Aguantó el APOEL en Praga