El regreso del fútbol: UEFA está preparando una vuelta segura de sus competiciones de élite.
Más información >

 

Cómo perder un título con una mala racha

El Liverpool parece estar avanzando a pasos agigantados hacia la gloria del título en Inglaterra, pero pueden llegar rachas no deseadas. UEFA.com repasa las más sonadas.

El capitán del Ajax Davy Klaassen después de perder el título de liga ante el De Graafschap el domingo
El capitán del Ajax Davy Klaassen después de perder el título de liga ante el De Graafschap el domingo ©AFP

UEFA.com repasa las historias de varios equipos que acabaron dejando escapar el campeonato cuando parecían tenerlo en su mano.

Ajax (Holanda 2015/16)
Empatado a puntos con el PSV pero con la ventaja de la diferencia de goles, el Ajax afrontó la última jornada como líder ante el penúltimo, el De Graafschap, por lo que con una victoria se aseguraba el quinto título bajo el mando de Frank de Boer. Sin embargo, a pesar de ir ganando 0-1 con un gol de Amin Youne en el minuto 16, el conjunto de Ámsterdam terminó empatando 1-1 ante un conjunto que iba 17º, por lo que perdió el título en detrimento de uno de sus máximos rivales en Holanda, el PSV, que ganó por 1-3 al Zwolle. "Esto es un mal momento, un terrible sueño. No hemos logrado llevar el título a casa", dijo el entrenador De Boer.

CSKA Sofía (Bulgaria, 2014/15)
En lo alto de la tabla en Navidad, la baja de Sergiu Buș, autor de diez goles que marchó al Sheffield Wednesday inglés en el mercado invernal, provocó una catastrófica racha de diez partidos de liga seguidos sin marcar. Aquello supuso una caída hasta el quinto puesto de la clasificación final. "No se puede ganar si no se marca", dijo Luboslav Penev, el tercer entrenador del equipo aquella primavera, tras la marcha de Stoycho Mladenov y Galin Ivanov. La situación empeoró cuando el club descendió a la tercera categoría al final de la temporada por problemas económicos.

Louis Van Gaal entrenando al Ajax
Louis Van Gaal entrenando al Ajax©Getty Images

AZ Alkmaar (Holanda, 2006/07)
El AZ había desperdiciado una diferencia de siete puntos para llegar a la última jornada de la Eredivisie 2006/07 igualado a puntos con el PSV Eindhoven y el Ajax, aunque los de Alkmaar sabían que ganando al SBV Excelsior (16º) conquistaban el título. Sin embargo, la tempranera expulsión del portero Boy Waterman provocó la derrota por 3-2 y que el PSV alzase el título. Aunque el campeón recibió una réplica del trofeo, ya que el auténtico estaba en Róterdam ante la posibilidad del triunfo del AZ. "Hubo silencio durante mucho, mucho tiempo en nuestro vestuario", aseguró Simon Cziommer, jugador del AZ.

Carlos Queiroz con Raúl González entrenando al Real Madrid
Carlos Queiroz con Raúl González entrenando al Real Madrid©Getty Images

Real Madrid (España, 2003/04)
"No nos podemos permitir otro año como este", comentó el presidente del Real Madrid Florentino Pérez después de destituir a Carlos Queiroz en una campaña 2003/04 que no acabó tal y como estaba previsto. "Nuestra ética de trabajo, esfuerzo y sueños tienen que ser más grandes que nuestras decepciones". Queiroz había sustituido a Vicente del Bosque y su equipo caminaba con ocho puntos de ventaja tras 26 jornadas. Pero una derrota en la final de la Copa del Rey provocó el colapso. El Madrid cayó en la final de la Copa del Rey y perdió siete de los últimos diez partidos de Liga (incluyendo los últimos cinco) para terminar en la cuarta plaza a siete puntos del campeón, el Valencia CF.

Throttúr (Islandia 2003)
La temporada de 18 encuentros en Islandia puede contar con giros dramáticos, y podría decirse que ningún equipo islandés, o de Europa, ha experimentado un cambio tan grande como el Throttúr en 2003. A mitad de campaña, el equipo de Reykjavik había ganado seis de sus nueve partidos y lideraba la tabla. Su caída fue tan dramática que en los últimos nueve partidos únicamente logró una victoria y un empate para caer a la novena plaza y terminar descendiendo.

Inter de Milán (Italia, 2001/02)
El Inter de Héctor Cúper tenía una ventaja de seis puntos a falta de cinco partidos por jugar en la temporada 2001/02. Sin embargo, todo se desmoronó en la recta final. El equipo de Milán necesitaba la victoria ante la SS Lazio en la última jornada para poder hacerse con la corona, pero perdió por 4-2, y el triunfo de la Juventus por 2-0 ante el Udinese permitió al equipo de Turín conquistar el Scudetto. Las imágenes de las lágrimas de Ronaldo con el Inter definieron muy bien la ocasión. "En cuestión de momentos nuestros sueños se desvanecieron. Es difícil de creer, pero ha superado a la realidad", dijo el brasileño.

