La mejor noche de Serero

El sudafricano vivió un encuentro inolvidable como jugador del Ajax para acabar con la racha como invicto del Barcelona, pese a que los holandeses terminaron con diez hombres.

El Ajax celebra el triunfo
El Ajax celebra el triunfo ©Getty Images

El goleador Thulani Serero vivió la mejor noche de su carrera como futbolista del AFC Ajax siendo pieza clave en la consecución de la primera derrota del FC Barcelona bajo el mando de Gerardo Martino. Las opciones holandesas de pasar a octavos de final siguen intactas. Serero y su compañero Viktor Fischer enfatizaron que el triunfo por 2-1 fue un esfuerzo colectivo, especialmente tras la expulsión de Jöel Veltman a los 48 minutos. Cesc Fàbregas confesó que el Barcelona "no tiene excusas".

Thulani Serero, centrocampista del Ajax
Es una de las mejores noches de mi carrera; no, la mejor. Está en lo alto de mi lista. Sabíamos que teníamos que ganar para seguir en la lucha, y sabemos que tenemos que trabajar duro. Al Barcelona le gusta jugar al fútbol y lo que hacer, por lo que a ese respecto fue algo sencillo en medular, moviendo la pelota a los extremos y creando oportunidades. Dije antes del partido que pensaba que podíamos ganar y así fue.

Creo que jugué bien. Siempre miro por mejorar y aprender, y nunca me quedo satisfecho y quiero dar lo mejor. Estoy muy contento con mi gol porque no veo portería con facilidad. Cuando perdimos a un hombre tuve más trabajo que hacer en la medular, pero soy un jugador de equipo y el equipo siempre es lo primero.

Una de las grandes diferencias entre el partido en Barcelona [derrota por 4-0 en la primera jornada] y hoy han sido los aficionados. Cuando juegas delante de tu grada ellos animan y marcan la diferencia.

Viktor Fischer, delantero del Ajax
Realmente creía que podíamos hacerlo, que teníamos equipo y que teníamos la voluntad y la mentalidad de ganar. Se pudo ver desde el primer minuto. Fue una cuestión de creencia, en uno mismo y en el equipo. Todos sabíamos que hacerlo y lo que podíamos esperar.

No pudimos tener peor comienzo de la segunda mitad, pero después fuimos conscientes de que todavía podíamos obtener un buen resultado, incluso si eso significaba no jugar de la manera que queríamos. Defendimos muy bien, fuimos un bloque y mantuvimos al Barça fuera de nuestra portería durante 40 minutos.

Vi que había recorrido más distancia que cualquier otro en el equipo. Para ser sincero, no es el fútbol que me gusta jugar. Prefiero tener la pelota para disparar e intentar marcar. A veces tienes que correr unos metros más y ser parte del equipo. Es lo que ha ocurrido ante el Barça.

Cesc Fàbregas, centrocampista del Barça
Lo dimos todo corriendo, no fue una cuestión de mala actitud o una falta de compromiso, sino que simplemente no funcionó. Durante el descanso no tuvimos pánico, hablamos acerca de nuestro posicionamiento y cómo mejorar, pero no fuimos capaces de cambiar el partido en la segunda parte. No tiene excusas, el nivel simplemente no fue lo suficientemente alto como suele hacer el Barcelona.

Anexo