UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

El Schalke se inspira en su debut

El conjunto alemán, que se mide al Real Madrid en los octavos de final, disputó por primera vez la competición en el año 1958 en una temporada en la que desafió los pronósticos.

Los jugadores del Schalke celebran el pase a octavos de final
Los jugadores del Schalke celebran el pase a octavos de final ©Getty Images

El FC Schalke 04 es uno de los clubes con mayor tradición de Alemania, así que no es de extrañar que hiciera su debut en la Copa de Europa allá por septiembre de 1958. Tras haber ganado su séptimo campeonato nacional y haber derrotado al Arsenal FC por 3-1 en un amistoso de verano, el conjunto de Gelsenkirchen afrontaba su campaña de debut con optimismo moderado.

Eso pronto cambió. El Schalke quedó emparejado en la ronda preliminar con el campeón de Dinamarca, el Kjøbenhavns Boldklub, y perdió el partido de ida fuera de casa por 3-0. El partido tuvo un dominio tan claro por parte del conjunto local que el mejor jugador de los visitantes fue el portero Manfred Orzessek. "Puede que este haya sido nuestro peor partido de la historia", dijo poco después sacudiendo su cabeza. El club alemán estaba al borde de la eliminación, pero dio la vuelta a la eliminatoria en el partido de vuelta.

El Schalke logró una ventaja de 3-0 antes de que el delantero Erling Andersen recortara distancias con dos goles para el conjunto de Copenhague. A pesar de que los locales se quedaron con diez jugadores cuando el central Otto Laszig tuvo que retirarse con una lesión de rodilla, consiguieron vencer por 5-2, y en una época en la que no existía la regla del valor doble de los goles a domicilio en caso de empate, forzar un partido de desempate.

En la ciudad holandesa de Enschede, el Schalke venció por 3-1 y logró el pase a una eliminatoria de octavos de final en la que se citó con el Wolverhampton Wanderers FC. Los jugadores alemanes eran semi-profesionales, así que el enfrentamiento ante un club británico se veía con bastante inquietud. Los dos anteriores participantes de la República Federal de Alemania en la competición habían sido eliminados por conjuntos británicos: el SC Rot-Weiss Essen por el Hibernian FC y el Borussia Dortmund por el Manchester United FC.

Los ánimos disminuyeron aún más cuando el lesionado Orzessek tuvo que ser sustituido por el jugador de 20 años Karl Loweg. Una vez más, el Schalke sorprendió en el partido a domicilio, pero esta vez de forma positiva. El conjunto alemán dominó en la primera mitad en Molineux (los amistosos en este estadio con iluminación habían servido para inspirar la competición), y tomó una merecida ventaja en el marcador gracias a un gol del delantero centro Günter Siebert.

El Wolverhampton, dirigido por el gran Stan Cullis, se lanzó al ataque en la segunda mitad, y a pesar de la buena actuación del suplente Loweg, consiguió dar la vuelta al partido con dos goles del centrocampista Peter Broadbent.

Los incesantes ataques del equipo de Cullis fueron en vano, y el Schalke acabó empatando el partido casi al final. El capitán del conjunto alemán Berni Klodt envió un inteligente pase al delantero Willi Koslowski, y este estableció el 2-2 a falta de dos minutos para el final.

Durante el banquete posterior al partido, el director del Wolverhampton James Baker comentó: "A partir de ahora, habrá estadios llenos cada vez que el Schalke juegue en Inglaterra".

En el partido de vuelta, Cullis no pudo alinear a Bill Slater porque la Universidad de Birmingham, donde trabajaba con profesor, no quiso darle permiso.  Günter Karnhof, especialista en el marcaje al hombre, anuló la amenaza de Broadbent. Heinz Kördell marcó el primer gol del Schalke después de varios rebotes, y Siebert hizo el 2-0 al introducir el balón en la red después de que se le hubiera escapado de las manos al portero Malcolm Finlayson.

Los 43.000 espectadores que llenaron el estadio Glückauf-Kampfbahn, nombrado en honor a un popular saludo de los mineros, disfrutaron de más emoción en la segunda mitad.

Tres minutos después del paso por los vestuarios Alan Jackson, que ocupaba la banda izquierda en detrimento del lesionado delantero centro Jimmy Murray, marcó un gran gol. El campeón inglés estaba a solo un tanto de alcanzar los play-offs. Pero Loweg evitó que los wolves marcaran una y otra vez, asegurando al Schalke el pase a los cuartos de final donde se mediría al Club Atlético de Madrid.  

Por tercera vez consecutiva, el Schalke jugó el partido de ida fuera de casa. En un día lluvioso y con mucho frío, los alemanes tuvieron mala suerte cuando el árbitro no dejó la ley de la ventaja a los cinco minutos en el gol anulado al defensa Hans Nowak. El mediapunta Karl-Heinz Borutta fue expulsado después por lo que les parecía, a los aficionados locales, una falta sin ninguna intención. El Atlético ganó 3-0 y tenía un pie y medio en semifinales.

Nowak vio puerta cuando apenas habían pasado 25 segundos del partido de vuelta, por lo que los aficionados del Schalke empezaron a soñar con la remontada. Pero la defensa rojiblanca resistió cada ataque y el legendario delantero Vavá, que había ganado la Copa Mundial de la FIFA el pasado verano con Brasil, logró el 1-1 definitivo.

Pese a la derrota, el Schalke lo había hecho realmente bien en su debut en la Copa de Europa y nadie esperaba que el equipo germano fuera a tardar 42 años en volver a la competición.

Champions Matchday es la revista oficial de la UEFA Champions League y está disponible en formato físico o a través de descarga gratuita en formato digital. Puede seguir el perfil de la revista en Twitter: @ChampionsMag.