Diez años contra el racismo

La UEFA y la FARE han trabajado juntos durante esta década para luchar contra esta lacra que continúa existiendo en el fútbol, dentro y fuera de los terrenos de juego.

El racismo, la intolerancia y la discriminación son tres fenómenos negativos que continúan existiendo en el fútbol, dentro y fuera de los terrenos de juego. Durante los últimos diez años, la UEFA ha trabajado mano a mano con la plataforma Fútbol Contra el Racismo en Europa (FARE) en una campaña incansable que influye sobre el deporte.

La UEFA sigue reforzando su posición contra el racismo y junto con la FARE y la organización de jugadores FIFPro ha apoyado activamente estas iniciativas que tratan de erradicar esta lacra del fútbol y de la sociedad.

La FARE engloba a grupos y organismos que trabajan contra la intolerancia y la discriminación por todo el continente. En la última década, desde la firma del acuerdo formal en 2001, la UEFA ha dado un considerable apoyo económico a la FARE, y los dos cooperan en la organización de eventos, en la edición de publicaciones y en el uso de grandes plataformas públicas y comerciales en los mejores partidos de Europa para mandar un mensaje de tolerancia cero con cualquier tipo de racismo y discriminación a favor de un mayor respeto por la diversidad.

Esta semana, las dos principales competiciones de clubes de Europa, la UEFA Champions League y la UEFA Europa League, también servirán para que la UEFA difunda el mensaje de concienciación de su propia campaña Unidos Contra el Racismo, y para destacar la política de tolerancia cero del máximo órgano de gobierno del fútbol europeo ante este tipo de comportamientos. Las actividades serán parte de la 12ª edición de las Semanas de Acción de la FARE, que se celebrarán hasta el día de 25 de octubre con una serie de eventos en los que tomarán parte aficionados, jugadores, clubes, federaciones y medios de comunicación.

En los 16 partidos de la UEFA Champions League de esta semana se emitirá a través de pantallas gigantes un anuncio de la campaña "No al Racismo" de 30 segundos de duración y antes de cada partido también se hará un anuncio por megafonía. Todos los equipos saldrán al campo acompañados de niños con camisetas de la campaña Unidos Contra el Racismo, y se pedirá a los capitanes que porten un brazalete con el mismo lema. Miles de personas en los estadios y millones a través de la televisión serán testigo de estas actividades.

Ha habido muchos triunfos en la lucha contra el racismo en el fútbol, pero la lucha tiene que continuar. El director ejecutivo de la FARE, Piara Powar, expresó su satisfacción con lo que ya se ha logrado, pero quiso subrayar que la batalla continúa. "Creo que esta ha sido una década muy productiva para nosotros trabajando con el máximo órgano de gobierno del fútbol europeo, por dos razones", dijo a UEFA.com.

"Uno, permitirnos difundir nuestro mensaje de forma más eficiente, dirigirlo mejor, y trabajar con la familia del fútbol europeo en un frente único para decir 'este es un tema a tratar y hay que tomar ciertas medidas'. Y segundo, porque desafortunadamente aún existe un problema de racismo y otras formas de discriminación en el fútbol. Así que viéndolo desde un punto de vista muy práctico, es un problema que necesita ser atajado. Creo que hemos hecho grandes progresos a la hora de difundir mensajes fuertes, mezclándolos con soluciones positivas y demostrando que estamos unidos por una única causa".

Esta unidad será exhibida al más alto nivel del fútbol de clubes esta semana como parte de la Semanas de Acción, que ya se ha demostrado que puede servir como catalizadora para hacer que la gente tome conciencia del problema que supone el racismo y que éste no tiene lugar en el fútbol ni en cualquier otro lugar. Los clubes de todo el continente desafiarán una vez más a la discriminación y darán respaldo a las iniciativas para afrontar estos problemas.

"Creo que para la FARE, la Semana de Acción es un buen ejemplo de la forma en la que queremos trabajar, que es desde la base. Tenemos grupos en las comunidades, aficionados y clubes pequeños tomando parte, desde el fútbol base hasta los niveles superiores. Y arriba del todo tenemos el mensaje de la UEFA, que usa sus competiciones (especialmente la Champions League) y sus audiencias en televisión para enviar un mensaje muy potente. Creo que es un gran ejemplo de colaboración".

Arriba