UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Ni la nieve frena al Bayern

PFC CSKA Moskva - FC Bayern München 1-3
El conjunto bávaro sigue con su pleno de victorias en la fase de grupos (diez de manera consecutiva) después de vencer en Rusia bajo un intenso frío.

Arjen Robben hizo el primer gol del Bayern
Arjen Robben hizo el primer gol del Bayern ©Getty Images

El FC Bayern München se impuso 1-3 al PFC CSKA Moskva en la quinta jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League. Además, el Bayern bate, con diez, el récord de victorias consecutivas en la competición. 

En conjunto bávaro llegaba a Rusia con la clasificación en el bolsillo, jugándose con el Manchester City FC el primer puesto de la sección. Para el encuentro en el Arena Khimki, Josep Guardiola dispuso un once titular sin un delantero fijo, y eran Mario Götze y Thomas Müller quienes alternaban esa posición. El CSKA, por su parte, sólo optaba ya a una tercera plaza que tenía que pelear con el FC Viktoria Plzeň.

El partido se disputó con temperaturas bajo cero y sobre un tapete blanco consecuencia de la nieve que caía en Khimki. Fue el CSKA el primero en crear peligro, imponiéndose en dos jugadas a balón parado antes de cumplir el minuto 10 de juego. Pero el Bayern no es un equipo que amague, y en su primer acercamiento Arjen Robben hizo el 0-1. Toni Kroos recuperó una pelota en campo contrario y abrió rápido para la internada de Müller por banda izquierda. Su pase de la muerte lo remató Robben de primeras para batir a Igor Akinfeev. El extremo holandés pudo hacer el segundo en el 22’, pero no llegó a un pase al hueco de Kroos.

Antes de llegar a la media hora de juego llegó un contratiempo para los visitantes. Su capitán Philipp Lahm se tuvo que retirar lesionado, entrando Thiago Alcántara en su lugar. Eran los primeros minutos del ex del FC Barcelona en la UEFA Champions League con el equipo germano. No cesó el dominio visitante hasta llegar al descanso, pero fue Ahmed Musa el que pudo poner el empate en el 45’. El disparo del nigeriano salió flojo a las manos de Manuel Neuer.

El Bayern se llevó un buen susto nada más volver al terreno de juego. Akinfeev puso un balón desde su área que Jérôme Boateng dejó pasar de manera inexplicable. La pelota le cayó a Keisuke Honda, que no supo definir en el mano a mano con Neuer. El delantero japonés pudo resarcirse dos minutos después, en el 49’, pero esta vez no acertó a rematar un centro desde la derecha. Pero el fútbol no sabe de justicia, y el Bayern hizo el 0-2 en su primera ocasión del segundo acto.

Mario Götze se deshizo de cuantos defensores le salieron al paso y batió a Akinfeev con un potente disparo con la pierna izquierda. Demasiado castigo para un equipo ruso que había rozado el empate. Le guiñó un ojo la fortuna, sin embargo, y el árbitro señaló penalti tras una mano de Dante dentro del área en el 61’. Honda, con ganas de resarcirse, puso el 1-2 desde los once metros. 

Pero no duró mucho la alegría rusa, y en el 65’ Müller recuperó la ventaja de dos goles al transformar otro penalti. Esta vez fue Georgi Schennikov quien derribó a Robben en el área local. En el 79’ pudo, otra vez, recortar distancias el CSKA, pero el remate de Zoran Tošić se estrelló en el larguero para desesperación de la afición local. No hubo tiempo para mucho más, y con el 1-3 se llegó al final del encuentro.

Anexo