UEFA.com funciona mejor en otros navegadores
Para la mejor experiencia posible, recomendamos usar Chrome, Firefox o Microsoft Edge.

In the Zone: análisis del Oporto - Atlético de Madrid 1-3

Los Observadores Técnicos de la UEFA repasan la intensa contienda que llevó al equipo español a los octavos de final.

Analizamos este elemento táctico clave en la victoria del club rojiblanco en Oporto.
In the Zone: el juego por banda del Atlético

El Atlético de Madrid se clasificó el martes para los octavos de final de la UEFA Champions League, adelantando al Oporto en el segundo puesto del Grupo B gracias a su victoria por 1-3 en el Estádio do Dragão.

Los Observadores Técnicos de la UEFA analizan cómo lo hizo el vigente campeón liguero español, especialmente el cambio táctico realizado por el entrenador rojiblanco, Diego Simeone, en la segunda parte, que ayudó a decantar la contienda a su favor ante un Oporto que sólo necesitaba un punto para pasar.

Así ocurrió: Oporto - Atlético 1-3


Goles

Oporto - Atlético 1-3
Oporto - Atlético 1-3

0-1: Antoine Griezmann (56')
El francés, libre de marca, remató cómodamente en el segundo palo tras un córner lanzado por Thomas Lemar que fue desviado, de forma involuntaria, por el delantero del Oporto Mehdi Taremi.

0-2: Joaquín Correa (90')
Los visitantes castigaron al Oporto al contragolpe con un pase al hueco de Griezmann filtrado para Correa en una internada por el centro. Al pisar área, el argentino realizó un disparo raso que superó a Diogo Costa y se coló por el palo largo para marcar así su primer gol en la Champions League desde septiembre de 2015.

0-3: Rodrigo De Paul (90'+2)
El principal recuperador de balones del Atlético terminó el partido anotando su primer gol en la Champions League tras otra internada. Tras superar a Chancel Mbemba por la derecha, el argentino se internó en el área y cedió el balón atrás para que Griezmann disparase. Después de que el intento del francés fuese bloqueado, De Paul aprovechó y anotó el rechace.

1-3: Sérgio Oliveira (90'+6)
Jan Oblak se lanzó hacia su derecha, pero el suplente del Oporto le batió en la última jugada del partido con un penalti que se coló junto al palo derecho del guardameta esloveno. La infracción fue señalada después de que Evanilson cayese dentro del área en una acción con Mario Hermoso.

Mejor jugador: Antoine Griezmann

Griezmann marcó el primer gol de su equipo, dio el pase para el segundo y participó en el tercero, pero su actuación fue mucho más que eso. En la segunda parte fue clave para mantener la presión ofensiva, adaptándose también a más de un cambio de posición. Tras la expulsión de Yannick Carrasco, fue desplazado en un primer momento a la banda izquierda. Después, cuando Simeone sustituyó al delantero Mateus Cunha (que previamente había entrado por el lesionado Luis Suárez) por el defensa Renan Lodi, Griezmann pasó a ocupar el centro del ataque en un 5-3-1, y desde allí participó en los dos últimos goles del Atlético de Madrid.

Antoine Griezmann celebra el primer gol
Antoine Griezmann celebra el primer golAFP via Getty Images

Otros aspectos

El Oporto fue el equipo que más dominó en la primera parte, presionando con rapidez y sin dejar que el Atlético de Madrid se acercase a su portería. En defensa, el equipo portugués contaba con la ventaja de Pepe como líder de la zaga y de Vitinha y Grujić como anclas. En la parcela ofensiva, con Taremi rompiendo al espacio, los lusos cargaban el centro del campo, lo que les permitía hacerse con la mayoría de balones divididos. Con los visitantes en inferioridad numérica en el centro del campo no pudieron presionar lo suficiente al Oporto en la salida de balón, aunque los de Sérgio Conceição no supieron aprovecharla al no poder convertir sus ocasiones de gol.

Durante el primer tiempo, Pepe dominó su área y el Atlético sólo amenazó seriamente a través de una genialidad individual de Carrasco, cuando se abrió paso hasta la línea de fondo y envió el balón hacia atrás para Lemar, cuyo remate de gol fue salvado por Diogo Costa. La segunda parte fue una historia diferente. Simeone adelantó a Griezmann y a Llorente y el Atlético empezó a probar cosas diferentes, ya que ahora tenía peligro por ambas bandas, con los delanteros encontrando espacios y recibiendo apoyos de los laterales.

