El regreso del fútbol: UEFA está preparando una vuelta segura de sus competiciones de élite.
Más información >

 

Thomas Müller y la gloria del Bayern en la Champions League 2013

Tras haber perdido las finales de 2010 y 2012, el delantero alemán habló de su experiencia al ganar la Champions League en Wembley en 2013.

Müller levanta el trofeo de campeón de la Champions League
Müller levanta el trofeo de campeón de la Champions League Popperfoto via Getty Images

UEFA.com: ¿Puedes describir cómo era el ambiente antes de la final de 2013?

Disfruta de la final de 2013 en su totalidad el miércoles 10 de junio


Thomas Müller
: "El ambiente era tenso. Acabábamos de ganar la Bundesliga después de que el Borussia Dortmund ganara dos títulos consecutivos en 2011 y 2012. El hecho de que fuera una final alemana nos daba la etiqueta de "favoritos". Pero también estábamos bajo una presión extrema por supuesto, porque la derrota en la final de 2012 fue un fuerte varapalo. Teníamos ese peso sobre nuestros hombros.

Final de 2013: Bayern - Dortmund 2-1
Final de 2013: Bayern - Dortmund 2-1

Si hubiéramos perdido esa final contra el Borussia Dortmund, nuestro rival directo en Alemania, habría sido diferente a caer derrotados contra el Barcelona, los "magos españoles". Pero en esa final el Dortmund nos podía vencer, por eso era una situación tensa.

Estábamos bajo presión. Basti [Bastian] Schweinsteiger y Philipp Lahm, dos jugadores muy reconocidos, recibieron una presión constante de los medios de comunicación diciendo que tal vez no tendrían tanto éxito si volvían a perder... Era el debate en aquel entonces, y por eso era incluso más importante de lo que debería ser una final de la Champions League. Y eso lo notamos".

¿Qué más puedes recordar sobre la preparación para el encuentro?

"Estuvimos extremadamente bien preparados por Jupp Heynckes durante la temporada 2012/13, tal vez demasiado, pero nos mostró claramente el camino a seguir. Ese año, todo era sobre nosotros y esa era la única razón por la que nos levantábamos temprano cada mañana. Para tener éxito, para conseguir lo que se nos negó o lo que no pudimos lograr en 2012. Queríamos conseguir ese trofeo, el reconocimiento. Nos dedicamos a eso, y por eso no queríamos parar en la final de la Champions League".

¿Qué recuerdas de ese partido? Tal vez cómo empezó, háblanos sobre el encuentro.

Thomas Müller celebra  el  gol de Arjen Robben
Thomas Müller celebra el gol de Arjen RobbenAFP via Getty Images

"Jugar en Wembley era algo especial. Es un estadio histórico y especial de Londres, una ciudad internacional. No es el estadio de un solo club. Casi toda Alemania viajó a Londres para ver quién se coronaba campeón de Europa. ¡Fue bastante emocionante! Paul Breitner y creo Lars Ricken entraron en el campo con una armadura de caballero. ¡Fue increíble!

Sobre el partido, en los primeros 15 minutos queríamos jugar con seguridad en todas las situaciones. Sentimos presión. No jugamos libres, al ataque. Fuimos muy cautelosos. Jugamos el balón hacia atrás en lugar de tratar de combinar. El Dortmund tuvo una o dos oportunidades de gol.

Franck Ribéry se vio envuelto en una situación complicada. Se podía ver que estábamos muy tensos. Pero minuto a minuto nos calmamos y luego logramos el 1-0. Después de eso, la presión disminuyó un poco y nos sentimos un poco mejor, sobre todo en la segunda mitad. De hecho, concedimos el empate en un momento en el que estábamos bastante cómodos. Dante tuvo un poco de mala suerte al cometer el penalti y pusieron el 1-1. Eso obviamente cambió las cosas de nuevo".

¿Cómo te sentiste al terminar la final?

"El día anterior no me encontraba bien del estómago, así que estaba bastante agotado después del partido. Al oír el pitido final, la presión desapareció por completo.

Final de 2010: Inter - Bayern 2-0
Final de 2010: Inter - Bayern 2-0

Primero, me tumbé, estaba hecho polvo. Obviamente fue muy emotivo. Es un poco como si estuvieras en trance: intentas estar en las celebraciones y las presentaciones, y luego tratas de recuperarte físicamente como sea posible. Es más una sensación de relajación que la pura explosión de emociones que puedes experimentar como aficionado".

¿Crees que tiene algo que ver con que habías perdido dos finales antes?

"Sí, tal vez tengas esos pensamientos de tener que ganar para no perder. En 2010 éramos un equipo más joven, un equipo emergente, hubo muchos cambios bajo el mando de Louis van Gaal.

Fue genial que estuviéramos en la final. Perdimos contra un Inter muy duro. Obviamente no fue agradable para nosotros, pero no fue como si decepcionáramos a todo el mundo, ya que no eramos los grandes favoritos.

El 2012 fue particularmente amargo, por supuesto, pero no tuvimos la sensación de que teníamos miedo a las finales o que no podíamos manejar la presión. Hicimos un gran partido en el 2012, por lo que no caí en sentimientos negativos. Siempre tengo una actitud positiva. No paro de decir: "Ganaremos el partido". Nunca he comenzado un encuentro y he dicho: "Creo que hoy va a estar muy complicado, asegurémonos de que empatamos".

Esta entrevista se realizó en enero.

Arriba