Primer trofeo para el Rostov

"Finalmente ha sucedido", dijo el defensa Vitali Dyakov después de que su equipo ganara la final de la Copa de Rusia por 6-5 al Krasnodar en la tanda de los penaltis.

Hrvoje Milić, que marcó el primer penalti del Rostov, celebra el éxito contra el Krasnodar
Hrvoje Milić, que marcó el primer penalti del Rostov, celebra el éxito contra el Krasnodar ©Getty Images

El FC Rostov está celebrando su primer gran trofeo, tras ganar en la tanda de los penaltis al FC Krasnodar después de 120 minutos sin goles en la final de la Copa de Rusia disputada en el Anji-Arena en Kaspiysk.

Después de que los diez primeros penaltis se marcaran, ambos conjuntos fallaron en su sexto penalti antes de que el portero croata del Rostov Stipe Pletikosa detuviera el lanzamiento decisivo al capitán del Krasnodar, Yuriy Gazinskiy. El defensa de Costa de Marfil, Igor Lolo, se encargó de transformar el penalti decisivo y con ello su equipo disputará la fase de grupos de la UEFA Europa League la próxima temporada.

"Es difícil expresar lo que estamos sintiendo ahora", dijo el defensa Vitali Dyakov. "¡Emociones fantásticas! Hemos estado luchando por una victoria como esta durante muchos años, y finalmente ha ocurrido. Con suerte, no es el trofeo final. Por supuesto, estaba nervioso cuando iba a lanzar el penalti, pero honestamente estaba más nervioso por los demás que por mí mismo. Gracias a Dios, he marcado y hemos ganado", dijo el defensa Vitali Dyakov.

"El hombre del partido ha sido nuestro portero Stipe Pletikosa", dijo el delantero del Rostov Artem Dzyuba. "Nuestro entrenador Miodrag Božović es el mejor. Hay creído hasta el final en nosotros", prosiguió. Por su parte, el entrenador montenegrino añadió: "Este es el primer trofeo del club y mi primero como entrenador. Dedicamos el triunfo a todas las personas que nos han apoyado".

El centrocampista del Rostov, Guélor Kanga, se encontró con el poste en el minuto 35 de partido, mientras que Wánderson también vio como su remate se estrelló con la madera en el ecuador de la segunda parte. Miodrag Božović, técnico del Rostov, observó como su equipo no pudo superar antes de la prórroga a un Krasnodar que se quedó con diez hombres tras la expulsión de Mauricio Pereyra a 19 minutos del final, aunque el Rostov también acabó con diez jugadores cuando Bastos fue expulsado en la prórroga.

Sin embargo, en la tanda de los penaltis, la suerte estuvo del lado del Rostov, que perdió por 1-0 la final de la Copa de Rusia en 2003 frente al FC Spartak Moskva.

Arriba