UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Goncharenko, feliz con el triunfo del BATE

El técnico del conjunto bielorruso "no encontraba las palabras" para describir la gratitud hacia los suyos en la victoria ante el Bayern de Múnich y resumió la actuación como "simplemente fantástica".

Los jugadores del BATE celebran el triunfo ante el Bayern
Los jugadores del BATE celebran el triunfo ante el Bayern ©Getty Images

Viktor Goncharenko, entrenador del BATE
¡Simplemente fantástico! Ese es el espíritu de nuestro equipo. Trabajamos muy duro para llegar hasta aquí. Felicito a los aficionados y al equipo. No encuentro palabras para expresar mi agradecimiento a todos. No quiero señalar a ningún jugador. No importa quién marcó y quién asistió. El equipo fue el que ganó esta noche.

Debimos haber nacido con una estrella cuidándonos. Las emociones son geniales, pero mantengo los pies sobre la tierra. Logramos una gran victoria, pero no debemos pensar que tenemos que ganar todos los partidos. Esto es la Champions League y no debemos olvidar eso.

Es un error pensar que se puede inspirar a un equipo en el descanso. Lo que hicimos fue cambiar un poco la disposición táctica y creo que lo hicimos bien. Nuestro equipo también sabe jugar a la contra. 

Jupp Heynckes, entrenador del Bayern
Antes del partido sabíamos que nos íbamos a enfrentar a un gran equipo y no lo digo únicamente porque ganara al Lille. Se trata de un conjunto muy organizado, especialmente en defensa y creo que esta noche ha quedado demostrado.

En estos partidos la clave es adelantarse en el marcador, como por ejemplo con la gran ocasión de Toni Kroos. Poco después de eso, el BATE ha logrado marcar. No sé cuanta posesión hemos tenido y sé que sólo hemos estado un corto periodo de tiempo sin presionar al BATE, al principio de la segunda mitad.

Su mejor jugador ha sido el guardameta y eso deja claro que hemos tenido ocasiones. Además tampoco hemos tenido mucha suerte ya que Franck Ribéry ha estrellado un esférico en el larguero. Una cosa tras otra y al final acabas perdiendo.