Ese no fue el único efecto de los retoques tácticos de Simeone. En la primera parte, el Atlético tenía su línea defensiva bien protegida, pero no lograba encontrar superioridad en el centro. Después jugó más adelantado como equipo, lo que dejaba menos espacio para que el Oporto construyese sus ataques. El equipo local encontraba espacio a la espalda de los laterales del Atlético, espacio que Luis Díaz aprovechó al principio de la segunda parte con una internada por la izquierda, pero Taremi no logró anotar, ya que Oblak bloqueó su disparo raso con el pie.

Fue uno de los dos fallos importantes del internacional iraní poco después de la reanudación, y el Oporto, que había visto a Grujić y Vitinha estar cerca de marcar en el primer tiempo, fue perdiendo el ritmo a medida que la frustración se apoderaba del equipo luso. El Atlético, por su parte, jugó con inteligencia, juntó sus líneas defensivas y contragolpeó con eficacia al final.

Formaciones de los equipos

Oporto

El Oporto empezó el encuentro con un 4-4-2
El Oporto empezó el encuentro con un 4-4-2

Los locales plantearon el partido con su habitual 4-4-2 antes de cambiar su formación a un 3-2-3-1 tras la expulsión del suplente Wendell a falta de 20 minutos. En su juego de construcción, Taremi (9) desempeñó un papel de enlace, cayendo entre líneas dejando a Evanilson (30) como el jugador más adelantado. El posicionamiento de Taremi ayudó al Oporto a crear superioridad en el centro del campo en la primera parte, cuando el Atlético de Madrid no era capaz de dar un paso adelante.

El trabajo de la pareja de centrales del Oporto llamó la atención de los observadores de la UEFA, ya que Vitinha (20) se metió entre los centrales Pepe (3) y Mbemba (19) para iniciar la elaboración ante la presión de los dos delanteros del Atlético, una táctica que también dio opciones a los laterales locales para ser más ofensivas. Después, a medida que el Oporto elaboraba la jugada, pasaba al centro del campo y se convertía en el jugador libre de marca. El otro centrocampista, Marko Grujić (16), se movía en el centro entre las líneas de ataque y el centro del campo del Atlético, siendo especialmente efectivo en la primera parte, sin apenas perder balones y aportando seguridad. Sin embargo, esta configuración perdió eficacia en el segundo tiempo, ya que el Atlético empezó a presionar más en lugar de esperar replegado atrás.

Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid jugó inicialmente con un 5-3-2
El Atlético de Madrid jugó inicialmente con un 5-3-2

El Atlético comenzó el partido con un 5-3-2, con lesiones importantes que hicieron que los centrales improvisados Šime Vrsaljko (24) y Geoffrey Kondogbia (4) fueran titulares en la parcela defensiva. Cuando tenían el control del balón, su formación se transformó en un 4-4-2, ya que el carrilero izquierdo, Carrasco (21), subió por el costado zurdo con De Paul (5) cubriendo los espacios que dejaba el belga. En el otro lado, Thomas Lemar (11) jugó por dentro y, al menos en la primera parte, Marcos Llorente (14), que actuaba como carrilero derecho, jugó de forma más conservadora.

Tras el descanso (y hasta la expulsión de Carrasco en el minuto 67), esto cambió, ya que ambos laterales se adelantaron y presionaron en el campo del Oporto. Con diez hombres, los jugadores del Atlético demostraron su madurez táctica al responder a los retoques de Simeone, cambiando entre un 4-4-1 con balón y un 5-3-1 cuando tocaba defender, antes de terminar la noche con el 5-3-1 con el que acabaron marcaron dos goles.

Los laterales del Atlético adelantaron posiciones tras el descanso
Los laterales del Atlético adelantaron posiciones tras el descanso

Apuntes de los entrenadores

Sérgio Conceição, entrenador del Oporto
"Este partido ilustra un poco lo que ocurrió en nuestros otros partidos de la fase de grupos. Creamos varias ocasiones, pero las fallamos todas en los momentos cruciales del partido. Después, nos pusimos por detrás en el marcador tras un córner. Hicimos todo lo posible para intentar ganar, pero la expulsión de Wendell fue un gran golpe. En el tiempo añadido jugamos más con el corazón que con la cabeza y eso explica el resultado".

Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid
"Estoy orgulloso de mis jugadores. Hoy han demostrado su carácter y su clase, su capacidad de sufrimiento, de superar las dificultades que teníamos. De cuatro centrales nos faltaban tres. Vrsaljko y Kondogbia también hicieron un gran partido y, trabajando juntos, fuimos capaces de salir airosos de un partido muy intenso gracias a varias intervenciones de Oblak de mucho mérito. A nuestro rival le bastaba con empatar para pasar, y compitió muy bien, pero nosotros hicimos una gran partido y trabajamos como un equipo".