Dermot Keely. del Shelbourne
Dermot Keely. del Shelbourne©Sportsfile

Shelbourne (República de Irlanda, 2000/01)
"Podemos olvidarnos de ganar la liga ahora", afirmó el técnico Roddy Collins cuando su Bohemians staba a ocho puntos del Shelbourne a falta de ocho jornadas en la 2000/01. Sin embargo, con la suspensión del gobierno irlandés de todas las actividades deportivas durante cuatro semanas a raíz de un brote de fiebre aftosa en la especie bovina del país, el Shelbourne sólo ganó tres de sus partidos restantes y el Bohemians conquistó el título gracias a sus siete victorias. "La clasificación nunca miente", afirmó un disgustado Dermot Keely, técnico del Shelbourne.

Legia de Varsovia (Polonia, 1996/97)
"Para nosotros fue como la muerte de un familiar. Horrible, una tragedia", dijo el delantero Marcin Mięciel del decisivo partido por el título del Legia esa temporada. El equipo de Varsovia necesitaba la victoria ante el líder de la Ekstraklasa, el Widzew Łódź, para conquistar el campeonato en la última jornada. El Legia iba ganando 2-0 en Varsovia cuando una lesión del árbitro obligó a interrumpir el partido durante 85 minutos. Cuando el encuentro se reanudó, el Widzew marcó dos goles, y al Legia se le anuló un gol por fuera de juego antes de que el Widzew hiciera el 2-3 definitivo. "Todavía tengo el vídeo del partido, pero nunca he sido capaz de verlo", destacó Mięciel.

Kevin Keegan, técnico del Newcastle
Kevin Keegan, técnico del Newcastle©Getty Images

Newcastle United (Inglaterra, 1995/96)
La sugerencia de Sir Alex Ferguson de que los otros equipos de la Premier League se esforzaban más ante su Manchester United que ante el líder Newcastle hizo que rápidamente Kevin Keagan se encargara de desmentirlo. "Me encantaría si al final les ganamos, me encantaría", dijo el entrenador en una célebre entrevista post-partido. Sin embargo, las esperanzas del Newcastle de lograr su primer campeonato inglés desde 1927 ya se estaban esfumando. El equipo contaba con una ventaja de 12 puntos sobre el United en enero, pero acabó segundo a cuatro puntos del equipo de Ferguson.

Aficionados del Hearts en 1986
Aficionados del Hearts en 1986©Getty Images

Heart of Midlothian (Escocia, 1985/86)
Invicto en 27 partidos, el club de Edimburgo llegó a la última jornada sabiendo que un punto ante el Dundee le daría su primer título desde 1960. El segundo clasificado, el Celtic, necesitaba un triunfo por cuatro goles de diferencia para tener alguna opción de conquistar el campeonato. Y lo que parecía imposible ocurrió. El Celtic venció por 0-5 al Saint Mirren y Albert Kidd salió desde el banquillo para anotar dos dianas y dar al Dundee un triunfo por 2-0. En vista de sus pocas posibilidades, el Celtic sólo había llevado a Paisley una botella de champán. Además, poco después el Hearts perdió ante el Aberdeen en la final de copa, completando uno de los colapsos más sonados que se recuerdan en Escocia.

AEK de Atenas (Grecia, 1959/60)
El AEK seguramente perdió la concentración en la víspera de la última jornada de la temporada inaugural de la liga griega en 1959/60. Con dos puntos por encima del segundo clasificado, el Panathinaikos, en los días en los que se conseguían dos puntos por victoria, el equipo pasó el día antes de su decisivo partido ante el Panionios GSS jugando a juegos y haciendo una guerra de agua en el hotel. Una derrota por 3-2 unida a la victoria del Panathinaikos por 4-1 ante el Olympiacos significó que el ganador se decidiría en un play-off. El AEK tomó la delantera, pero después de quedarse con diez hombres en el terreno de juego, el Panathinaikos remontó para ganar por 2-1.

Stade de Reims (Francia, 1955/56)
El Reims, que había ganado los tres últimos campeonatos de forma consecutiva y era apodado 'Le Grand Reims' (E
l Gran Reims), estaba en el camino para hacerse con su cuarto título francés de forma sucesiva en la campaña 1955/56, y llegó al ecuador del campeonato empatado a puntos con el Niza. Sin embargo, mientras el equipo de la Riviera mantenía su perseverancia, el Reims se desfondó, perdiendo diez de sus 17 partidos restantes para acabar décimo en la tabla. ¿La razón? Los directivos del club se centraron en la edición inaugural de la Copa de Europa de clubes, en la que el Reims perdió 4-3 ante el Real Madrid en la final.

Arriba