UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Schweinsteiger no se fía del Barça

El internacional germano del Bayern sabe del potencial de los azulgranas, por lo que rechaza cualquier tipo de confianza a pesar del 4-0 logrado en el partido de ida en Alemania.

Bastian Schweinsteiger jugó ante el Barcelona en el 4-0 del 2009
Bastian Schweinsteiger jugó ante el Barcelona en el 4-0 del 2009 ©Getty Images

Cuatro goles dan para mucho, una ventaja inexpugnable de la ida de la UEFA Champions League, por lo que el FC Bayern München podría tomarse el viaje del miércoles para medirse al FC Barcelona a la ligera, pero Bastian Schweinsteiger, sin embargo, es demasiado sabio para eso.

Se hablaba de un cambio de guardia tras el triunfo de la semana pasada en semifinales, en una semana en la que los clubes de la Bundesliga mostraron su fuerza frente a los de la Liga. El Bayern inició una semana perfecta que culminó el Borussia Dortmund, que lidera su eliminatoria por 4-0 y está cerca de conseguir su pase a Wembley para el mes de mayo. Sin embargo, el conjunto azulgrana ha elevado el listón continental en los últimos años y Schweinsteiger sabe el riesgo que tiene su equipo.

"El Barcelona puede remontar la eliminatoria, es capaz de ello. El Barça está herido y eso le hace más peligroso. El partido de ida deja la puerta abierta a nuestra clasificación, pero aún no la hemos cruzado. Será un partido difícil ya que otros equipos han caído en el Camp Nou. Debemos estar más centrados que en el duelo de ida. Será duro porque el Barcelona es capaz de grandes cosas", afirma el centrocampista alemán.

Aunque Schweinsteiger se esforzó por desestimar las sugerencias de un cambio radical respecto a Múnich, su técnico Jupp Heynckes elogió al jugador de 28 años. "Cuando comencé a dirigir al Bayern dije que Bastian es un jugador como Xavi [Hernández] y [Andrés] Iniesta. Bastia tiene todas las virtudes que requiere un centrocampista. Él ataca, él defiende, es bueno con la cabeza, es un líder y ayuda tácticamente…diez sobre diez".

Matemáticamente, al menos, las cuentas del Barça son claras: ganar por cinco goles y pasarán a la final, mientras que un 4-0 forzaría la prórroga. Ningún equipo ha superado una desventaja tan grande del partido de ida en esta competición, pero hay un augurio positivo para el líder de la Liga. La última vez que el Bayern visitó el Camp Nou concedió cuatro goles y no anotó ninguno.

"El campo es ligeramente más grande, así que puede ser complicado para los que no hayan jugado aquí antes", comentó Schweinsteiger, miembro del equipo que cayó de forma contundente en el partido de ida de los cuartos de final 2008/09. "Los aficionados del Barcelona estarán detrás de su equipo, pero tenemos que estar concentrados en nuestro objetivo y olvidar lo que nos rodea".

"Siempre es un honor representar a este club y estas noches siempre son especiales. Tenemos que ser nosotros mismos y queremos representar a este club porque estamos orgullosos de ello. Es un honor jugar este partido. Estamos en un gran momento de forma y es genial poder jugar en el Camp Nou, muy motivador", concluyó el internacional germano.