Echa un vistazo a cinco pasos de los que informa la Organización Mundial de la Salud y la FIFA para ayudar a detener la propagación del COVID-19.

1. Lavarte las manos 2. Toser con el codo flexionado 3. No tocarte la cara 4. Mantener una distancia física
5. Quedarte en casa si no te encuentras bien
Más información >

 

El Bayern tira de recursos

Olympique de Marseille - FC Bayern München 0-2
Mario Gomez sumó su undécimo tanto para encarrilar una victoria que Robben y Müller rubricaron en el Stade Vélodrome.

El punta alemán celebra el primer tanto junto a Franck Ribéry.
El punta alemán celebra el primer tanto junto a Franck Ribéry. ©Getty Images

El FC Bayern München pecó de confianza ante el FC Basel 1893 en la ida de los octavos de final de la UEFA Champions League al caer por 1-0 en el país helvético, y por ello salió al Stade Vélodrome con el objetivo de retornar a tierras muniquesas con ventaja. La misión la resolvieron Mario Gomez, Arjen Robben y Thomas Müller. El ariete más resolutivo de Europa sacó la artillería en la recta final de la primera mitad y Arjen Robben concluyó en el minuto 69 tras una combinación con Thomas Müller para rubricar el 0-2 definitivo y dejar la eliminatoria de cara para acceder a las semifinales de la UEFA Champions League.

El Olympique de Marseille, en plena crisis en los torneos locales (noveno en la Ligue 1 y eliminado por el US Quevilly, club de tercera categoría, en la Copa de Francia hace ocho días) salió al Stade Vélodrome con el objetivo de prolongar su estancia en la máxima competición continental ante uno de los favoritos para no despertar de un sueño que encierra la pesadilla de la mala trayectoria en la cita de la regularidad en territorio galo.

El capitán local Mathieu Valbuena se erigió en el líder ofensivo del Marsella para tratar de combinar con André Ayew y Loïc Rémy. Pese a ello, la primera tentativa de los franceses llegó a los siete minutos con un córner botado por Valbuena desde la izquierda que el reconvertido central Rod Fanni, que cubría la baja de Souleymane Diawara (sancionado, y que se lesionó el pasado fin de semana para todo el año), cabeceó para que Manuel Neuer se luciese, aunque Rémy alcanzó el rechace muy forzado para mandar la pelota al lateral de la red.

Los centros laterales del OM eran la mayor preocupación para la escuadra de Jupp Heynckes, que durante el primer acto no supo neutralizar una y otra vez con Valbuena como asistente. Müller arrancó por el carril diestro, le tiró dos amagos a Nicolas N'Koulou, al que terminó sentando, para poner un centro raso que no encontró socio. Era el primer acercamiento del Bayern. Llegó a los 14 minutos.

Gomez no tuvo un inicio con mucha presencia, pero una entrada de Alou Diarra (con posterior amarilla para el mediocentro) pareció despertar al ariete alemán pasada la media hora de juego. Únicamente tuvieron que pasar diez minutos más para que el capitán Philipp Lahm robase una pelota a Valbuena, montase la contra a toda velocidad cediéndola a Franck Ribéry, que condujo el balón para cederla a Robben hasta que el holandés filtró una asistencia entre líneas que Gomez definió desde fuera del área. Elinton Andrade, que cubrió la baja por expulsión de Steve Mandanda, pudo hacer más, pero el pistolero teutón colocó la undécima muesca en su revólver, noveno gol de los últimos 15 de su equipo en la Champions League.

En el segundo acto, el cuadro bávaro supo controlar el partido y en una jugada asociativa entre Robben y Müller, el antiguo extremo del Real Madrid CF definió sin titubear tras la pared devuelta por el internacional germano. Valbuena se evaporó y el Marsella despertó de una competición que se queda cuesta arriba en su intento de acceder a semifinales. El Bayern se asoció como siempre y ante tanta variedad de definidores el cuadro galo no supo cómo frenar el asedio. Los muniqueses quieren resolver en la vuelta para estar un paso más cerca de disputar la final en su estadio el próximo 19 de mayo de 2012.

Anexo

Arriba