UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

Un Málaga para la historia

Málaga CF - FC Porto 2-0 (Global:2-1)
El equipo de Pellegrini derrota al Oporto en una noche mágica de la mano de un Isco sensacional.

Un Málaga para la historia
Un Málaga para la historia ©UEFA.com

El Málaga CF obró el ansiado milagro y se impuso por 2-0 al FC Porto en una noche histórica para el equipo andaluz. Francisco Alarcón ‘Isco’ abrió el marcador al borde del descanso y Roque Santa Cruz dio la puntilla en el partido más importante de la historia del club de la Costa del Sol.

En una temporada llena de retos y desafíos para el Málaga, un partido de vuelta de octavos de final de la UEFA Champions League no podía ser cuestión baladí. Tras caer 1-0 en Do Dragão ante un Oporto claramente superior, Manuel Pellegrini se encargó durante los días previos al choque de devolver la confianza a su equipo y a su afición. Sobre el campo dispuso un once ambicioso. Jesús Gámez, que se perdió la ida, entró en el lateral derecho y Javier Saviola encabezó un ataque en el que volvían a ser de la partida Isco y Joaquín, que descansaron en el último partido de Liga ante el Real Valladolid CF. Por su parte, Vitor Pereira volvió a dejar en el banquillo a James Rodríguez, que aún está cogiendo ritmo de partidos tras regresar de su lesión, y dio entrada al belga Steven Defour en lugar de Marat Izmailov.

Los primeros minutos del Málaga tuvieron más intensidad que toda la mostrada en el partido de ida por parte del conjunto andaluz. El equipo local estaba enchufado, metido en el partido por la responsabilidad de la ocasión y el apoyo de la gente. Pero el Oporto también se mostró concentrado y muy fiel a su bien diseñado guión: serios atrás y directos en las contras. De hecho Danilo tuvo en sus pies la primera ocasión clara del partido en el minuto 9.

Y es que los dos laterales brasileños del equipo portugués fueron un dolor de cabeza constante en el primer tramo del partido. Pero el paso de los minutos fue dando poso al Málaga. Se empezaron a ver combinaciones, algo más de elaboración y demarques con mucha intención. Pero el Oporto seguía a lo suyo, esperando el error para dar la puntilla y cortando con muchas faltas la salida del balón del conjunto español.

Las pocas veces que el Málaga sacaba el balón limpio acaba perdiéndolo por falta de ideas. Ni Joaquín, ni Isco ni Saviola daban con la tecla en ataque, y Júlio Baptista estaba trabajando más en defensa que en arriba. Al final la primera gran ocasión local llegó tras un córner con un buen zurdazo de Antunes ante el que respondió eficaz Helton. Pero ese primer disparo sirvió para despertar al cuadro de Pellegrini y su genio más precoz. En el minuto 43 Isco recibió un balón en la frontal, encaró la portería y superó al meta rival con disparo al escuadra para mandar la eliminatoria empatada al descanso.

El segundo periodo arrancó con la entrada en el campo de James Rodríguez y la salida de Moutinho, un cambio que daba el timón del Oporto a Lucho González y que evidentemente reforzaba la presencia ofensiva de los portugueses. Sin embargo solo pasaron un par de minutos antes de que Pereira se quedara con solo diez hombres sobre el campo al ser expulsado Defour por doble amarilla.

Con un hombre más el Málaga empezó a ver mejor los espacios. Joaquín hacía daño por su banda y Baptista se incorporaba un poco más en ataque. En el minuto 58 Saviola tuvo un remate en el área pequeña para doblar la ventaja, pero Helton intervino con acierto. Justo después el Oporto pasó a jugar con defensa de cinco al entrar Maicon por Varela en un cambio táctico con vistas a alcanzar al menos la prórroga.

Con esta defensa el Oporto defendió algo mejor pero no menos. Con un Jesús Gámez hiperactivo en ataque y con Antunes muy participativo también por su banda el Málaga seguía inquietando aunque sin terminar sus acciones. Por eso metió en el campo Pellegrini a Roque Santa Cruz a falta de 20 minutos para el final, para que el paraguayo marcara la diferencia. Su primer contacto con el balón fue para rematar un saque de esquina de Isco que significó el 2-0 en el minuto 77 y que desató la euforia en las gradas de La Rosaleda.

Desde ese instante el Oporto se volcó en ataque para conseguir el gol que le diera el pase. Pero con un hombre menos lo tenía muy cuesta arriba. Con Lucas Piazon en el campo el Málaga controló más el balón y tuvo más pausa. Los minutos pasaron y lo casi imposible se transformó en realidad. El equipo de La Rosaleda estará el viernes en el sorteo de cuartos de final de la competición de clubes más importante de Europa.

Anexo