Lección aprendida del Dortmund

Después de que el conjunto alemán terminara colista de su sección con sólo una victoria en la fase de grupos de la pasada temporada de la Champions, parece que los de Klopp han sabido resolver los errores cometidos.

El Dortmund ha aprendido de sus errores en Europa
El Dortmund ha aprendido de sus errores en Europa ©Getty Images

Después de que el Borussia Dortmund terminara colista de su sección con sólo una victoria en seis partidos de la fase de grupos la pasada temporada, muchos se preguntaban por qué tanto revuelo con este conjunto en la presente campaña de la UEFA Champions League.

El conjunto de Dortmund había deslumbrado en la Bundesliga con su estilo fresco y positivo que le había permitido ganar el primero de dos títulos consecutivos en 2011. Tal fue su impacto a nivel doméstico que los aficionados del conjunto germano esperaban que el torbellino que había arrasado en Alemania también lo hiciera en el continente.  

Sin embargo, su enfoque válido en la Bundesliga parecía no funcionar a nivel europeo. Dos derrotas ante el Olympique de Marseille así como malos resultados frente al Olympiacos FC y al Arsenal FC obligaron al Dortmund a terminar su campaña continental, en la que era su vuelta a la UEFA Champions League, antes de tiempo.

Una temporada después y con prácticamente los mismos jugadores, ahora el Dortmund tiene la gran oportunidad de coronarse campeón de Europa y además hacerlo ganando a su gran rival, el FC Bayern München, en una final 100 por cien alemana.

Invicto en un grupo en el que estaban los campeones de liga de Inglaterra, de España y de Holanda, el conjunto de Jürgen Kloop superó primero al FC Shakhtar Donetsk en octavos, al Málaga CF en cuartos y consiguió una plaza en la final de Wembley después de vencer nada más y nada menos que al Real Madrid CF. Una gran competición que hace preguntarse qué ha cambiado respecto a la anterior campaña.

Claramente el equipo ha aprendido de sus errores. El Dortmund terminó la fase de grupos de la pasada temporada pensando que había sido el mejor conjunto a pesar de los malos resultados. Sin embargo, la falta de finalización fue un coste demasiado elevado a ese nivel y la falta de experiencia también se hizo notar.

Este año, el Dortmund ha empleado un modelo basado en el contrataque. Su presión se ha vuelto menos implacable, dejando al equipo algo más expuesto pero también permitiendo que los jugadores tuvieran energía suficiente hasta el minuto 90.

El conjunto de Kloop también ha tenido menos el balón que sus rivales esta temporada. Como buen boxeador, el Dortmund ha desarrollado la habilidad de superar la presión y escoger el mejor momento para atacar. Con Robert Lewandowski en su mejor momento y como referente en ataque, la impotencia del año pasado de cara a gol ha sido claramente superada.

Tampoco hay que subestimar lo que ha supuesto para el grupo enfrentarse a equipos de la talla del Real Madrid, el Manchester City FC o el AFC Ajax, algo que sin duda ha inspirado a este grupo de jugadores. Lejos de dejarse acobardar por la calidad del rival, la posibilidad de medirse a algunos de los mejores equipos del continente ha hecho que el nivel de jóvenes como Mario Götze o Marco Reus haya incrementado.

Pese a todo, el éxito del Dortmund en Europa esta temporada ha tenido un precio. Después de varios años de dominio a nivel doméstico, el Bayern se ha proclamado campeón de la Bundesliga. Y la Copa de Alemania también puede ser para el conjunto de Múnich que el próximo 1 de junio se medirá al VfB Stuttgart en la final.

En pocas palabras, el Dormtund no tiene la capacidad para luchar en tres frentes al máximo nivel como sí ha demostrado el Bayern de Múnich. Kloop y sus chicos así lo han reconocido y han preferido centrarse en la UEFA Champions League. La estrategia, de momento, no les ha salido mal y pueden terminar la temporada como si de un cuento de hadas se tratara.

Aún así, el Dortmund puede no ser el único equipo que ha aprendido de sus anteriores errores ya que el Bayern, tras perder de forma dramática la final el año pasado, espera resarcirse este 25 de mayo.