Moţi, el héroe del Ludogorets

PFC Ludogorets Razgrad - FC Steaua Bucureşti 1-0 (Global: 1-1, el Ludogorets gana 6-5 por penaltis)
El central se convirtió en portero para salvar a su equipo en los penaltis.

Cosmin Moţi paró dos penaltis en la tanda
Cosmin Moţi paró dos penaltis en la tanda ©Getty Images

• El central Cosmin Moţi paró dos penaltis para dar una victoria histórica al PFC Ludogorets Razgrad
• El ex jugador del FC Dinamo Bucureşti se tuvo que poner los guantes en el minuto 119 tras la expulsión de Vladislav Stoyanov
• Moţi paró los choques de Cornel Râpă y Paul Pîrvulescu para asegurar el éxito en la muerte súbita
• Un golazo de volea de Wanderson en el minuto 90 llevó el partido a la prórroga
• El campeón búlgaro se mete por primera vez en la fase de grupos

Con un gol de ventaja de la ida, el Steaua se dispuso a conservar su ventaja en Sofía y firmó unos excelentes primeros siete minutos. En ellos un centro de Lucian Sânmărtean estuvo a punto de encontrar a un desmarcado Claudiu Keșerü, que falló solo ante el portero.

Luego una falta de Keșerü desde la izquierda se marchó rozando el larguero mientras los visitantes seguían creando ocasiones, algo que hizo Sânmărtean con una gran jugada con varios regates en la que luego disparo fuera.

Después del primer cuarto de hora el equipo local se desperezó. Una falta de Fábio Espinho forzó una gran parada de Giedrius Arlauskis antes de que una jugada de Mihail Aleksandrov en la que se fue solo por la derecha acabara con un centro raso que no acabó en gol justo antes del descanso.

Misidjan no conectó otro centro tras el paso por vestuarios en otra jugada ante Arlauskis, meintras que en el otro área Szukała estuvo a punto de adelantar al equipo rumano con un remate que Vladislav Stoyanov despejó a córner.

El tiempo se le terminaba al Ludogorets mientras la desesperación crecia. Pero finalmente apareció Wanderson en el minuto 90 para conectar una espectacular volea desde el borde del área tras un despeje después de un saque de esquina. Un maravilloso gol que forzaba la prórroga.

El equipo local mantuvo el dominio en la prórroga, y un remate del central y a posteriori héroe Cosmin Moţi y una falta de Fabio Espinho a punto estuvieron de decantar la eliminatoria en la primera mitad del tiempo extra para los locales. Pero a un minuto del final el portero Stoyanov vio la tarjeta roja tras derribar a Fernando Varela. Con todos los cambios realizados, Moţi se puso los guantes para la tanda de penaltis.

Él mismo marcó el primer penalti y después paró el de Paul Pîrvulescu para igualar la tanda tras el fallo de Wanderson. Se siguió tirando hasta que llegó la muerte súbita y Moţi detuvo el penalti de Râpă para sellar el pase del Ludogorets.

Arriba