Una celebración de cumpleaños especial

En el día en el que Saviola cumplía 32 años, el delantero argentino marcó dos goles vitales para que el Olympiacos confirmará su clasificación para los octavos de final ante el Anderlecht.

Una celebración de cumpleaños especial
Una celebración de cumpleaños especial ©UEFA.com

Javier Saviola cumplió 32 años la apsada noche, pero sus amigos y sus familiares fueron advertidos: el jugador se hizo sus propios regalos.

El delantero eligió el momento perfecto para abrir su cuenta en la UEFA Champions League con el Olympiacos FC este miércoles, marcando dos goles en la victoria por 3-1 sobre el RSC Anderlecht para sellar un lugar en octavos de final. Radiante, habló de uno de los primeros "regalo de cumpleaños" mientras que su compañero Diego Fuster elaboró su propia lista de deseos para la siguiente ronda: un equipo de su país natal, España. El portero del Anderlecht Silvio Proto, por su parte, se consolaba con su actuación habiendo detenido dos penaltis en un partido por primera vez, aunque su expulsión le negó un posible triplete.

Javier Saviola, delantero del Olympiacos
Esta es una hermosa noche. Me di un regalo de cumpleaños con estos dos goles y el equipo se ha clasificado para la siguiente ronda. Todos estamos disfrutando del momento, a pesar de sufrir durante el partido. A veces no pudimos imponer nuestro juego, pero los partidos decisivos son así. El Anderlecht nos causó bastantes problemas, pero lo único que importa es el resultado. Ganamos, nos clasificamos y somos felices.

Todo el mundo está ansioso por hacer las cosas bien, trabajar para el equipo y para hacer felices a los aficionados. Hoy fue un día hermoso, emotivo para mí, porque la Champions League es una competición de prestigio y estos goles son muy importantes para mi equipo. La próxima cita será dura. Debemos luchar por lo mejor, trabajar duro y no sólo disfrutar de nuestra clasificación para los octavos de final.

No tengo preferencia sobre nuestro próximo rival. Estamos entre los 16 mejores de Europa y cualquier equipo al que que reciba será difícil. Sería agradable volver al Camp Nou o al Santiago Bernabéu para un partido europeo en la próxima ronda, pero todos sabemos qué tipo de problemas te pueden plantear equipos como ellos. Estamos disfrutando de una gran temporada, pero somos humildes y seguimos trabajando para mejorar. Esperamos no detenernos aquí y que las victorias nos sigan acompañando el resto de la temporada.

Diego Fuster, centrocampista del Olympiacos
Estamos felices de clasificarnos para los octavos de final de la Champions League, era muy importante para nosotros lograrlo. Dedicamos este éxito a nuestros aficionados. En temporadas anteriores estuvimos cerca de la clasificación y ahora lo hemos logrado.

En los partidos decisivos como éste, nunca se sabe qué va a pasar, sobre todo ante un equipo que no tiene nada que ganar o perder y no tiene presión. Toda la presión estaba sobre nuestros hombros y eso explica el nerviosismo, algunas perdidas en los pases y errores. Pero hoy tocaba lograr el resultado necesario, no importa el cómo.

Ahora vamos a esperar para saber nuestro próximo rival. Yo no tengo ninguna preferencia, pero al ser español y con varios equipos españoles en la competición, me gustaría dar la bienvenida a la oportunidad de viajar a mi país. Habiendo dicho eso, nadie en los octavos de final va ser fácil, con eliminatorias extremadamente complicadas. Nuestros potenciales adversarios se encuentran entre los mejores clubes de Europa.

Silvio Proto, portero del Anderlecht
Somos deportistas competitivos y jugamos para ganar. Ya estábamos eliminados, pero siempre hay que dar el 100%. Sin embargo, concediendo tres penaltis, por lo que había poco que pudiéramos hacer. Nunca en mi carrera he detenido dos penaltis en un partido. Es una lástima que yo no haya estado en el terreno de juego al final. Sé que podría detenido el tercer lanzamiento también, porque sabía que [Alejandro Domínguez] lo tira por esa esquina. Con un poco de suerte podría haber salvado tres penaltis, pero fui expulsado.

Creo que el punto de inflexión para nuestra temporada europea fue el partido contra el Olympiacos en Bélgica. Tuvimos muchas oportunidades pero no las aprovechamos, mientras que ellos convirtieron cada oportunidad que tuvieron, por desgracia. Ese partido hizo que nuestra campaña en la Champions League se complicara. Si hubiéramos ganado entonces, podríamos haber conseguido algo más. Además de perder a nuestro jugador estrella Matías Suárez [por un largo periodo]. Su lesión fue un golpe para nosotros.