'Fútbol Unido por la Paz'

Los niños de nueve países se unieron a las estrellas de Barça, Sevilla y equipo arbitral en el partido de la Supercopa de la UEFA para transmitir un poderoso mensaje de esperanza.

Children from nine countries joined players and match officials in forming a human chain before the UEFA Super Cup match in Tbilisi between FC Barcelona and Sevilla FC, to convey a message of unity. See the ceremony in the video.

Los niños de nueve países se unieron a las estrellas del FC Barcelona, el Sevilla FC y el equipo arbitral en el partido de la Supercopa de la UEFA de este martes para transmitir un poderoso mensaje de esperanza: 'Fútbol Unido por la Paz'.

Este único y momento histórico en el Boris Paichadze Dinamo Arena en Tiflis (Georgia), antes de la gran cita entre los dos conjuntos españoles que ganaron la última UEFA Champions League y la UEFA Europa League, contó con una cadena humana realizada por los jugadores de ambos equipos, los árbitros, unos 1.000 niños y acompañantes adultos de Georgia y de países vecinos como Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Kazajstán, Moldavia, Rusia, Turquía y Ucrania.

La idea de crear una cadena humana ha sido una iniciativa conjunta entre la Federación de Fútbol de Georgia (GFF) y la Fundación para la Infancia de la UEFA.

La GFF ha aprovechado el momento con el total apoyo de la Fundación y de las otras ochos federaciones. En el centro de atención estuvieron los niños de las zonas de conflictos en Europa, transmitiendo la idea de paz y unidad, y mostrando hasta qué punto el fútbol, incluyendo jugadores y árbitros, pueden actuar como fuerza unificadora.

Las nueve federaciones nacionales participantes se acercaron a instituciones reconocidas para apoyar a los niños vulnerables. Los criterios fueron que los niños tenían que tener una edad comprendida entre los 10 y 12 años y ser ganadores de torneos locales de fútbol base, niños de orfanatos, refugiados en territorios de Georgia, o niños de familiar militares que han perdido algún miembro de su familia en una operación militar.

La ceremonia inaugural se inició con bailes regionales georgianos para celebrar las características de los dos equipos antes de que los jugadores entraran en el campo para escuchar el himno de la Supercopa de la UEFA. A continuación se realizó la 'cadena humana' y un grupo de niños georgianos entre 10 y 13 años cantaron la canción de John Lennon 'Imagine'.

En la actuación del grupo de danza georgiano Erisoni, que celebra su 130 aniversario este año, participaron unas 200 personal (bailarines profesionales, adolescentes y niños con tambores). Los adolescentes portaron pancartas gigantes que representaron los trofeos de la UEFA Europa League y la UEFA Champions League y el logo de la Supercopa de la UEFA, con letras en 3D deletreando el nombre de los equipos y el lema 'Fútbol Unido por la Paz'.

El Presidente de la UEFA Michel Platini llenó de elogios esta iniciativa. "El fútbol nos da la magnífica oportunidad de unirnos como sociedad y de poder a los niños. La infancia es el momento cuando exhibimos nuestro extraordinario potencial, y esperamos que la presencia de estos niños en esta gran ocasión en Tiflis pueda ser fuente de inspiración en su futuro", comentó.

"Queremos dar las gracias a la Federación de Fútbol de Georgia y a su presidente Zviad Sichinava por el trabajo emprendido con la Fundación para la Infancia de la UEFA con el fin de marcar la diferencia con este proyecto con los niños vulnerables”, añadió Platini.

La Fundación para la Infancia de la UEFA, lanzada en abril de este año, se creó por iniciativa de Michel Platini y tiene como objetivo ayudar a los niños y proteger sus derechos, utilizando el deporte para apoyar proyectos humanitarios vinculados a los derechos de los niños en una variedad de áreas.

"Todo el mundo recibirá un mensaje de paz y unidad por parte de los niños, un mensaje que es importante para la sociedad. La inclusión de este mensaje en la ceremonia previa al partido muestra la importancia de estos valores fundamentales para la UEFA, los valores que llevaron a la inauguración de la Fundación para la Infancia de la UEFA", explicó el presidente de la Federación de Fútbol de Georgia, Zviad Sichinava.

"Me gustaría agradecer a todas las federaciones participantes su apoyo en el trabajo conjunto para utilizar la inmensa popularidad del fútbol como una plataforma para promover estos valores vitales con una audiencia global".

Oleksandr Kodenko, de Ucrania, comentó: "Los niños tienen recuerdos inolvidables. Están como sorprendidos en el buen sentido, tienen los ojos abiertos. Nuestro grupo es el ganador de un torneo de fútbol y logró este viaje como premio".

Alexandra Danilenko, de Moldavia, añadió: "Es importante que los chicos de distintos países charlen entre ellos. Hemos hecho buenos amigos con chicos de Azerbaiyán".

Y finalizó Georgi Silagava, de la anfitriona Georgia: "Esto es algo muy grande para nosotros porque Georgia raramente acoge a estrellas de esta magnitud. Uno nunca pensaría que Georgia podría ver a un jugador como Messi. Es una gran motivación para los chicos. Están muy felices por haber formado parte de esto. Algunos padres nos dijeron que no podrían dormir de lo emocionados que estaban".

Arriba