Consecuencias de la Ley Bosman

El secretario general de la UEFA, Lars-Christer Olsson, ha expresado su opinión 10 años después de su entrada en vigor.

Diez años se han cumplido ya desde que la sentencia del Caso Bosman revolucionase el fútbol europeo. El secretario general de la UEFA, Lars-Christer Olsson, subrayaba hoy en Bruselas la manera en la que el máximo organismo del fútbol europeo se ha adaptado a los cambios impuestos por la Corte de Justicia Europea aquel 15 de diciembre de 1995.

Informe para la UE
Olsson convocó una rueda de prensa en Bruselas tras la reunión de la pasada semana en Leipzig donde Joseph S. Blatter, presidente de la FIFA, propuso que la UEFA se hiciese cargo de todos los asuntos concernientes a la Unión Europea y al fútbol del Viejo Continente. Uno de los puntos del acuerdo es, junto con el secretario general de la FIFA, Urs Linsi, crear un informe sobre el fútbol europeo para remitírselo a la UE el próximo mes de junio.

Gran impacto
Aprobada en un momento de gran expansión comercial, las implicaciones del Caso Bosman tuvieron una gran repercusión. Los jugadores negociaban nuevos contratos directamente con sus clubes y los equipos comenzaron a importar jóvenes talentos de otros países. “La esencia del deporte tuvo que adaptarse a los negocios, nadie puede negar el gran impacto que ha causado el Caso Bosman en el fútbol europeo”, dijo Olsson.

Los detalles del caso
El jugador belga Jean-Marc Bosman fue a juicio debido a que su club, el RFC Liège, se negó a dejarle ir al USL Dunkerque francés sin pagar por él. El resultado fue que el traspaso de jugadores que acababan contrato entre clubes de la UE fue abolido. También terminó con la regla ‘3+2’ de la UEFA, que sólo permitía jugar a tres jugadores extranjeros en cada equipo más dos ‘asimilados’ en competiciones europeas. Ahora los equipos pueden contar con los jugadores de cualquier país de la UE deseen.

Vital importancia
Olsson declaraba: “Más importante que la normativa sobre los traspasos fue la abolición de la norma ‘3+2’. Esto significa que la formación de jóvenes jugadores pierde peso, ya que los grandes equipos que optaban a derechos de televisión comenzaron a saquear a clubes pequeños que cuidaban mucho sus canteras. Además de reforzar a sus equipos, se ha empezado a fichar jugadores para debilitar a los rivales”.

Valores perdidos
"Los tradicionales valores del deporte se perdieron, y, como consecuencia, un pequeño grupo de clubes sin verdaderos objetivos sociales o educacionales, pero con un gran éxito comercial, tomaron las riendas del fútbol de clubes. Nos gustaría cambiar esto".

“Inclusión social”
"Pensamos que hay que desarrollar los talentos locales y tener una cierta responsabilidad hacia la sociedad en la que uno trabaja. Tenemos que luchar contra el racismo y la discriminación y trabajar a favor de la inclusión social. Lo que no hacen los clubes de élite lo realiza el fútbol base".

Valores comunes
Como ejemplo de las iniciativas llevadas a cabo por la UEFA para conseguir este objetivo, el señor Olsson subrayó el sistema de licencias de clubes UEFA y el proyecto de entrenamiento de los jugadores locales. "Encontramos valores comunes en estos proyectos: la solidaridad, la igualdad o el fomento del entrenamiento y de la educación de los jóvenes jugadores", concluyó.

Arriba