Echa un vistazo a cinco pasos de los que informa la Organización Mundial de la Salud y la FIFA para ayudar a detener la propagación del COVID-19.

1. Lavarte las manos 2. Toser con el codo flexionado 3. No tocarte la cara 4. Mantener una distancia física
5. Quedarte en casa si no te encuentras bien
Más información >

 

Otro paso en el sueño rojiblanco

Club Atlético de Madrid - AC Milan 4-1 (Global: 5-1)
Los goles de Costa, Arda y Raúl García colocan al Atlético en cuartos de final de la Champions por primera vez desde la temporada 1996/97.

Otro paso en el sueño rojiblanco
Otro paso en el sueño rojiblanco ©UEFA.com

Se cumplió el sueño de los miles de aficionados rojiblancos congregados en el Estadio Vicente Calderón y el Club Atlético de Madrid volvió a clasificarse para cuartos de final de la UEFA Champions League 17 años después al imponerse al AC Milan por 4-1 gracias a los tantos de Diego Costa (por partida doble), Arda Turan y Raúl García.

De inicio la principal novedad en el once del Atlético con respecto al partido de San Siro fue el regreso al lateral izquierdo del brasileño Filipe Luís, que se perdió la ida por lesión. Más variantes disponibles tuvo Clarence Seedorf con respecto al 0-1 que se traía su equipo de Italia, ya que pudo contar con Robinho y Sulley Muntari, aunque ninguno de los dos partió de inicio. Finalmente el técnico holandés apostó por los tocados Andrea Poli y Mario Balotelli, que pese a sus recientes problemas físicos comenzaron como titulares.

El balón echó a rodar y todos los preparativos dejaron de tener validez en el tercer minuto de partido. Primera aparición de Koke, primer toque sutil del centrocampista español y definición letal de volea de Diego Costa ante la que nada pudo hacer Christian Abbiati. Toda una declaración de intenciones del Atlético y del airete hispano-brasileño, que sumaba su sexto gol en cinco partidos de Champions.

El 1-0 cambió el esquema mental del Milan, que ahora estaba obligado a buscar dos goles. Sin embargo no varió en exceso la estrategia de un Atlético enfurecido que presionaba insistentemente en busca de un segundo tanto, y que a punto estuvo de conseguirlo en el minuto 10 por medio de Diego Godín. Adel Taarabt quiso hacerse con la manija del partido en la medular del Milan, pero Mario Suárez y Gabi demostraron sus tablas cercenando el juego creativo del rival para luego buscar salidas rápidas.

Pero justo cuando más cómodo parecía el Atlético saliendo a la contra llegó el empate del Milan. Una buena jugada colectiva del conjunto lombardo desembocó en un centro de Poli desde la derecha que Kaká transformó de cabeza en el segundo palo poco antes de la media hora dejando al equipo de Seedorf a un tanto de la clasificación.

El gol de Kaká cambió radicalmente el partido. Los nervios aparecieron en el juego del Atlético y el Milan transformó ese nerviosismo en miedo. El propio capitán del equipo italiano estuvo cerca de hacer el segundo tanto de los suyos en otro remate de cabeza y las imprecisiones se hicieron habituales en las combinaciones rojiblancas. Fue en ese momento cuando el genio de la barba tupida y la media sonrisa salió de la lámpara en el Calderón. Pase en largo desde el centro del campo, dejada perfecta con el pecho de Raúl García y definición con una parábola imparable de Arda Turan, con algo de ayuda de Adil Rami, para hacer el 2-1 en el minuto 40.

En el descanso saltó al campo Robinho por Taarabt y el Milan hizo ademán de llevar más la iniciativa del juego en busca de un gol que volviera a darle opciones. Sin embargo, el irse unos metros hacia adelante permitió una contra rápida muy bien llevada por Costa que acabó con un remate al poste de Gabi en el minuto 48. Este susto atenazó al Milan y en los siguientes minutos el Atlético recuperó el control del choque.

El dominio no se transformó en peligro hasta el minuto 63, cuando Miranda remató sin excesiva fuerza un centro de Diego Costa tras un saque de esquina de Gabi. Para entonces el partido había perdido pulsaciones y el resultado no parecía peligrar para el equipo local, lo que motivó a Seedorf a meter a Giampaolo Pazzini. El club lombardo ponía toda la carne en el asador a poco más de 20 minutos para el final. De poco le iba a servir.

Cuando un jugador está en estado de gracia es complicado hacerle sombra, y parece que esta edición de la Champions se ha enamorado de Raúl García. Una falta botada por Gabi fue la antesala de otro extraordinario remate de cabeza del navarro, que colocaba el 3-1 en el marcador para dejar la eliminatoria prácticamente sentenciada.

Robinho mandó justo después un balón al larguero, pero la fortuna no estaba del lado rossonero. Los minutos para el milagro visitante finalmente se diluyeron y Diego Costa redondeó su gran partido con el 4-1 gracias a un bonito disparo cruzado en el minuto 85. Los cuartos de final de la UEFA Champions League volverán a contar con el Atlético casi 20 años después.

Arriba