Finocchio sorprende al Maribor

El jugador cedido por el Parma entró al campo en el segundo tiempo para marcar dos goles que dieron al Gorica el tercer título de su historia en la Copa de Eslovenia.

El Gorica levantó su primera Copa de Eslovenia desde 2002
El Gorica levantó su primera Copa de Eslovenia desde 2002 ©NZS

Cuatro días después de perder ante el NK Maribor en la penúltima jornada de liga, el ND Gorica desafió las estadísticas para derrotar al campeón por 2-0 y levantar la Copa de Eslovenia.

Ganador del 'doblete' en las ediciones 2011/12 y 2012/13, el Maribor estaba muy cerca de repetir hito después de proclamarse campeón de la liga eslovena a falta de dos partidos y de alcanzar su quinta final copera consecutiva. Sin embargo, fue golpeado por dos goles en los últimos once minutos del suplente Francesco Finocchio para que el Gorica levantase la tercera copa de su historia, la primera en doce años.

Finocchio, de 22 años, fue el héroe en el Bonfika Stadium. Cambió el rumbo del partido poco después de su entrada al campo a falta de 15 minutos para el final. El jugador cedido por el Parma FC aprovechó un centro de Massimo Coda para abrir el marcador con un remate entre las piernas de Jasmin Handanovič en el 79'. Poco después, y tras un nuevo gran trabajo de Coda, dobló la ventaja con un gran control.

"Los chicos han estado geniales. Lo han dado todo y han demostrado tener un gran corazón, jugando bien para ser campeones. Necesitábamos hacer un partido completo si queríamos ganar, y quiero dar las gracias a los jugadores, que lo han dado todo. Y después de todas las dificultades que hemos tenido que pasar, especialmente a principio de temporada. Estoy muy feliz por los jugadores", dijo el técnico del Gorica, Luigi Apolloni.

"Hemos dominado buena parte del choque, pero no aprovechamos las oportunidades. El Gorica ha castigado nuestros errores, tengo que felicitarle. Sin embargo, hemos hecho una gran temporada a pesar de esto y pasará a formar parte de la historia del club", dijo el entrenador del Maribor, Ante Šimundža. 

Arriba