Primera final para el Chelsea

Chelsea FC - Liverpool FC 3-2 t.p. (Global: 4-3)
El conjunto londinense se enfrentará al Manchester United en Moscú tras ganar en la prórroga.

Didier Drogba hizo dos goles con el Chelsea
Didier Drogba hizo dos goles con el Chelsea ©Getty Images

El Chelsea FC ha ganado por 3-2 al Liverpool en el partido de vuelta de las semifinales de la UEFA Champions League y supera la eliminatoria por un global de 4-3. Bajo una gran ambiente en Stamford Bridge, los londinenses fueron superiores a los reds en los momentos clave. De esta forma, el Chelsea disputará su primera final de la competición contra su rival en la Premier League, el Manchester United FC, el próximo 21 de mayo en Moscú.

Once español
Tanto Avram Grant como Rafa Benítez, entrenadores del Chelsea y del Liverpool, respectivamente, pusieron sobre el verde tapete a sus mejores hombres. En los blues, destacó la presencia de Salomon Kalou en el once titular, mientras que en los reds jugaron todos sus jugadores españoles. Fernando Torres, Xabi Alonso, Álvaro Arbeloa y Pepe Reina salieron de inicio junto con el noruego John Arne Riise, que la semana pasada en Anfield marcó en su propia portería dando el empate definitivo a 1-1 en el choque de ida al Chelsea.

Comienzo intenso
El inicio del partido fue el típico entre dos conjuntos ingleses, es decir, mucha intensidad y masivas llegadas a ambas áreas. Didier Drogba fue el primero en poner a prueba a Pepe Reina en el minuto seis, con un tiro desde fuera del área que obligó al portero español a enviar el cuero a córner. Diez minutos después, respondió el Liverpool por mediación de Torres, que dentro del área y en un mano a mano, se encontró con un providencial Petr Čech cuando se mascaba en las gradas el 0-1.

Ocasiones locales
Poco antes de cumplirse el ecuador de la primera parte y bajo una intensa lluvia en Londres, el Chelsea gozó de otra buena ocasión en las botas de Drogba, cuyo disparó pasó rozando el palo largo de la portería de Reina. Seguidamente, Michael Essien y Michael Ballack probaron fortuna con sendos tiros desde larga distancia que fueron desbaratados por Reina. A pesar de no controlar la situación, el Liverpool no pasaba muchos apuros, pero es que los reds eran los que necesitaban hacer un gol para alcanzar la final y tras lo visto en la primera media hora de juego, parecía poco probable que lo pudieran hacer.

Muy cuesta arriba
Por ello, visto y analizado el guión del choque, no fue de extrañar que el Chelsea hiciera el 1-0 en el minuto 33. Una buena jugada personal de Kalou acabó con un remate de éste que Reina repelió, cayéndole el rechace a Drogba que dentro del área se sacó un potente disparo para batir por su palo corto al portero del Liverpool. Con este marcador, la eliminatoria se ponía muy cuesta arriba para los visitantes, que ahora necesitaban un gol para forzar la prórroga. Pero la poca participación de Steven Gerrard y de Torres, no era algo alentador para que los hombres de Rafa Benítez lograran al menos el empate antes del descanso.

Kuyt, desafortunado
El subcampeón de Europa, el Liverpool, inició la segunda parte con la clara intención de marcar. No le quedaba otra. Y estuvo cerca de conseguirlo, cuando en el minuto 49, Dirk Kuyt, que fue el autor del gol de los reds en la ida, gozó de la mejor oportunidad del Liverpool cuando remató dentro del área pequeña pero se encontró con el pie salvador de Čech. Sin embargo, esta acción fue un espejismo, porque llegados a la hora de partido el Chelsea había conseguido hacer frente al empuje inicial del Liverpool.

Golazo
Pero una gran jugada de Yossi Benayoun en el minuto 64, que se marchó de cuantos rivales salieron a su paso, finalizó con un pase magistral a Torres que estaba dentro del área. Y ahí, en el mano a mano con Čech, el internacional español no perdonó situando en el luminoso de Stamford Bridge el empate a 1-1 que llevaba el choque a la prórroga. Este gol, dio alas al Liverpool y pareció dejar tocado al Chelsea durante algunos minutos. No obstante, los últimos instantes del encuentro fueron de precaución por parte de ambos conjuntos llegándose a la prórroga.

Sentencia
La primera parte del tiempo extra fue muy movida. Al poco de iniciarse, el colegiado de la contienda anuló un tanto de Essien, pero seguidamente el Chelsea se puso por delante en el marcador cuando Sami Hyypiä cometió penalti sobre Ballack. Frank Lampard se encargó de transformar la pena máxima engañando a Reina y dedicando el gol a su madre, recientemente fallecida. Y cuando estaban terminándose los primeros 15 minutos llegó la sentencia. Una buena jugada de Nicolas Anelka terminó con un pase a Drogba que fusiló dentro del área a Reina. La segunda mitad de la prórroga fue de puro control del Chelsea ante un impotente Liverpool, que aún así metió el miedo a los aficionados locales con un gol de Ryan Babel en los últimos instantes del choque.