Diego Costa asalta San Siro

AC Milan - Club Atlético de Madrid 0-1
Un tanto del ariete del Atlético en el minuto 83 permite al equipo de Simeone rozar los cuartos de final.

Milan - Atlético 0-1: el partido en fotos ©Getty Images

El Club Atlético de Madrid sacó el máximo partido a sus escasas ocasiones en San Siro y se impuso por 0-1 al AC Milan con un tanto de Diego Costa en el minuto 83 de partido. Los lombardos no aprovecharon sus claras ocasiones en la primera mitad y ahora tendrán que remontar en la vuelta.

Ninguno de los dos entrenadores, ni Clarence Seedorf ni Diego Simeone, sorprendieron con sus onces iniciales. El holandés, lastrado por las bajas, apostó por un once de mucho trabajo en el centro del campo con Michael Essien, Nigel de Jong y Andrea Poli. Arriba apostó por la calidad con Kaká, Adel Taarabt y Mario Balotelli. Por su parte, el argentino sacó el once que venía probando en los últimos encuentros, con Diego y David Villa esperando su oportunidad en el banquillo, y dando opción de inicio a Mario Suárez y Raúl García.

El pitido inicial dio paso a unos minutos iniciales muy activos del Atlético. El equipo visitante salió más enchufado y buscó con insistencia la portería de Christian Abbiati en los primeros compases. Un par de centros sobre Raúl García y Diego Costa metieron el miedo en el cuerpo a la afición rossonera, pero con el paso de los minutos el Milan se fue asentando y presentando más batalla por la posesión. Hasta el punto que al cuarto de hora un disparo con efecto de Kaká desde la frontal se fue al larguero tras rozar en Diego Godín en la primera gran ocasión del partido.

La segunda no tardó mucho en llegar. Al borde del minuto 20 un gran centro sobre el área de Taarabt fue rematado por Poli y el cabezazo del italiano fue despejado por Thibaut Courtois en una espectacular estirada que logró desviar el balón contra el poste para evitar el primer tanto lombardo. Estas dos ocasiones atenazaron un poco al Atlético, que tras diez minutos muy buenos sufría para volver a recuperar su sitio en el partido. En el minuto 25 volvió a pisar con peligro el área local tras una buena jugada de Arda Turan que acabó en un centro que remató Raúl García a las manos de Abbiati. Justo después Seedorf se vio obligado a retirar por lesión a Mattia De Sciglio para dar entrada a Ignazio Abate.

A la media hora volvió a aparecer Kaká para errar otra gran ocasión local tras una preciosa asistencia de tacón de Balotelli en el interior del área. Pero el partido seguía de ida y vuelta, y superado el 35’ a punto estuvo Costa de llegar a un centro lateral desde la derecha que despejó a córner Abata in extremis. Antes del descanso Balotelli volvió a probar suerte con un disparo marca de la casa pero el 0-0 no se movió.

En el segundo acto los hombres de Simeone volvieron a salir mejor que el equipo local. Mejor colocado en el campo, el Atlético controlaba el balón y una chilena de Diego Costa que se marchó alta abrió las hostilidades en el segundo periodo. Kaká volvió a aparecer en el área contraria para probar suerte con un tímido disparo, pero el equipo español era más dinámico y poco a poco limitaba a esporádicas las acometidas del cuadro local.

Con la hora de partido superada, el ritmo del choque descendió considerablemente. El cansancio entró en juego y las faltas e interrupciones espesaron la elaboración de fútbol de ambos equipos. Simeone dio entrada a Cristian Rodríguez por Arda en el minuto 75 para dar mordiente a su ataque en los últimos minutos, mientras que Giampaolo Pazzini entró en el Milan para suplir a un agotado Balotelli.

El partido entró sin dueño claro en los últimos diez minutos. El Atlético ponía algo más de dinamismo, pero ninguno quería perder un partido que no estaban pudiendo ganar. Pero la Champions siempre da sorpresas cuando menos se esperan y un saque de esquina mal despejado por la zaga lombarda habilitó a Diego Costa para rematar en el segundo palo y hacer un 0-1 que enloqueció al banquillo visitante. Con la ventaja por la mínima finalizó el partido y los rojiblancos se vuelven a casa con la eliminatoria muy de cara.