos las mejores actuaciones no sólo dentro del campo, sino también fuera", afirmó David Elleray.

"No podemos aceptar, en ningún momento, una conducta que no sea profesional", añadió. Elleray enfatizó que los árbitros deben recordar que su comportamiento fuera de los terrenos de juego, especialmente cuando viajan desde o hacia un partido, tiene repercusión no sólo en su reputación, también en la reputación de la UEFA.

"Su conducta como embajadores y diplomáticos será fundamental para determinar su éxito. Deben ser profesionales y pensar en su imagen en todo momento", destacó Elleray.

"Estarán en contacto con mucha gente, no sólo durante los partidos de fútbol, también con el público general y con los medios. Su imagen, y cómo se comportan, puede tener un gran impacto sobre la impresión que la gente se llevará de ustedes. Las primeras impresiones en muchas ocasiones cuentan. Además, mostrar respeto y diplomacia en todo lo que hacen puede tener un gran efecto en cómo las personas responden hacia ustedes". 

La UEFA considera que la lucha contra el amaño de partidos es una prioridad. Graham Peaker, coordinador de inteligencia de la UEFA, también estuvo en Chipre para advertir a los árbitros que sigan alerta ante los posibles esfuerzos para convencerles para que manipulen el resultado de un partido.

"Todos los partidos de fútbol deberían disputarse dentro de un ambiente de respeto y juego limpio, y el ganador debe hacer méritos ante su rival. El resultado del partido debe ser incierto hasta que usted, el árbitro, señale el final del partido", dijo Peaker.

Peaker explicó el trabajo de la UEFA para combatir el amaño de partidos. El organismo europeo, entre otros, sigue los patrones de las apuestas en todos los partidos de la UEFA y en más de 30.000 encuentros de las ligas y copas nacionales. 

En cuanto a la investigación de amaño de partidos, los jugadores, oficiales de los partidos o entrenadores que se encuentren culpables se enfrentarán a una sanción en el ejercicio de cualquier actividad relacionada con el fútbol. Una unidad concreta de formación tiene por objetivo advertir a futbolistas y técnicos de que se mantengan al margen del amaño de partidos, haciéndolo con 5.000 nuevas personas cada año.

"Queremos protegerles", subrayó Peaker. "El amaño de partidos es una amenaza real para la integridad y la popularidad del fútbol. Los aficionados no asistirán más a los estadios si saben que los partidos están siendo manipulados. Los que realizan este amaño son personas que pertenecen el crimen organizado. La recompensa económica es su único interés. Son gente peligrosa".

También se pidió a los árbitros que siguiesen los principios de las llamadas 'tres R' en cualquier intento de amaño: reconocer lo que está ocurriendo, rechazar el ofrecimiento y reportar el asunto.

Arriba