Unos acompañantes muy especiales para los capitanes

Dos niños refugiados discapacitados formaron parte de un gran momento cuando acompañaron al terreno de juego a los capitanes del Real Madrid y Sevilla en la Supercopa de la UEFA en Trondheim.

La ceremonia que tuvo lugar antes del partido de la Supercopa de la UEFA en Trondheim dio una oportunidad a dos niños refugiados discapacitados de compartir un momento especial con los equipos del Real Madrid y Sevilla antes del partido.

Los dos capitanes de ambos equipos, Sergio Ramos del Madrid e Iborra del Sevilla, fueron acompañados al terreno de juego del Lerkendal Stadion por Sayed Ali, un niño de Afganistán de 11 años, y por Ismail Jamal, que viene de Siria y tiene 10 años. Ambos, que viven en Noruega con sus familias, han sido los primeros niños en silla de ruedas que acompañan a los futbolistas al terreno de juego. Hay que hacer énfasis en la importancia de esta inclusión social, así como los valores esenciales de respeto que promueve el fútbol.

La ceremonia del martes reunió a la Fundación para la Infancia de la UEFA, que defiende a los niños y sus derechos, con Handicap Internacional, un organismo que apoya a las personas con dispacidades y a otras poblacionaes vulnerables que viven en áreas de conflicto y en zonas desastrosas, así como bajo condiciones de exclusión y probreza. Handicap Internacional fueron los receptores del Premio Nobel de la Paz en 1997.

La Supercopa en Trondheim sirvió para marcar el lanzamiento por Handicap Internacional de una campaña mundial, Stop Bombing Civilians (Stop Bombardeo a Civiles), con el fin de movilizar a la opinión pública contra el uso de armas explosivas en zonas pobladas.

Se mostró un vídeo promocional en las pantallas del estadio a la media hora con los grandes momentos de la campaña, y también fue lanzada a través de los medios de comunicación social.

Arriba