El regreso del fútbol: UEFA está preparando una vuelta segura de sus competiciones de élite.
Más información >

 

Iniesta y Villa deciden para el Barça

FC Barcelona - FC Viktoria Plzeň 2-0
Los azulgranas aclararon su panorama en el Grupo H con una cómoda victoria. Gran partido de Messi. 

Iniesta y Villa deciden para el Barça
Iniesta y Villa deciden para el Barça ©UEFA.com

El FC Barcelona cosechó tres importantes puntos que aclaran el panorama en el Grupo H de la UEFA Champions League. Su victoria por 2-0 ante el FC Viktoria Plzeň permite a los azulgranas colocarse con siete puntos y todo indica que se jugará el primer puesto en el encuentro de la quinta jornada ante el AC Milan en San Siro. Ante el campeón checo los azulgranas solventaron el encuentro con un gol de bella factura anotado por Andrés Iniesta y con otro de David Villa en el último tramo.

Este martes ya advirtió Josep Guardiola de la importancia de estos dos choques consecutivos con el campéon checo, unas palabras que tuvieron su reflejo en la alineación. Los azulgranas salieron con su alineación de gala formada por dos laterales largos (Daniel Alves y Adriano), dos ‘jugones’ en el centro del campo (Xavi Hernández e Iniesta) y un ataque contundente (Pedro Rodríguez, Villa y Liones Messi). Todo un arsenal para desarbolar a un Viktoria en el que Václav Pilař, Daniel Kolář y Marek Bakoš, sus hombres importantes, fueron de la partida.

Los azulgranas no concedieron un segundo de respiro a su rival y desde el primer minuto trenzaron un fútbol de quilates. La conexión Alves – Messi dio su primer fruto en el 2’. Tras dos paredes consecutivas el brasileño se plantó delante de Marek Čech y mandó el balón por encima del larguero. Había mucha calidad en el Barça y el talento se desbordó ocho minutos después con el primer tanto.

Iniesta e Messi dejaron patente su entendimiento y su capacidad de asociación con una jugada de alta escuela. Tiraron varias paredes que dejaron al manchego dentro del área y allí donde a muchos se les hace de noche, Iniesta encendió la luz. Rompió la cintura de su defensor con un toque de calidad y colocó al balón al palo corto defendido por Čech. Un precioso tanto que demostró el gran momento que atraviesa el internacional español.

Con Iniesta al mando de las operaciones, el partido fue plácido para los locales, que movieron el balón de un lado a otro, elaborando la jugada como artesanos. Los azulgranas buscaron en el último tramo del primer tiempo un tanto que se les resistió. Villa lo rozó con un disparo desde el balcón del área y poco después asistió en un gran contraataque a Messi, que se encontró con la intervención de Čech. En el 36’ Pedro, con la portería vacía y en posición forzada, no encontró portería, lo mismo que Messi en un remate con poco ángulo. Hasta los palos jugaron a favor del Viktoria en una falta que el argentino estrelló el cruceta.

Apenas hubo noticias del Viktoria en faceta ofensiva. El campeón checo se resguardó en su campo y sin balón no pudo demostrar la fama de su rápido contraataque. Como el primer tiempo, el Barça salió muy metido en el partido y pudo marcar de la mano de Messi en una diagonal endiablada tan de su gusto. Unos minutos más tarde el argentino levantó a todo el estadio de sus asientos con una jugada de fantasía en la línea de fondo que se encontró una vez más con el palo. Poco después fue David Limberský el que apareció para frustrar al argentino cuando la grada cantaba el gol.

No llegaba el tanto de la tranquilidad para un Barça hasta que en el minuto 82 David Villa recogió un balón perdido en el área checa y colocó el balón al fondo de la red. Fue la sentencia que hizo justicia al buen fútbol azulgrana. Tras el empate en la primera jornada todo está más claro para el Barça, que comparte liderato con el Milan en el Grupo H.

Anexo

Arriba