2003/04 AS Monaco FC - RC Deportivo La Coruña 8-3: Crónica

"El cuarto gol fue parte de un bizcocho. Feliz cumpleaños Dado", comentó Dado Pršo.

Si alguien hubiera preguntado al delantero del AS Monaco FC Dado Pršo lo que deseaba para su cumpleaños número 29, podría haber pensado que estaba siendo codicioso si hubiera respondido que quería marcar cuatro goles en un partido de la UEFA Champions League.

Sin embargo, contra el RC Deportivo La Coruña hizo precisamente eso en una noche que el periódico deportivo francés L'Equipe definiría como "une soirée de folie" (una noche de locura). Al final de la misma se habían registrado nuevos récords de la competición por la mayor cantidad de goles marcados por un equipo y por el mayor marcador global.

No había demasiados indicios de lo que estaba por llegar cuando los 15.882 espectadores tomaron asiento en el Stade Louis II. Dos semanas antes sólo el postrero tanto de Diego Tristán había separado a ambos equipos después de un tenso encuentro en España, lo que otorgaba al Depor un punto de ventaja sobre su oponente en lo más alto del Grupo C. Sin emabrgo, el tanto inaugural de Jérôme Rothen en el segundo minuto de juego aseguraba que la historia no se repetiría.

Pero esto no sólo fue el punto de inflexión que abría las compuertas, sino que las arrasó de golpe. El Mónaco, privado de su delantero Fernando Morientes por lesión, se volcó en ataque, inundando al conjunto español con una ola tras otra de ocasiones. En el momento en que el Depor finalmente consiguió bloquear los espacios en su linea defensiva ya se encontraba con una desventaja de 4-0, con dos goles de Pršo y otro de Ludovic Giuly para añadir al primer tanto de Rothen.

Tristán y Lionel Scaloni redujeron la diferencia a la mitad antes del descanso, pero todavía había tiempo para que Pršo completara su 'hat-trick' y sentenciara el choque. Sin embargo, ni el Mónaco ni el atacante croata se daban por satisfechos. Jaroslav Plasil infligió aún más daño a su rival poco después de la reanudación antes de que Pršo se convirtiera en el tercer jugador capaz de anotar cuatro goles en un partido de la UEFA Champions League. Tan sólo 23 minutos separaron su primer tanto del último.

Tristán continuó el diluvio en el otro extremo con un impresionante tanto en solitario, pero el Mónaco tuvo la última palabra, ya que Edouard Cissé redondeó la victoria por 8-3 en el ecuador de la segunda mitad. Sin embargo, la noche perteneció a Pršo. "El entrenador me dijo que me daría un regalo de cumpleaños y no ha podido ser mejor. Había anotado dos tantos en un partido antes, pero nunca un 'hat-trick', y mucho menos cuatro goles", aseguró.

Arriba